Economía Martes, 17 de septiembre de 2019 | Edición impresa

La construcción privada local cayó 10% entre enero y julio

Se anticipa una mayor retracción en los próximos meses, por el escenario que se presentó luego de las PASO de agosto.

Por M. Videla y M. Zalazar - mvidela@losandes.com.ar

La construcción privada de Mendoza cayó 10% en los primeros siete meses del año, afectada por las altas tasas de interés, la pérdida del poder adquisitivo del salario y la recesión general. De acuerdo a los empresarios del sector, la situación se agravó después de las PASO de agosto y no hay buenas expectativas de cara a los próximos meses.

 

La retracción fue registrada por la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP). De acuerdo a estadísticas publicadas por el organismo, entre los meses de enero y julio de este año se despacharon 185.902 toneladas de cemento en bolsa en la provincia, en tanto en igual período de 2018 se comercializaron 206.373 toneladas cementicias. Las más de 20 mil toneladas de diferencia muestran que la actividad se contrajo 10%.

 

Un corto alivio

Si se analizan los resultados de Mendoza mes a mes, se encuentra un dato alentador. Es que en julio de este año los despachos de cemento crecieron 13% en relación a igual mes de 2018. Ningún otro período del año había dado resultados positivos. De hecho, en marzo rozó una retracción del 20%. 

Sin embargo, el “alivio” estadístico parece estar condenado a desaparecer. Si bien la recuperación de julio fue contundente, el escenario económico que se presentó luego de las elecciones primarias presidenciales (PASO) juega completamente en contra de la actividad de la construcción. 

 

Cabe recordar, que el dólar aumentó 28% desde el lunes 9 de agosto, provocando un incremento de la inflación y acelerando la pérdida del poder adquisitivo del salario. Además, la tasa de interés de referencia del Banco Central saltó de 63,7% a 84,01%, lo que encareció aun más los créditos hipotecarios. La sumatoria de esos factores anticipa una nueva caída en la construcción privada de Mendoza, tal como lo advierten los empresarios.

Atado al dólar

Mario Yaser, vicepresidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), al hablar sobre la caída del 10% de la obra privada destacó: “El precio de la construcción está atado al precio del dólar, porque muchos de los materiales como el hierro se cotizan en esa divisa. También con la devaluación se perdió la motivación de los desarrolladores para enfrentar la construcción, más aun cuando la venta de propiedades está muy reprimida y el negocio parece dejar de ser un negocio”.

 

Sobre los precios y su equilibrio, Yaser agregó: “con la devaluación algunos materiales se quedaron sin precio y recién con el devenir del dólar comenzaron a regularizarse sus valores. Comprar a ciegas es un gran riesgo. Afortunadamente cemento no subió tanto como el hierro”. 

En números del sector, la suba promedio de los materiales ronda entre el 20 al 22%. Roberto Piedrandrei, le había comentado a Los Andes: “Los materiales a junio sufrieron aumentos que superan holgadamente el 20% y me atrevo a decir que, en algunos casos, llegaron hasta el 30%. La necesidad de ventas hace bajar los márgenes de rentabilidad”.   

 

Desde el sector entienden que hay un mercado informal del 30 al 40% de las obras en viviendas particulares, tareas realizadas por albañiles y cuya ejecución no impacta en mediciones.

Solo cuatro provincias lograron datos positivos

La retracción de la construcción privada de Mendoza no es aislada. Los mismos factores macroeconómicos que golpean la actividad de la actividad local, afectan de forma directa al resto de las provincias. 

 

Según las estadísticas de la AFCP, solo Capital Federal, Neuquén, Entre Ríos y Tierra del Fuego lograron un crecimiento de la construcción privada durante los primeros siete meses del año. El resto de las provincias cayó y la mayoría lo hizo más de un 10%. Los peores resultados se observan en Tucumán (-22%), Santa Cruz (-19%) y Santiago del Estero (-19%). 

En lo que respecta a Cuyo, la provincia a la que peor le fue es San Luis, con una retracción del 13%, seguida por San Juan (11% de caída) y Mendoza, con la baja del 10%. 

 

En el total país también se registró una variación negativa del 10%. De acuerdo al organismo, entre enero y julio del año pasado se vendieron 4.049.515 toneladas de cemento en bolsa y durante igual período de este año se despacharon 3.651.790 toneladas.