Opinión Viernes, 20 de marzo de 2020 | Edición impresa

La Argentina de los vivos y de los bobos - Por Julio C. Totero

Por Julio C. Totero - www.surtecnicasa.com.ar

El coronavirus ha hecho estragos en China, Europa y promete hacerlo en América. En la medida que seamos conscientes y entendamos la virulencia de la pandemia, mejor nos irá y pronto estaremos saliendo de este estado de aislamiento en el que cada uno de nosotros debe estar para minimizar sus efectos.

Pero en este país de vivos y bobos, es difícil tomar conciencia porque los ejemplos no abundan cuando se trata de sacrificarse por el otro o entender que la solidaridad es un valor altamente preciado y beneficioso para cualquier sociedad que pretende salir adelante, ser más justa y equitativa.

Es en este marco de coronavirus, vivos y bobos, en el que me pongo a evaluar el impacto que esto tendrá sobre la economía diaria de cada ciudadano. 
Muchos festejan porque no van a trabajar, otros aprovechan la situación y una parte de la población más consciente que el resto intenta ponerle racionalidad a las cosas. 

Pero el impacto sobre todos será importante.

Aquí es donde aparecen los vivos que pretenden sacar ventajas diciendo que tendrán que cerrar su negocio, se le caen las ventas, suspenderá personal, etc. 
Reflexiones que pueden ser ciertas, pero que sin datos objetivos es imposible atender situaciones particulares como las reclamadas por los sectores turísticos en estas últimas horas. 

Nadie sabe cuánto durará la pandemia, nadie sabe cuál será el impacto que tendrá sobre cada empresa, por lo tanto sugiero que cuando esos datos se conozcan, los gobiernos traten de atender las pérdidas, hoy No, la prioridad es otra.

Yo creo estar del lado de los bobos, porque mi actividad (metalmecánica) se viene cayendo desde hace 10 años y no conseguimos políticas activas que nos permitan mejoras competitivas, ni hablar del endeudamiento, de las oportunidades perdidas, de la provincia donde el petróleo se hunde, el vino no vale nada, la minería metalífera está vedada, las conservas, frutas y hortalizas en situaciones difíciles. 

Somos demasiados los bobos que no conseguimos hacer despegar la provincia.

Ojalá la pandemia se retire pronto, se descubra la vacuna y los efectos colaterales sean los menos posibles, tomemos consciencia de la gravedad de la situación. 

No obstante deseo remarcar mi intolerancia a los vivos que se aprovechan de esta situación de crisis mundial.