Sociedad Miércoles, 23 de octubre de 2019 | Edición impresa

La nueva maternidad del Lagomaggiore suma 70% de espacio

Tiene cinco plantas y aseguran que estará lista en julio. En el nuevo edificio se concentrará toda la atención materna del hospital.

Por Verónica de Vita - vdevita@losandes.com.ar

La construcción de la nueva maternidad del hospital Lagomaggiore, lista en más de un 70 por ciento, permitirá sumar una superficie casi tan grande como la que hoy ocupa el actual edificio. Se trata de una obra de 11.544 metros cuadrados distribuidos en 5 plantas, los que se sumarán a los 17.000 m2 que ya tiene el nosocomio. 

“Es más que una ampliación, es casi otro hospital”, apuntó su director, Mario Bustos Guillén quien explicó que el servicio desaparecerá del edificio actual para concentrarse íntegramente en las nuevas instalaciones. Es más, las autoridades del hospital estiman que, salvo alguna excepción, no sería necesario trasladar pacientes de una estructura a otra. En cualquier caso, el nuevo edificio implica prácticamente un 70% más de espacio para la maternidad del Hospital Lagomaggiore, la más grande de la provincia y en la que nacen 6.000 niños por año. 

 

Detalles

Este nuevo espacio contará con 154 camas en total para Obstetricia. De ellas serán 140 para internación conjunta, es decir donde podrá estar la mamá con su bebé y serán compartidas por dos pacientes. Se trata de 40% más de lo que tiene actualmente ya que hay 100 que están ubicadas en habitaciones de entre 2 y 4 camas, según detalló el médico.

Pero además, con la obra terminada, el hospital ganará en comodidad y asepsia ya que, hasta ahora, la internación es compartida con pacientes de otros servicios. Cuando se habilite el nuevo edificio, la maternidad tendrá 5 camas exclusivamente de terapia obstétrica. Éstas aumentarán la capacidad de terapia intensiva del hospital en general, ya que se sumarán a las 16 con las que cuenta actualmente; esto implica un 30% más. 

 

Neonatología también ganará espacios y tendrá en total 82 unidades. Entre ellas, 8 plazas de internación conjunta madre-hijo en terapia intensiva, destinadas a casos en que ambos lo necesiten. 

Contará con cuatro unidades de aislamiento, algo que hoy no existe. Bustos Guillén señaló que se usa cuando algún niño requiere estar aislado por presencia de algún microorganismo como puede ser el sarampión y que actualmente, cuando se requiere, lo que se hace es reacondicionar un quirófano. 

 

La Neo contará con 18 unidades de terapia intensiva y 32 de cuidados intermedios. Además, tendrá 3 salas de cirugía de parto. 

“Tendrán piso y paredes recubiertos con un vinílico especial para lograr más asepsia”, detalló el ingeniero José Müller, director de la obra. Este material es más higiénico por ser menos poroso.

Avance. La obra comenzó en diciembre de 2017 y ha demandado una inversión de $ 400 millones.

Se trata de salas amplias y luminosas que, según describió, estarán ordenadas por sistemas de islas, con 4 cunas cada una. Éstas tendrán los gases medicinales que requiera el neonato. 

 

El director especificó que luego de que se termine la obra, harán falta al menos 2 meses más para el traslado y ajuste de los recursos. Dio como ejemplo que controlar con meticulosa exactitud el suministro de estos gases es uno de los aspectos más complejos y fundamentales.

Cuando los pequeños se recuperen y puedan salir de Neo, pasarán a una de las 20 salas de pre-alta, las que se utilizan para que permanezcan internados hasta que ganen el peso adecuado para retirarse del hospital.

 

Parto acompañado

El hospital es además referente en alta complejidad, atiende partos de alto riesgo y niños que nacen con menos de 32 semanas de gestación; es, junto con el Schestakow, uno de los dos centros del sistema público equipados para este tipo de servicios.

La nueva maternidad tendrá lo que se denomina Unidades de Trabajo de Parto y Recuperación (UTPR): ocho habitaciones donde la mujer ingresará para parir acompañada de quien quiera: desde su pareja a cualquier allegado. Estarán en el primer piso. 

 

El director explicó que esto está enmarcado en el paradigma de atención actual que apunta esencialmente a que la mujer que está atravesando por esa situación de tanto estrés se sienta cómoda y contenida, no sólo por el equipo médico sino también por sus afectos. Se la nombra como maternidad segura centrada en la familia.

Estas habitaciones son individuales y organizadas de a pares, las cuales están unidas entre sí por una tercera sala que se ubica en el medio y donde el recién nacido será asistido de acuerdo a los protocolos establecidos.

No habrá una pileta para parir en el agua, como sí existe en el hospital Carrillo de Las Heras, pero la mujer por parir podrá optar por hacerlo con más libertad además de la posición tradicional. 

 

Comodidad

El edificio actual data de 1978 y se le hicieron ampliaciones en 1982 pero desde entonces -según detalló Bustos Guillén- no se le ha hecho prácticamente nada más, salvo retoques. La obra comenzó en diciembre de 2017, trabajaron 230 personas con un presupuesto de casi 400 millones de pesos. 

Los médicos que trabajen en la nueva maternidad contarán con habitaciones con duchas, un gran comedor y un salón de usos múltiples.

Los edificios estarán interconectados en todos los niveles, aunque sólo en planta baja será para acceso al público. Este canal estará vinculado al hall de entrada actual y tendrá dos ingresos. Bustos Guillén explicó que reducir los puntos de acceso del público permite controlar mejor la circulación y la higiene. 

 

La farmacia se trasladará a este nuevo edificio y contará con dos pisos. En la planta baja será la atención al público. En el lugar que deje libre se colocará el laboratorio. 

En la parte posterior habrá ingreso diferenciado para los proveedores y las ambulancias. Estas últimas, con llegada directa a la Guardia exclusiva de maternidad. 

 

Ya está instalada la iluminación, los tableros de corriente y los montacargas. Tendrá además 6 grupos sanitarios, baños diferenciados para mujeres, varones y personas con discapacidad. Además 7 ascensores y dos escaleras: una para el público y otra para uso interno.  

Por otra parte, se ha planificado una guardería. “Es para familias que vengan desde departamentos alejados y no tengan con quien dejar a sus hijos”, dijo Bustos Guillén. En tanto, Müller resaltó que se ha diseñado con un concepto moderno, que tendrá inodoros pequeños y bachas bajas, además de cobertura de pisos y paredes con vinílico. 

 

Reacomodar servicios

Como parte del pliego se ha incluido el reacondicionamiento de las instalaciones que ya existen. Los espacios que se desocupen, que serán unos 10.000 m2, permitirán expandir servicios que actualmente trabajan en lugares reducidos. Además de ganar en comodidad esperan que esto permita ampliar la cantidad de consultas. El nosocomio cuenta con 33 servicios.