Arquitectura Viernes, 6 de septiembre de 2019

La historia del papel pintado

En Oriente se dio el origen del papel pintado, que se remonta al año 200 A.C en China.

Por Lic. Josefina Foti, Estudio Foti-Fuenzalida @fotifestudio

Fue allí donde, tras inventar el papel, comenzaron a pegar papel de arroz en las paredes para decorarlas. Sería a partir del 105 D.C cuando surgiría el concepto de “papel pintado” más parecido al contemporáneo, cuando un oficial del emperador chino creó el papel a partir de restos de tela.

Con el paso del tiempo el papel pintado fue progresando. Serían los árabes quienes, al entrar en contacto con la técnica de fabricación del papel, mejoraron en torno al siglo X d.c el proceso de elaboración, sustituyendo el lino por bambú y madera.

En Europa

Dos siglos pasaron hasta que se introdujo en Europa. Estos primeros papeles se realizaban pintándolos a mano y posteriormente mediante la estampación con bloques, lo que hacía de ellos un producto de altísima calidad. El primer papel pintado europeo realizado bajo esta técnica fue de temática religiosa en 1418. El motivo era una representación de la Virgen, que actualmente se encuentra en la Royal Library en Bruselas. El monarca de Francia Luis XI encargó en 1481 papeles con ángeles sobre un fondo azul, con el objetivo de conseguir un ambiente de tranquilidad en sus castillos.

Así, en el siglo XII el papel pintado ya pasaría a estar en territorio europeo. En 1500 la moda del papel pintado creció en Francia e Inglaterra. En esta época ya se iniciaba su producción mediante bloques, repitiendo un patrón. El papel europeo más antiguo que se conoce procede de Cambridge (Christ College) del año 1509 e impreso en el reverso de la proclamación de Enrique VII de Londres.

En el siglo XVI el papel pintado entró en el mundo del hogar. El primero procede de Inglaterra y se realizó con impresión en bloques sobre fondo negro. Los motivos más comunes eran los heráldicos, damascos o brocados.

En el siglo XIX esta técnica de impresión con bloques era la más usada. La cantidad de repeticiones del diseño estaba limitada por el ancho del papel y el ancho del bloque de la madera donde estaba trabajado el diseño.

La dorada época victoriana

Este período que abarcó desde 1837 hasta 1901 fue una época de transformación en las artes decorativas, que era vibrante y no produjo solo un estilo, sino muchos. Los resurgimientos históricos, un retorno anti industrial a la naturaleza, el futurismo y el exotismo oriental coexistieron en la imaginación del público.

Siglo XIX

Los avances se dieron con Louis Robert, en Francia en 1798, y posteriormente con Fourdrinier, que patentó una máquina que podía fabricar papel pintado con cualquier longitud en 1807. En 1830 este gran invento ya pudo ser usado por otros fabricantes.

Otro gran avance tuvo lugar en el año 1839 con la patente de una máquina capaz de imprimir a 4 colores (tintas oleosas) y fabricar 400 rollos por día. En 1839 se descubren las anilinas, lo que hizo que se incrementara la variedad de colores disponibles y además su precio de fabricación se tornó más económico. En la época victoriana se utilizaba arsénico para su fabricación, lo que acarreaba problemas de salud. A partir de 1870 muchos son los fabricantes empezaron a fabricar sus papeles libres de arsénicos.

En cuanto a los diseños, en esta época se inspiraban en textiles, arquitectónicos, paisajes y florales. Artistas como William Morris aportaron su granito artístico al papel pintado.

La introducción de los frisos en las habitaciones también hizo evolucionar el papel pintado. En 1870 se crearon papeles pintados de un color pleno perfectamente lavables que fueron muy utilizados en baños y cocinas.

Siglo  XX

Fue en el siglo XX cuando el papel pintado se instauró como un elemento más de la decoración del hogar no sólo apto para la aristocracia.

El papel pintado, como podemos ver, es un producto con un largo recorrido. Su uso comenzó a disminuir, pero volvió a alcanzar su popularidad en los años 50, 60 y 70 cuando artistas como David Hicks volvieron a ponerlo de moda.

Tras este período de esplendor, en la década de los 80 volvió a decaer. Hicieron falta 30 años para que volviera a ponerse de nuevo en tendencia y adquirir de nuevo su lugar como revestimiento en los hogares.

En la próxima nota llegaremos al siglo XXI para diferenciar entre vinílicos, vinilizados y otros, aprender sobre su colocación y como sacar el cálculo para comprar las cantidades correctas.