Arquitectura Viernes, 27 de abril de 2018

La domótica como estrategia para el ahorro energético

Uno de los caminos a seguir para bajar el consumo energético y optimizar los recursos es la implementación de sistemas domóticos.

Por Arq. Carlos A. Grisolía - Director de CETArq, arqgrisolia@cetarq.com.ar

Las últimas innovaciones en domótica traen consigo la posibilidad de simplificar aún más la vida cotidiana de las personas que tienen acceso a esta herramienta moderna. De por sí, la domótica fue creada para sacar el máximo provecho a la tecnología y de esa forma dar un paso más en la evolución de esta área. Sin embargo no es suficiente; lo que tiene de útil, en muchas ocasiones, se ve opacado por la complejidad de utilización para usuarios con un niveles de conocimiento básicos de este ámbito. Por esta razón, los avances en ella están enfocados en facilitar la tarea.

La implementación de un control unificado pareciera ser la solución a uno de los principales problemas que presenta la domótica. El hecho de que se valga de las diversas conexiones inalámbricas para su correcto funcionamiento, entre las que se encuentra el Wi Fi, el Bluetooh, z-wave o zig- bee, dificulta la compatibilidad entre ellas. Cada elemento tiene su sistema operativo predeterminado, además de un conjunto de aplicaciones que prácticamente obligan a los usuarios a comprar productos de la misma  marca.

Control gestual como siguiente paso

Los controles con mando a distancia son los más comunes en la actualidad, por la comodidad que ofrece para su uso desde cualquier lugar de la casa. Los teléfonos inteligentes y tabletas tienen un protagonismo principal como instrumentos para activar o desactivar funciones domóticas.

Sin embargo, la falta de homogeneidad entre los implementos del hogar afecta la simpleza para la que fueron creados. El recurso para arreglar este inconveniente apunta a que sea el control gestual, aunque muchas personas decidan mantenerse con los métodos tradicionales debido a la resistencia a  los cambios.

Expansión tecnológica

Dentro de la gama de productos que permiten las innovaciones domóticas están aquellos que se relacionan directamente con el entretenimiento. Le televisión holográfica formará parte de los últimos logros en la expansión tecnológica. Los diversos expertos del área ya trabajan en el diseño y posterior fabricación de un televisor capaz de recrear imágenes holográficas en tercera dimensión. Este proyecto pretende revolucionar el mercado domótico desde su puesta en las vitrinas, con una cantidad de compradores potenciales innumerable.

Incluso, hay heladeras disponibles que permiten a las personas realizar una lista de compras, investigar recetas y hasta registrar la fecha de caducidad de alimentos. Hasta brindan la posibilidad en su puerta de gestionar las redes sociales gracias a una pantalla táctil de 10 pulgadas, con conexión Wi Fi, dentro de las innovaciones domóticas.

Un sistema domótico no solo nos ayuda a ahorrar tiempo y poder controlar nuestra casa  a distancia, sino que también nos ayuda con el ahorro energético en nuestras viviendas.

¿Cómo es posible este ahorro energético?

El ahorro de los recursos como agua, energía eléctrica y gas son los principales beneficios de tener un sistema domótico en casa, ya que gracias a ello podemos controlar la iluminación y la climatización de la vivienda.

Existen miles de alternativas para disminuir el consumo de energía y reducirlo un 30% de lo usual. Una de las alternativas más cómodas y eficientes, que nos da un 35% de ahorro, es con la domótica. Lo que debemos hacer como propietarios de una vivienda es comenzar a implementar cambios de hábitos y tomar pequeñas medidas, sin necesidad de realizar grandes inversiones.

Productos domóticos para el hogar como lámparas led, control por medio de un sistema de la potencia energética o elegir electrodomésticos inteligentes son pequeños cambios que podemos hacer en nuestro hogar para controlar el gasto de energía eléctrica. Cabe resaltar que este tipo de sistemas se implementaron principalmente en edificios, en oficinas, en colegios públicos, hospitales y aeropuertos.

Por ejemplo, ¿cuántas veces se te ha quedado la luz encendida en tu casa?.  Con un sistema domótico este es un problema por el cual ya no tendremos que preocuparnos, ya que teniendo este sistema se pueden apagar las luces automáticamente cuando no se detectan personas en la casa o por automatización a ciertas horas.

El simple gesto de mantener las luces apagadas cuando no se necesitan ya supone un  ahorro de energía eléctrica importante… imagínese con los otros servicios!. Otro de los beneficios de tener una casa domótica es que si se piensa en vender o alquilar una vivienda, su valor aumenta significativamente.

Las ventajas están a la vista. Y como siempre, los costos irán bajando a medida que exista una mayor oferta de las industrias proveedoras y la demanda se haga masiva.