Opinión Domingo, 20 de octubre de 2019 | Edición impresa

#LaDeudaEsConLaNiñez - Por Alejandra Vargas

Por Alejandra Vargas - avargas@ losandes.com.ar

A pocos kilómetros de la ciudad de Mendoza, hay niños y niñas que viven en condiciones que pocos de los que leen el diario imaginan; aunque algunos sí saben de esas situaciones y están atados de manos para denunciar, mientras que otros que sí podrían actuar, hacen la vista gorda.

Otros tantos niños, niñas y adolescentes que caminan entre nosotros o se toman el mismo colectivo padecen en sus hogares las consecuencias de la pobreza. Los datos son contundentes: 6 de cada 10 chicos menores de 17 años tienen alguna privación, “entendiendo a la pobreza multidimensional como la falta de acceso a algún derecho”, según el informe de la Deuda Social de la Infancia. Esas carencias  -dice el informe dado a conocer en los primeros meses de este año- afectan a seis derechos básicos: la alimentación, el saneamiento, la vivienda digna, la atención de la salud, la información, la estimulación temprana para los recién nacidos y los chiquitos hasta 3 años, la educación para quienes tienen entre 4 y 17 años.

Por eso y en el marco de la conmemoración de los 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niño -aprobada como tratado internacional de derechos humanos el 20 de noviembre de 1989-, Unicef le recuerda a los candidatos a presidente y a los gobernadores electos que #LaDeudaEsConLaNiñez.

“El costo de no actuar es enorme. Un país que le da la espalda a su infancia le da la espalda no sólo a su presente, sino también a su futuro”, dice el organismo en el documento de posicionamiento de cara a las elecciones de 2019.

En él se han definido ocho prioridades que deberían ocupar un lugar central en el debate electoral -hoy se enfrentarán los seis candidatos por segunda oportunidad-, pero también en la agenda de los próximos conductores de este país

Punto por punto, la campaña pide:

1-Pobreza es no tener acceso al sistema de protección social. Más de un millón de chicas y chicos no cuentan con acceso al sistema de protección social y gran parte debería estar cubierta por la Asignación Universal por Hijo. Además, cada año, cerca de 300 mil chicas y chicos pierden el derecho a la AUH por problemas para certificar el cumplimiento de condicionalidades. El próximo gobierno enfrenta el desafío de asegurar una cobertura universal y mejorar los mecanismos de actualización para garantizar que todas las familias cuenten con ingresos para salir de la pobreza. 
 
2-Pobreza es no acceder a un sistema de cuidados en la primera infancia. Sólo  21% de los chicos y chicas entre 0 y 3 años accede a servicios de educación y cuidado. Se requiere implementar la Estrategia Nacional de Primera Infancia que amplíe la cobertura, fortalezca la oferta de servicios con calidad y avance en una nueva Ley de licencias por maternidad y paternidad, equitativa en términos de género. 
 
3-Pobreza es no contar con acceso universal a la educación inicial. El Estado argentino realizó avances importantes en la ampliación del acceso al nivel inicial. Sin embargo, persisten desafíos para garantizar a todos los niños y niñas una educación inicial de calidad, en la cobertura (obligatoria) de la sala de 5 y 4; y en el acceso (opcional) de los niños y niñas de 2 y 3 años. 
 
4-Pobreza es ser adolescente y no acceder a la escuela, o hacerlo y no aprender. Más de 500.000 adolescentes están fuera de la escuela, y sólo 1 de cada 2 de los que ingresan, logra terminarla en los plazos esperados. 7 de cada 10 no alcanzan un nivel satisfactorio en matemática y 4 de cada 10 en lengua. Es necesario que los gobiernos electos aseguren más y mejores condiciones para enseñar y aprender, y profundicen el desarrollo de modelos educativos innovadores para garantizar que todos accedan a saberes y habilidades claves para su presente y futuro. 
 
5-Pobreza es ser adolescente y enfrentar inequidades en el acceso a la salud. El 70% de los embarazos de madres de menos de 19 años no son intencionales. De estos embarazos, 2.500 son de niñas menores de 15 años que, con elevada probabilidad, sufrieron un abuso sexual. Sostener el Plan Nacional de Prevención del Embarazo no Intencional en la Adolescencia (Plan ENIA) y fortalecer la estrategia de Asesorías en Salud Integral en Escuelas Secundarias es clave para la agenda del próximo gobierno.
 
6-Pobreza es ser niño, niña o adolescente y sufrir malnutrición. La malnutrición se expresa tanto en problemas de desnutrición (más de 1.5 millones de niñas y niños viven en hogares que no alcanzan a cubrir una canasta básica alimentaria) como de sobrepeso y obesidad. En Argentina, 41,1% de la población entre los 5 y los 17 años tiene sobrepeso y obesidad. Reducir estos índices requiere medidas de etiquetado de alimentos, políticas fiscales, regulación de la publicidad y campañas de comunicación.
 
7-Pobreza es ser niña o niño y sufrir violencia física, psicológica o emocional. El 70% de los hogares utiliza métodos de crianza violenta, como agresiones verbales y castigo físico. Las chicas y chicos sufren violencia también en la escuela, en las redes sociales, en los clubes. Es clave fortalecer los Servicios de Protección Integral e implementar campañas de prevención, entre otras medidas. 
 
8-Pobreza es ser adolescente y no acceder a un sistema de justicia inclusivo. Los adolescentes privados de libertad forman parte del sector más vulnerable de la sociedad: 28% vivió en la calle y 78% tuvo dificultades para asistir a la escuela, entre otras problemáticas. Es prioritario contar con una Ley de Justicia Juvenil en línea con los estándares internacionales y que no baje la edad de imputabilidad.