Espectáculos Sábado, 17 de agosto de 2019 | Edición impresa

“La cama”: en la intimidad de la despedida

La premiada película dirigida por Mónica Lairana se estrena con doble función. Un retrato de la separación durante la adultez. La directora

Por Lorena Misetich - Especial para Estilo

Mostrar la naturalidad de historias pequeñas, cotidianas, en su fibra más íntima y dura. Es uno de los sellos que transmite el cine de Mónica Lairana. O por lo menos su lograda ópera prima “La cama”. 

 

La actriz y directora por estos días se encuentra en Mendoza por un doble motivo. Como actriz está rodando la película “Una noche adentro” de los realizadores mendocinos Alejandro Alonso y Carina Piazza. Y además estrena en el Cine Universidad su elogiado filme “La cama”.

Un adiós con amor. Alejo Mango y Sandra Sandrini protagonizan este filme.

La cinta participó de la sección Forum del Festival de Cine de Berlín y se exhibió dentro de la Competencia Argentina del 33° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, donde la realizadora se alzó con el premio que entrega DAC (Directores Argentinos Cinematográficos) al Mejor Director/a Argentino/a de todas las competencias. Una distinción que por primera vez se entregó a una mujer.

 

Pero el relato que plantea la cineasta supo penetrar en el público, dada la fortaleza de la historia y cómo se cuenta. El mostrar la cotidianidad y el dramatismo de una separación, un relato profundo sobre la adultez, los vínculos y la soledad.

En “La cama” protagonizada por Sandra Sandrini y Alejo Mango, quienes interpretan a una pareja adulta, Jorge (60) y Mabel (59), en su último día de convivencia antes de su separación definitiva. Mientras desmantelan la casa familiar, comen, ríen, tratan de hacer el amor, y al mismo tiempo desmantelan su propia relación.

La Cama

- ¿Qué percibís que causa la película en el público?

- Creo que tiene la particularidad de preguntarse a sí mismo, en el público, cosas que hasta ese momento no reflexionaron. Cosas que tienen que ver con la vida misma, el paso del tiempo, la vejez, el amor, el sexo. Cosas que nos atravesarán como seres humanos. Y la película confronta estos temas de una manera muy sincera y cruda. No intenta artificialmente mostrar algo diferente. Que el público se vaya inquieto y la gente habla de su propia intimidad. Mi película no ofrece certezas sobre los temas, lo que intento es abrir un diálogo sincero. Abrir las cosas que a mí me inquietan como persona. Uno de los planteos es la soledad en la vida.  

 

- Una de las particularidades es que la despedida está planteada desde otra óptica... 

- Es una mirada diferente, por la despedida particular de esa pareja. Creo mucho en que las separaciones no deben ser de la manera en que se acostumbra. Las peleas, la violencia, una confrontación. Creo que lo humano debe estar por encima de todo eso, de cualquier conflicto entre dos personas que compartieron tanto tiempo. Tiene que prevalecer lo humano, el respeto por el otro. Y eso es lo que me interesaba plantear en la película, la necesidad de ver a una pareja que se separa de otra manera. Porque ese último día que ellos comparten, es de amor. 

- En ese sentido, ¿creés que mostrar la naturaleza y la cotidianidad al desnudo es un sello de tu mirada cinematográfica?

- No sé si estarán presentes esos temas en un próximo trabajo. Como realizadora hago el proceso inverso. El tema me aparece a priori y a partir de ahí viene el deseo de hacer la película. De lo que sí estoy segura es de cómo va a surgir un nuevo material audiovisual, porque cuando un tema me conmueve, me hace sentir la necesidad de ofrecer esa mirada.

 

- ¿Le das valor a la imagen antes que al diálogo?

- Creo que lo que me pasa es que confío mucho en la expresividad de los cuerpos. Y en términos de imagen les doy importancia en la pantalla y confío en que los cuerpos van a dar mucho más que las palabras y los diálogos entre los personajes. Y hay mucho de la emocionalidad, que en el transcurso de la película opte por mostrarlo a través de la imagen y los cuerpos. También el hecho de que tenga los diálogos justos es porque quería darle el valor al silencio. Porque expresa muchas cosas; como el silencio que nace de todo lo que se dijeron, o que una pareja también se construye desde el silencio. 

 

- Como cineasta y actriz, ¿cuál creés que es el mayor reto del cine de autor en la actualidad?

- El desafío del cine de autor sigue siendo encontrarse con su público. Confío que hay un público ávido de encontrarse con una mirada diferente, rebelde, que quiere un cine inquieto. Y lo que lo hace difícil es que no se enteran. Por eso tiene que haber un canal de comunicación, contar con los recursos para poder publicitar una película al momento de lanzarla. Y que existan salas que las sostengan en cartel. Porque esas películas crecen del boca en boca y tienen otra llegada.

 

La Ficha

La Cama

Dirección: Mónica Lairana.

Funciones: hoy a las 20.30. Domingo 18, a las 20.  

Lugar: Cine Universidad (Maza 250, Ciudad).