Sociedad Jueves, 22 de agosto de 2019 | Edición impresa

La primera víctima complicó a los dos curas del Próvolo

Declaró un niño de 17 años y señaló como agresores sexuales a cuatro adultos, entre ellos los sacerdotes Corradi y Corbacho.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

Los curas “provolinos”  Nicola Corradi (83), Horacio Corbacho (59) fueron señalados como autores de tocamientos por la primera víctima  que “declaró” ayer - a través de un video registrado en cámara Gesell- en el juicio que se les sigue a los dos sacerdotes  y al jardinero Armando Gómez (57) por una larga serie de abusos sexuales cometidos contra alumnos del hoy clausurado instituto religioso para chicos sordos Antonio Próvolo de Luján. 

Ayer, la Fiscalía de Delitos contra la Integridad Sexual -con su jefe, Alejandro Iturbide y el instructor de caso, Gustavo Stroppiana- sacó a relucir su mejor carta: la condena a 10 años de prisión para el administrativo y “monaguillo “Jorge Bordón (55), lograda en setiembre pasado.

Bordón se declaró culpable en 11 casos de abusos. En  algunos de estos abusos también han sido acusados los religiosos y el jardinero. Por lo tanto, esta culpabilidad aceptada por el condenado, despeja muchas dudas en relación a la participación de los curas y del jardinero, en los casos en cuestión. 

 

Si uno es culpable, ¿por qué dudar de la culpabilidad de los otros implicados?, sería el razonamiento jurídicamente aceptado.

Y esta situación se registró ayer, cuando los jueces Carlos Díaz, Alejandra Ratto y Mauricio Juan escucharon la declaración en cámara Gesell de la primera víctima, de 17 años.

El menor explicó que una mañana fue sometido a diversos tocamientos por tres adultos, y luego Bordón le practicó sexo oral. 

La víctima señaló como autores de los tocamientos a los curas “provolinos” Corradi y Corbacho y a otro adulto que fue declarado inimputable. 

Gómez es “imputable”

Previo al testimonio de  niño y tras evaluar las tres pericias psicológicas realizadas a Gómez, el tribunal que lleva adelante el juicio por  “caso Próvolo” determinó que el jardinero es apto para enfrentar un juicio. 

En el expediente hay contempladas tres pericias psiquiátricas que se le realizaron a Gómez. 

La primera de ellas es del Cuerpo Médico Forense, que sostiene que el hombre puede comprender las implicancias de ser sometido a un juicio oral y público; la segunda de las pericias es de la defensa (realizada por la Defensoría de la Nación), y considera que el acusado no puede comprender lo que ocurre en el debate y por lo tanto no puede ser juzgado; finalmente, la tercera es de la Facultad de Medicina de la UNCuyo y sostiene el mismo criterio al que llegó el Cuerpo Médico Forense, aunque  con menos argumentos.

Es por esto que los jueces  citaron ayer por la mañana a la doctora María Patricia Gorra, para que ampliara ante el tribunal el informe que realizó para la UNCuyo.

Así y durante el debate, la especialista ratificó su pericia, afirmando que Gómez comprende el “lenguaje de señas argentino” (LSA) porque lo conoce. Por lo tanto puede comprender lo que se transmite por esa vía. Además, sostuvo, que conoce métodos alternativos de comunicación. Así las cosas, determinó Gorra, que está en condiciones de enfrentar un juicio oral y púbico.

 

De esta manera y tras deliberar por espacio de algo más de una hora, el tribunal consideró que el jardinero está en condiciones de enfrentar un debate y, por lo tanto, dio paso a las testimoniales. 

Así las cosas, el juicio se encamina a una larga etapa donde se escucharán las versiones que las 11 víctimas realizaron en cámara Gesell y donde cuentan los presuntos abusos a los que habrían sido sometidos por los tres imputados, Gómez y los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho.
 

A Gómez lo compararon con militares juzgados 

La psiquiatra María Patricia Gorra comparó al jardinero Armando Gómez (57) con los militares juzgados por delitos de lesa humanidad.

La mujer explicó ante el tribunal que al entrevistar a Gómez lo asoció a los militares a los que debió realizarles pericias psiquiátricas durante los juicios realizados en nuestra provincia. En ambos casos, dijo convencida, nunca mostraron ningún signo de arrepentimiento.

 

La médica sostuvo también que Gómez entiende perfectamente la diferencia entre una agresión física y una agresión sexual: durante las entrevistas a las que fue sometido el jardinero, afirmó haber recibido castigos corporales de parte de su padre pero negó haber sido víctima de abusos sexuales, por lo que entiende la diferencia.
 

Claves

Primera causa de tres. La causa actualmente en curso es la primera de tres y tiene en el banquillo de los acusados a los curas Horacio Corbacho y Nicolás Corradi, además del jardinero Armando Gómez.

Un condenado. Hay que recordar que la causa ya tiene a un condenado, se trata del monaguillo Jorge Bordón que en juicio abreviado fue sentenciado a 10 años de prisión.

Segunda y tercera causa. En la segunda de las causas está imputada la monja Kumiko Kosaka, actualmente con prisión domiciliaria. En la tercera causa están involucrados la ex directora Graciela Pascual, la monja Asunción Martínez, otros ex directivos, personal y una psicóloga.