Vecinos Martes, 19 de marzo de 2019 | Edición impresa

La bodega de Junín elaborará 30 mil quintales

La comuna habilitó el establecimiento como herramienta para pequeños productores. Junto con Rivadavia dan créditos para cosecha a tasa cero.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

A mediados de 2018, Junín compró una bodega en quiebra y que llevaba diez años cerrada, con la idea de cancelar la deuda que había acumulado la firma Pedro Carricondo e Hijos SRL y montar allí, una herramienta municipal a disposición de contratistas y pequeños productores del departamento.

La bodega está en calle Martínez, a pocos kilómetros de la ciudad y el municipio acordó con el Fondo de la Transformación pagar la deuda acumulada de $ 11.378.753 en cuotas a cinco años y sin intereses. En los meses siguientes el municipio invirtió $ 8 millones para reacondicionar el establecimiento con capacidad para 6 millones de litros y finalmente, hace algunas semanas y junto con Rivadavia, anunciaron una línea de crédito a tasa cero para contratistas destinada a cosecha y acarreo. La semana pasada y como resultado de todo el proyecto ingresó a la bodega municipal el primer camión con uvas para la molienda.

 

“La vitivinicultura en Junín no es un pasatiempo, acá está cultivado casi el 90% del territorio y nuestra economía gira en torno a la uva; si el productor y el contratista tienen plata en el bolsillo se beneficia todo el comercio de Junín”, subrayó el intendente y precandidato a vicegobernador Mario Abed (UCR), como para explicar la génesis de contar con una bodega municipal.

Efectivamente, Junín tiene unos 1.600 productores de los cuales la mitad posee menos de cinco hectáreas de cultivos y de ellos, casi el 50% no ha reconvertido. “Hoy la actividad vive una grave crisis y queremos ofrecerle al contratista, que siempre es el eslabón más débil en todo esto, una herramienta financiera que le permita cosechar su porcentaje de uva”.

 

Con esa idea, Junín y Rivadavia anunciaron hace días un crédito de cosecha y acarreo a tasa cero y destinado a contratistas: “Como requisito les pedimos que elaboren su uva en la bodega municipal o en alguna de las otras cinco que integran el convenio que firmamos con Rivadavia”, agregó Abed.

Así, ambos departamentos dispusieron fondos por $ 20 millones para subsidiar la tasa cero de los créditos, una oferta más ventajosa que los 27 puntos de tasa que hoy ofrece la Provincia.

El crédito es de $ 1,2 por kilo de uva, un valor que los municipios estiman cubrirá los costos de fichas y flete”. “Desde la comuna vamos a controlar la calidad de las uvas con nuestros técnicos. Esta bodega es municipal pero no implica que elaboremos un producto mediocre”, sostuvo Abed.  

 

En Junín, ya hay algo más de 200 contratistas anotados y en Rivadavia los interesados hasta el momento son cerca de un centenar. “Según dónde esté la finca hay distintas bodegas que son parte de un convenio firmado y entre las que está la bodega municipal”, agregó el intendente de Rivadavia, Miguel Ronco.

La bodega municipal se llama Raíces de Junín y la comuna, que espera elaborar unos 30.000 quintales, anunció que hará la primera exportación de mosto en abril: “Nuestro objetivo es que el contratista cobre su parte al valor del dólar al momento de la operación”, explicaron desde la comuna.

 

Por cada 100 kilos de uva se obtienen 80 litros de vino de los cuales 65 son del contratista y el resto de la bodega municipal. “Esa ganancia nos permitirá mantener en funcionamiento la bodega y reforzar algunos programas relacionados con la vitivinicultura”, señaló Gustavo Gil, a cargo del área de Desarrollo Económico.

Ariel Arias es presidente de Pecum, una asociación que reúne a los contratistas de la región y que tiene unos 600 integrantes: “Muy contento y entusiasmado con todo esto. Ojalá que sirva para que nos quede algo más de ganancia”, dijo el hombre, durante el acto por el ingreso a la bodega del primer camión con uvas.
 

 

Abed se defiende de las críticas de la oposición

Las concejales Andrea De Marco y María Lourdes Sosa (Unidad Ciudadana) denunciaron en la oficina de Ética Pública que se investigue la aprobación de una transferencia por $ 20 millones a la bodega municipal, que preside el Intendente Mario Abed.  

“Lo llamativo es que solo se detalla el destino de 6 millones de pesos mientras se desconoce totalmente el destino que se le darán a los restantes 14”, señalaron ante las consultas.

Por su parte, el precandidato a vicegobernador Mario Abed explicó que la bodega Raíces de Junín es “100 por ciento del municipio, no hay capitales privados y entonces yo, como intendente, soy su presidente. Hemos dispuesto, como también lo hizo Rivadavia, un monto de 20 millones que salen de nuestro presupuesto para subsidiar la tasa de crédito a contratistas. Y de ese dinero hemos comenzado con seis millones, porque todo esto es nuevo, no sabemos cuántos contratistas van a participar y entonces, el resto del dinero lo vamos a retirar del banco según la necesidad de entregar nuevos créditos”.