Policiales Sábado, 30 de marzo de 2019

¿La madre de Pereg quiso sacarle los gatos? La nueva teoría sobre el doble crimen

El israelí insiste con su traslado a un zoológico para estar con sus "37 hijos". Esta semana se sabrá si es llevado a un psiquiátrico.

Por Redacción LA

A pocos días de conocer la definición sobre un pedido de traslado a un hospital psiquiátrico, salió a la luz el pedido completo que hizo a la Justicia Gilad Pereg, el israelí imputado por los asesinatos de su madre y de su tía. Además de reiterar su apego por los gatos, se deslizó otra teoría en torno al doble crimen: ¿Pyrhia Sarusi -su madre- quiso quitarle los gatos?

Tal como se dijo días atrás, el detenido volvió a negar la autoría del homicidio de su madre, ya que "quería tener un hijo" con ella. "Uno de mis sueños era ser padre. Nunca estuve con una mujer, soy virgen", reveló el israelí a un perito.

 

Si bien manejaba grandes cantidades de dinero en efectivo, Pereg habitaba una casa sin electricidad, gas o agua potable, rodeado de pornografía, suplementos dietarios y 37 gatos, sus "hijos", a los que extraña desde su estadía en el penal de San Felipe, donde imita sus comportamientos.

"No soy una persona, soy un gato y necesito estar acompañado por gatos, no por por personas. No puedo tener contacto con personas. Piensan que soy un loco, no pueden entender que alguien pueda vivir como yo, como un gato. Quiero que me traigan a todos mis gatos. A mis 37 gatos. Mis 37 hijos. Otra solución es mandarme al zoológico y ponerme en una jaula con todos mis gatos juntos", dijo Pereg.

Sin embargo, sorprende otro detalle publicado este sábado en Infobae. "Quizá su madre le dijo algo o lo retó porque la suciedad de la casa o quiso sacarle los gatos", sostuvo una fuente con acceso al expediente.

 

Otra versión indica que al israelí le dieron de baja del Ejército israelí porque una vez corrió desnudo por un campus.

 

Vale recordar que según un informe enviado a las autoridades de la Policía de Mendoza por la Oficina de enlace de Israel para América Latina, Pereg salió de su país en 2007 y nunca más regresó porque “estaban tratando de ingresarlo en un hospital psiquiátrico, se opuso y viajó a Argentina”. El informe no ahorra tinta a la hora de diagnosticarlo: “sufre paranoia”, es decir, una enfermedad mental caracterizada por la presencia de ideas fijas y obsesivas.