Policiales Sábado, 20 de julio de 2019

La imagen que afirma el horror en San Juan: los abusos de "Chingolo" a tres hermanitas

El sujeto mantenía una relación con la mamá de las víctimas, dos mellizas de 6 años y una niña de 8. Qué dijeron en Cámara Gesell.

Por Redacción LA

Mario Ortiz (44) es un sanjuanino que está detenido por presuntos abusos sexuales a tres niñas: dos mellizas de 6 años y otra de 8 años. Le dicen "Chingolo" y mantiene una relación con la mamá de las víctimas, quien también está sospechada como entregadora.

Una fotografía publicada por el diario local El Bastón despierta el horror acerca de lo que ocurría en esa familia. Se ve a las tres hermanitas con el acusado, en un contexto de profunda vulnerabilidad social.

 

Acorde a las mismas palabras que el acusado declaró, las niñas eran "como sus hijas" y solía cuidarlas cada vez que la madre se lo pedía. En sus declaraciones a un medio televisivo, 'Chingolo' dijo que había vivido con las niñas bajo el mismo techo en "la Calle 4" durante un tiempo y que en la última ocasión se trataba de una visita de las menores por las vacaciones, informó Tiempo de San Juan.

Si bien la nena de 8 y las mellizas de 6 años fueron revisadas por un médico legista que descartó lesiones en sus partes íntimas, en Cámara Gesell una de ellas confesó haber sido víctima de manoseos, haber sido obligada a practicarle sexo oral y otras vejaciones en manos de "Chingolo".

 

Otra de las niñas también describió situaciones en las que su madre las maltrató. Mientras ella tenía relaciones sexuales con un sujeto y fue descubierta por la nena, la mujer la corrió del cuarto con violencia: "Salí de acá, negra de mierda".

Además, vecinos apuntaron contra la mujer diciendo que ejercía la prostitución frente a sus hijas, algo que desmintió.

En su defensa, la madre de las nenas abusadas dijo que ella confiaba en "Chingolo", pero que si se descubría que el hombre era culpable de abuso debía ir a la cárcel.

 

"Yo siempre les preguntaba si él les hacía algo, en el hospital también pero ellas me decían que no. Si es así, que pague por lo que hizo ¿cómo lo voy a defender? Sólo quiero que el juez me devuelva a mis hijas", sostuvo la mujer en cuya espalda pesa una orden judicial de prohibición de acercamiento hacia sus propias hijas.

Por estas horas, las tres hermanas están bajo el cuidado del padre biológico de la más grande de ellas. En tanto, el presunto abusador permanece detenido en el Servicio Penitenciario mientras se resuelve su situación procesal, ya que guardó silencio en su primera indagatoria frente al juez.