Política Miércoles, 20 de noviembre de 2019 | Edición impresa

La nueva Legislatura deberá analizar la reforma de la 7.722

En la última sesión con la actual conformación del Senado, el peronismo no avaló el debate.

Por Juan Manuel Torrez - jtorrez@losandes.com.ar

El próximo gobierno provincial planea cómo reencauzar el proyecto de reforma de la ley 7.722 por la negativa del peronismo a tratarlo ayer, en una sesión legislativa marcada por la manifestación afuera de organizaciones ambientalistas en rechazo a los cambios.

Y también por la presencia adentro de empresarios industriales, quienes presionan por la reforma que permita ampliar la actividad minera. 

Orlando Pelichotti / Los Andes
Orlando Pelichotti / Los Andes

Tras la decisión de no votar la ley por parte del peronismo, ahora el oficialismo, con el gobernador electo Rodolfo Suárez a la cabeza, deberá esperar la nueva conformación legislativa -que asume la semana próxima- para retomar la discusión de un proyecto que se empezó a debatir a fines del año pasado, pero que tuvo contratiempos políticos: el extenso año electoral impidió que siguiera su curso. 

 

El PJ determinó la semana pasada abroquelarse en la negativa a tratar el proyecto. Así lo hizo saber ayer en la Legislatura, poniendo un freno al oficialismo y generando el enojo de las cámaras empresarias que pretenden que se avance con la “flexibilización” de la Ley. 

Desde el peronismo incluso exigieron a Suárez que los convoque “para que explique con detalles su plan de minería en su gestión, al igual que otros temas, tales como presupuesto, endeudamiento y obras”, señaló el senador Adolfo Bermejo. 

De esta manera, se cerró la posibilidad de que en las dos semanas de actividad legislativa que quedan antes de que Alfredo Cornejo termine su gestión, se puedan aprobar los cambios a la 7.722.

 

Pasar la página

Desde el radicalismo adelantaron que Suárez convocará a los principales miembros de la oposición para resolver cuanto antes el conflicto por la reforma de la ley “antiminera”. 

Orlando Pelichotti / Los Andes

“Se va a sentar con la oposición porque está con la visión puesta en seguir profundizando y reformando el Estado, como arrancó Cornejo. Va a seguir trabajando más allá que se encuentre con palos en la rueda”, aseguraron desde el entorno del mandatario electo.

En el oficialismo aseguran que el peronismo “ha sido convocado desde hace varios días para estudiar los temas mineros”, por lo que sospechan que esta negativa no es por interés en trabajar el proyecto con más profundidad, sino por “conveniencia política”.

“Están dilatando todo para que el gobierno de Alfredo Cornejo termine. Es mezquindad política. No le quieren dar la aprobación de este proyecto y están esperando que arranque el de Suárez”, señalaron. 

No obstante, hay otra hipótesis desde el seno radical un poco más arriesgada, y es que el PJ “busca más efervescencia social, sobre todo del lado ambientalista. Hoy (por ayer) no hubo una masiva convocatoria como han solido hacer las organizaciones; seguro esperan que este tema se condense más y crezca el descontento”, consideraron. 

 

En el oficialismo aclaran que tanto ahora como con la nueva conformación legislativa estarán los votos necesarios para dar aprobación al proyecto en las dos Cámaras, pero que esperarán a conseguir el consenso político (con el peronismo) para “dar un mensaje claro a la sociedad”. 

El proyecto oficialista

La incertidumbre política también rodea a cuál de los proyectos de reforma será el que finalmente logre avanzar. Los que han sido estudiados son los de los senadores peronistas Juan Agulles y Alejandro Abraham, pero en el Partido Justicialista quieren evitar la “incomodidad” de avalar un proyecto de sus propias filas. Por eso exigen que sea el propio oficialismo el que presente uno de su autoría, específicamente el que trascendió el domingo en Malargüe, durante el almuerzo de las Fuerzas Vivas, y que adelantó el lunes Los Andes. 

“Ese borrador seguramente va a ser el que se presente por parte del Poder Ejecutivo”, señalaron desde el bloque oficialista, ya que las iniciativas peronistas fueron analizadas con varios legisladores que dejan sus bancas esta semana, y cuyos remplazantes seguramente querrán estudiarlas nuevamente. Pero en el radicalismo también tienen dudas sobre las intenciones del peronismo: “Si no aprueban su propio proyecto, ¿por qué lo harían con uno nuevo si dice prácticamente lo mismo?”, se preguntaron. 

Aún no hay certezas sobre los nuevos plazos que se propondrá Suárez para avanzar con la reforma. Lo único cierto es que la nueva Legislatura comenzará a trabajar la semana que viene con proyectos que necesariamente deberán ser tratados con urgencia, como las leyes de Avalúo e Impositiva; el Presupuesto 2020 y la nueva ley de Ministerios. 
 

 

La Iglesia mendocina se alinea en rechazo a los cambios

Bajo el título “Cuidar el agua, cuidar la vida”, desde el Arzobispado de Mendoza salieron a sentar postura en defensa de la ley 7.722 y destacaron que la norma “es fruto de un proceso social admirable que merece ser respetado”.

Así, la Iglesia mendocina, que encabeza el arzobispo Marcelo Colombo, volvió a remarcar su alineamiento con los sectores ambientalistas que rechazan los cambios a la Ley.

“No sólo los emprendimientos mineros revisten peligros para la salvaguarda del agua y de la calidad de vida de las personas. El derroche del agua es una falta grave, así como el abuso de sustancias químicas en las actividades agropecuarias que generan un impacto contaminante terriblemente dañino para la población y su medio ambiente”, indicó el comunicado del Arzobispado.

Como respaldo, destacó la necesidad de trabajar en una “conversión ecológica” de la que habla el Papa Francisco en la encíclica Laudato Si. 

“La Iglesia, como parte de esta sociedad mendocina, quiere servir y ofrecer sus mejores aportes. No somos oposición política de nadie. En épocas difíciles como las que vivimos, el diálogo entre las instituciones y sectores sociales es clave para el crecimiento de la amistad social y el consiguiente desarrollo de personas y familias en cuanto al ejercicio de sus derechos y el tan importante cuidado de la Casa Común, la cual lo será no sólo para nosotros sino para las próximas generaciones”, finalizó el comunicado de la Iglesia.