Sociedad Jueves, 13 de junio de 2019

La historia de Iñaki, el gamer argentino que estafó a sus amigos y se "borró" de la Tierra

Lo buscan por presuntos engaños a 15 personas por $5 millones. Prometía invertir en criptomonedas y devolver con ganancias de hasta un 25%.

Por Redacción LA / Télam

Lo conocieron por impulsar la llegada de la PlayStation 4 en Mar del Plata, pero hace varios días nadie lo encuentra. Se trata de Iñaki Pandolfo, de 32 años, un gamer desapareció justo cuando se lo acusa de estafar, al menos, a 15 personas por un monto cercano a los 5 millones de pesos con inversiones en distintos negocios.

Está sospechado de aprovechar su reputación como vendedor dentro del ambiente "gamer" marplatense, para atraer a jóvenes inversores por sumas que van desde los 20.000 a los 500.000 pesos.

 

"Pandolfo se había ganado la confianza de muchos gamers vendiendo dispositivos como PlayStations o teléfonos celulares y empezó a ampliar sus negocios a otras operaciones ofreciendo ganancias semestrales en dólares", dijo Juan Manuel Rivero Clauso, abogado de una docena de damnificados.

El letrado explicó que los afectados realizaron distintas denuncias policiales en los últimos días, luego de que el acusado desapareciera del departamento en el que vivía y trabajaba, en el centro marplatense.

 

A partir de estas presentaciones, la investigación quedó en manos de la Fiscalía de Delitos Económicos, a cargo de Javier Pizzo, 

"Pandolfo vivió unos 10 años en Málaga, España, y después de regresar a Mar del Plata empezó a meterse en el negocio de la compra y venta de insumos. Le iba bien, y de hecho inundó en su momento la ciudad con la Playstation 4. Nunca quedó claro cuál era su proveedor", señaló Rivero Clauso.

En ese sentido, aseguró que "después empezó a proponer supuestas inversiones en cuestiones como Bitcoins y comenzó a tener problemas evidentes en los últimos meses, y mucha gente empezó a reclamarle la devolución del dinero". 

 

Fuentes de la investigación informaron que el acusado abandonó su departamento en el 5 "C" de la calle Mitre 1950 el martes de la semana pasada, y desde entonces no se supo más de él.