Espectáculos Lunes, 17 de junio de 2019 | Edición impresa

La muerte de Beatriz Salomón despertó tristeza y también repudio

La noticia conmovió a todo el país. Muchos recordaron la cámara oculta que, en 2004, la llevó a una difícil crisis personal y profesional.

Por Redacción LA

Tras 10 días de internación en el Hospital Fernández de Buenos Aires, el sábado murió a los 65 años Beatriz Salomón, una de las actrices y vedettes más queridas del ambiente artístico. Fue la consecuencia de un avanzado cáncer de colon. De origen sanjuanino, comenzó su carrera como modelo y en el cine con “Comandos azules en acción” en 1980. A esta película la siguieron otras como “Los colimbas al ataque”, “El manosanta está cargado”, junto a Alberto Olmedo, con quien llevó adelante uno de los ciclos más populares de la tevé nacional, “No toca botón” (1987). Por esta amplia colaboración fue conocida como una de “las chicas Olmedo”, o también como La Turca. Su última participación en el teatro fue en la obra “Extinguidas”, de José María Muscari. 

 

La noticia despertó profunda tristeza entre los famosos, pues todos coincidían en que era una gran persona y profesional. Mirtha Legrand, Ángel de Brito, Araceli González, Marcelo Polino, Carmen Barbieri, Luciana Salazar, Santiago del Moro: fueron solo algunos de la multitud que se plegó al dolor de la familia de Salomón, quien dejó a dos hijas. 

 

Un tema común entre los afectados fue la cámara oculta que, en el 2004, cambió para siempre su vida y la sumió en un gran dolor. Grabada por “Punto doc” (Daniel Tognetti), en ella se veía cómo su marido de entonces, Alberto Ferriols, cirujano plástico, le ofrecía sus servicios a una travesti a cambio de favores sexuales. La pareja se enteró del video en vivo, en “Intrusos en la noche”, que conducía Jorge Rial y se transmitía después.

 

Desde ese día, vivió un infierno personal, profesional y hasta judicial. El suceso fue recordado en las redes, con repudio hacia los responsables del video.