Política Sábado, 9 de noviembre de 2019 | Edición impresa

La mayoría de las comunas tiene más empleados que hace 4 años

Mientras que en la Provincia se redujo un 10% la planta de estatales, en diez de los 18 municipios se incrementó el personal.

Por Gabriela N. Sánchez - gasanchez@losandes.com.ar

Mientras el gobernador Alfredo Cornejo espera terminar su gestión con casi 10 mil empleados  menos (10%) en el Estado provincial -carta que exhibe como paradigma de orden y normalización-, las comunas han sumado en estos cuatro años 1.088 trabajadores municipales (3,6% más). 

Los números surgen de la comparación de los informes del segundo trimestre de 2015 y 2019 (éste es el último dato  disponible) de Responsabilidad Fiscal presentados por cada municipio ante el Tribunal de Cuentas. Sólo siete de los 18 departamentos achicaron su planta de personal. Capital, San Rafael, Maipú, Godoy Cruz y Lavalle hicieron reducciones de entre el 3% y el 5%, mientras Luján y Guaymallén disminuyeron la planta 22% y 17%, respectivamente.

 

“Tenemos una política de austeridad y eficiencia. El criterio es no sumar talento humano si no es fundamental. Como alternativa tenemos un programa de búsquedas internas y formación permanente. Hemos dado la oportunidad de crecer a empleados históricamente relegados”, explicó el jefe de Gabinete de Luján, Esteban Allasino. 

Gustavo Guevara / Los Andes
 

En estos cuatro años de Omar De Marchi al frente de la comuna, pasaron a planta permanente 302 empleados pero se dieron de baja 951 contratos y temporarios. “Algunos servicios se tercerizaron parcialmente y otros se han eficientizado. Por ejemplo, en el Centro de Atención Unificado ahora 52 personas hacen lo que antes hacían más de 100. También hay un programa activo de retiro voluntario y a su vez colaboramos en la agilización de las jubilaciones y pensiones”, detalló el funcionario.

 

Guaymallén, la comuna con mayor cantidad de personal, también tuvo un achique importante desde 2015. “Cuando asumimos teníamos agentes municipales cumpliendo funciones en el Concejo Deliberante, la Legislatura y el Congreso de la Nación que, cuando fueron citados, no se presentaron. También relevamos el plantel, les dimos tareas efectivas con responsabilidades y muchas personas no aceptaron los cambios. En ambos casos sumariamos y cesanteamos”, explicó el secretario de Gobierno,  Nicolás González.

En cuatro años, la planta permanente se redujo en 941 personas y se dieron de baja  103 contratos de locación. “No tomamos medidas de reducción de personal porque no era el objetivo. Sólo no repusimos los puestos de personas que se jubilaron y el ahorro se volcó en maquinaria. Lo que antes apaleaban cinco personas ahora lo resuelve una sola con una máquina. Al principio hubo medidas drásticas para ordenar pero después todo fue tendiente a mejorar los servicios”, añadió el funcionario. 

 

Los que aumentaron

Son 10 los municipios que, a contramano de la Provincia, aumentaron la cantidad de municipales, todos (excepto Las Heras) entre los más chicos de la provincia. El que más creció fue Malargüe: hoy tiene 1.987 empleados y en 2015 eran 1.625, es decir 22,3% más. En cuatro años de gestión, Jorge Vergara Martínez pasó 181 personas a planta permanente, incorporó 258 temporarios y dio de baja a 77 contratos de locación, según los datos del Tribunal de Cuentas.

Pero desde la comuna sostuvieron otra versión. “La cantidad de municipales es la misma de hace cuatro años. Se ha pasado a planta mucha gente que tenía locación de servicios, pero estamos en el mismo número con el que entramos”, dijo el secretario de Gobierno, Carlos Vázquez. 

 

“Había gente que tenía planes Trabajar y se les blanqueó la situación laboral. Tenemos 1.950 empleados”. La cifra es menor a la declarada en el Tribunal, pero mayor a la de 2015.

Tunuyán, Rivadavia y Junín incrementaron el plantel, tanto planta permanente, cuanto temporaria y contratados. 

 

El único departamento del Gran Mendoza que tiene hoy más empleados es Las Heras. A pesar de que se achicó la planta permanente en 312 empleados, se sumaron 646 temporarios y se firmaron 37 contratos nuevos. En General Alvear y en Tupungato también se redujo la planta permanente pero se incrementaron los contratos de locación, por lo que ambos subieron 6,8% y 11,6%, respectivamente. En San Carlos y La Paz se puede decir que se blanqueó a trabajadores, ya que hay menos contratados y creció la planta. 

Por último, Santa Rosa es un caso particular. No hay datos de 2015, por lo que no se pudo hacer la comparación.

 

Disparidades salariales entre los municipios

El sueldo de un empleado municipal varía entre $ 9.800 y $ 25.000 según antigüedad y horas extra. “El grueso cobra entre $ 12.000 y $ 18.000 y trabajan 9 horas. Es mucha la diferencia cuando se compara con un director fuera de escalafón, que gana $ 70.000”, explicó el secretario de la Federación de Municipales de Mendoza, Fabián Barahona. 

Además, aseguró que este año los municipales perdieron el 50% del poder adquisitivo y diferenció a las comunas que pagan en promedio $ 25.000 (Luján, San Rafael, Godoy Cruz y Maipú), de las que abonan menos de $ 10.000, como Santa Rosa y Rivadavia.  

 

“Necesitamos que se reconozca nuestro trabajo porque somos los que brindamos cloacas, luz y trabajos de gestión sin importar el color político”, cerró.

De planta permanente, temporario y contratado 

En las presentaciones de los municipios ante el Tribunal de Cuentas, en el anexo donde se discrimina la planta de personal hacen tres diferenciaciones: planta permanente, planta temporaria y servicios de locación.  

 

Los dos primeros gozan de todos los derechos de un municipal y están divididos entre administrativos, de servicios y obras, y profesionales y técnicos. Por su parte, los contratados están en un estado de desprotección. “Son los mismos empleados pero con contratos basura. Trabajan 12 horas por día y ganan $ 12.000 por mes. Muchos municipios achican la planta permanente y empiezan a contratar”, dijo Barahona.