Sociedad Viernes, 8 de noviembre de 2019 | Edición impresa

La DGE corrigió una irregularidad en el sistema de elección de abanderados

Durante 13 años, los promedios para elegir a los portadores de la bandera y escolta omitían las notas de primero y segundo año.

Por Fernando G. Toledo - ftoledo@losandes.com.ar

Desde 2006, las escuelas secundarias de Mendoza (tanto las orientadas como las técnicas) estuvieron eligiendo abanderados y escoltas sin tener en cuenta las calificaciones que los alumnos obtenían en primero y segundo año. Así, si un alumno tenía un mal desempeño en el curso inicial pero de pronto mejoraba a partir de tercero, tenía las mismas chances de aspirar a la bandera que otro que hubiera mantenido desde el principio las buenas calificaciones.

Ese cambio, y el hecho de que a partir de ahora los repetidores no podrán aspirar a la bandera, son algunas de las principales modificaciones anunciadas en el Boletín Oficial ayer por la Dirección General de Escuelas (DGE). Junto con ellos, en la Resolución N° 3419 aparecen otros cambios, que incluyen la premiación a alumnos destacados más allá de sus notas y también un reconocimiento a docentes.

 

“Contar con sólo dos años para premiar a los alumnos era tomar muy poco de la trayectoria”, afirmó Beatriz Della Savia, directora de Educación Privada del ente del gobierno escolar.

La funcionaria precisó que esta modificación “intenta poner la mirada en todo el recorrido escolar y premiarlo”, a diferencia del sistema vigente hasta el momento, que sólo se fijaba en tercero y cuarto año (más quinto, en el caso de las técnicas). 

 

“La realidad que se daba hasta el momento no sé si era injusta o errada, pero era esa clase de cosas que quedan en el sistema debido al cambio de leyes”, explicó a su vez Jaime Correas, director General de Escuelas. Para el máximo funcionario de la cartera de educación, “a veces es difícil explicar por qué se tomaron ciertas decisiones. En este caso, seguramente tuvo que ver con que, cuando el sistema cambió de tener octavo y noveno años más Polimodal, al sistema actual más clásico, se produjo una dificultad para elegir abanderados y se optó por una solución práctica que no necesariamente fue buena”.

Correas consideró, sin ambages, que esta decisión es claramente “meritocrática”. “Hemos simplificado el sistema. Se premia con la bandera a los chicos que tuvieron un buen desempeño en todos los años, con criterio sarmientino. ¿Qué hacía Sarmiento en su tiempo? Premiaba a las escuelas que tenían alumnos con mejor desempeño”, apuntó. Se explayó: “Acá lo que ha pasado es que muchas veces se han tomado decisiones por razones ideológicas o para hacer excepciones. Tantas excepciones que terminaban vulnerando la regla. Nuestra idea, en todo sentido, ha sido simplificar”.

 

La mirada de los docentes

Para Claudio Peña, director de la Escuela José Vicente Zapata (Ciudad), la decisión de la DGE es acertada. “Me parece una injusticia que durante estos años no se haya considerado a los dos primeros años a la hora de tomar el promedio para los abanderados. Así que me parece muy pertinente que desde este año se tenga en cuenta toda la trayectoria del alumno”, opinó.

“Si se tienen en cuenta las notas desde primer año y se premia ese esfuerzo de toda la trayectoria,  termina siendo más positivo para todos”, consideró Peña.

 

Sergio, docente de Lengua en Palmira, fue más cauto en la consideración. “Al no ver los resultados de esta nueva implementación, no puedo asegurar con certeza que haya más ‘justicia’ en la elección de abanderados”. Apuntó: “Sé que el modo anterior contemplaba una trayectoria educativa en crecimiento, es decir, permitía equivocarse, madurar y superar los obstáculos. Quizá alguien así, consciente de sus errores, también merezca una oportunidad y sea un ejemplo real para el resto de los estudiantes”.

Romina, por último, docente de Dibujo Técnico en la escuela Capitán Vázquez (Las Heras), dijo que “mucho más importante” que la inclusión de los dos primeros años en el promedio le parece la decisión de que sólo los que no han repetido puedan aspirar a la bandera. “Eso sí que era injusto: que un chico que repitió compitiera por igual con uno que no repitió”, aseveró.

 

Reconocerán a docentes y a chicos destacados 

La Resolución Nº 3419 de la DGE, que apunta a todos los colegios secundarios de Mendoza, llega en el marco de diverso cambios en el régimen académico y, además de la consideración de los promedios de los dos primeros años en la secundaria, incorpora otras cuestiones que van en la misma línea: premiar el esfuerzo y la trayectoria de los alumnos. Pero, además, en esta ocasión, prevé llevar el reconocimiento también a los docentes, responsables muchas veces de que los propios alumnos mantengan o mejoren su desempeño.

En cuanto a los reconocimientos de alumnos, lo que busca la DGE es ir más allá de abanderados y escoltas y considerar otros aspectos fuera del buen promedio. 

 

Según Beatriz Della Savia, directora de educación privada de la DGE, “lo que se pretende ahora es que todos los estudiantes que hayan mostrado distintas capacidades tengan un reconocimiento”. En ese sentido, explicó que si bien esta resolución pone el acento en abanderados y escoltas, también se pedirá a las escuelas que premien a alumnos que se destaquen por aspectos como “buen comportamiento, compañerismo y presentismo”, además de que actividades extraescolares. Además, se busca reconocer a los docentes “que han trabajado proyectos y han propiciado otros logros”. Prevén que esos premios se otorguen en el acto de cambio de abanderados. 

Claves

Trayectoria. En un anexo de la Resolución que introduce los cambios en la elección de abanderados, se precisa lo siguiente: “Para la valoración del rendimiento se tomará en cuenta el promedio de calificaciones finales obtenidas desde el primer año del nivel secundario hasta el último año cursado (cuarto año para la Secundaria Orientada y quinto para la Secundaria Técnica).

 

Cambio importante. Ahora no se admitirán repetidores entre abanderados y escoltas. Es condición “no haber repetido ningún año del nivel secundario”, dice el anexo.

Respeto por los símbolos. La resolución rescata el valor simbólico de la bandera. “Los símbolos patrios representan, definen y caracterizan una Nación y como tales se les debe respeto por su alto valor”.