Economía Viernes, 24 de enero de 2020 | Edición impresa

La construcción cayó 7,4% en 2019 

La contracción alcanzó tanto a la obra privada como a la pública, pese a que se trató de un año electoral.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

El sector de la construcción de Mendoza cayó 7,4% en 2019. La obra pública terminó el año con una merma acumulada de 5,73% con respecto a 2018, a pesar de que se trató de un año electoral. Según de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP), las obras privadas tuvieron un descenso aún más marcado, de 8,38%. Desde las empresas del sector manifestaron que no observan una pronta reversión de este panorama. 

La AFCP elabora un informe estadístico sobre el consumo mensual de toneladas de cemento a granel (que se utiliza para el hormigón elaborado y se asocia a obras de gran envergadura, públicas) y en bolsa (para construcciones de menor porte, vinculadas más con el sector privado).

 

Distintas aristas 

En el caso de las obras del Estado, en febrero de 2019 se observó un crecimiento de 25,6% con respecto al mismo mes interanual y en mayo otra suba, de 11%. En enero, abril y junio las cifras también habían sido positivas. Sin embargo, en julio se notó el primer descenso, de 4%, que se acentuó en agosto (-12%), para seguir en picada en setiembre (-13%), octubre (19%), noviembre (-27%) y diciembre (-29%). De este modo, se cerró el año con un acumulado de -5,73%.

El comportamiento en el sector privado se inclinó más a los valores negativos durante todo el año, para llegar a un -8,38% en 2019. Con la excepción de julio (13% de mejora), octubre (2%) y diciembre (2%), las construcciones particulares fueron inferiores a las de 2018, con descensos notorios en marzo (-18%), abril (-14%), julio y agosto (ambos con caída de 13%) y noviembre, con una retracción del -15%. 

 

Marcelo Bargazzi, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Filial Mendoza), comentó que el año pasado hubo movimiento gracias a la obra pública -de hecho, en los primeros meses de 2019 hubo un récord de ventas de cemento en 18 años-, pero que el último trimestre se empezó a frenar. Esto se tradujo en una caída del empleo a partir de octubre, ya que a medida que terminan las obras, queda mano de obra ociosa.

Bargazzi indicó que la única licitación anunciada es la de la ruta 82, a la que es probable que se presenten unas 20 empresas por la necesidad de trabajo. “Nos preocupa además que se han empezado a ver atrasos en los pagos de algunos certificados de obra pública y que descontar estos documentos tiene un costo muy alto”, agregó. El constructor manifestó que el escenario futuro se ve complicado porque no se avizora un cambio. 

 

Para Gerardo Fernández, presidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza, los números de la AFCP deben interpretarse considerando que 2018 ya había sido un mal año y que en estos relevamientos no se contempla el crecimiento del país. “Se necesitan más viviendas, escuelas y redes viales”, apuntó. 

Sobre las construcciones particulares, sostuvo que están casi paralizadas ya que, con las tasas altas, los privados prefieren la especulación y, hasta que no ven el panorama un poco más claro, no se arriesgan. “La decisión de recorte es muy rápida, pero la de reinvertir toma mucho tiempo”, aseguró. 

 

En cuanto a las obras públicas, señaló que se mantuvieron los primeros meses porque se trata de un año de elecciones, en el que tanto municipios, como provincia y Nación buscaron corta cintas. No obstante, aún así se cayó, por lo que opina que para 2020 las perspectivas son ya no preocupantes, sino casi desesperantes; sobre todo porque no se están lanzando nuevos llamados a licitación. 

“Muchas de las construcciones en marcha -sumó- se terminaron de octubre a diciembre y queda una nueva tanda en ejecución hasta abril”. En este contexto, Fernández explicó que las empresas intentan sostener el capital humano, ya que es difícil formarlo. Por eso, varias se han presentado a licitaciones a pérdida e incluso algunas han terminado en concurso preventivo. 

 

Antonio Nacif, de Dynco SA, una empresa que se dedica tanto a obra pública como privada, detalló que es un momento complejo, porque el Gobierno Nacional ha designado a los funcionarios de primera línea, pero aún no a los de segunda y tercera, por lo que no hay interlocutores. Esto, para indagar por cuestiones como el anunciado plan de vivienda o el financiamiento para Portezuelo del Viento y otras obras nacionales. 

De todos modos, contó que el martes los representantes de la Confederación de Pymes Constructoras de la República Argentina tendrán la primera reunión en Nación. Nacif añadió que en Mendoza  hubo dificultades con el pago de los certificados porque los nuevos funcionarios no tenían las firmas habilitadas. 

 

El empresario de la construcción consideró que la situación no va a cambiar hasta que no haya un plan económico definido a nivel nacional, ya que su ausencia genera incertidumbre y paraliza las inversiones por parte de los empresarios. 

El sector y sus números

Los datos del Instituto de  Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric) muestran que tanto en setiembre como en octubre de 2019 -los últimos disponibles en el relevamiento- se perdieron 2% de los puestos de trabajo registrados en el sector, en la provincia, con respecto al mes anterior. En realidad, el descenso fue paulatino, porque se pasó de 15.686 empleos en junio a 15.300 en julio, de 15.069 en agosto a14.709 en setiembre y 14.427 en octubre.  En 2018, el número de trabajadores de la construcción osciló entre los 13 y 14 mil, cifra que repunto en 2019 para llegar al mes de mayo con 15.641 empleos.