Espectáculos Martes, 21 de abril de 2015 | Edición impresa

Kokedama: una planta de técnica milenaria

Se trata de una procedimiento de origen japonés que permite desarrollar plantas de interior y exterior, de una manera más que original. Microemprendedoras locales cuentan sus características.

Por Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

Bellas, armónicas y diversas, las kokedamas se dejan cuidar en los hogares, empresas o rincones sin vida, para proyectar a través de su notable y original “envase” y forma de riego, todo su esplendor.

Se trata de una técnica que proviene de Japón, y que en Mendoza tiene cada vez más adeptos y público ávido de poder dar con ellas.
Andrea y Virginia Román son dos hermanas que decidieron poner manos a la obra y formaron “En las ramas”, un microemprendimiento familiar especializado en kokedamas, que creció y en el que desarrollan diversas ferias (todos los domingos en la Plaza de Chacras) acercando estas plantas especiales, y sus cuidados a quien desee tenerlas en casa.

En primera persona nos cuentan características de esta técnica y las peculiaridades que hacen de estas plantas algo tan único como preciado.

Un poco de historia

Según explica el sitio jardineríaon.com, “se suele decir que la técnica de kokedama es un descendiente de la del bonsai, y es cierto. De hecho, se calcula que la técnica de este último se inició hacia el 700 AC en China, y la del kokedama hace unos 500 años en Japón. Aunque no se hizo mundialmente conocida hasta el 1990”.

¿Pero cómo se llegó del bonsai a la kokedama? El sitio web explica: “comenzó hacia el 1600 AC partiendo del bonsai, es decir, de un árbol obligado a crecer en una bandeja con poca profundidad y con un estilo determinado. Así empezaron a tener plantas sólo en una bola de sustrato, con un plato debajo y con un estilo propio de bonsai, sustituyendo luego la bola de sustrato por una de musgo”.

Andrea Román explicó: Kokedama (Koke= musgo + dama= bola) significa “bola de musgo”. Se trata de una técnica japonesa que se basa en rodear las raíces de las plantas con una mezcla de sustrato especialmente pensado para cada especie y musgo. Éstos le dan los nutrientes necesarios a la planta para su crecimiento, ayudan a retener mejor la humedad y a darle la contención que las raíces necesitan, ya que esta bola reemplaza a la maceta tradicional”.

- ¿Qué facilidades ofrece la técnica?

- Nos permite tener plantas sobre nuestros muebles ya sea en platos de vidrio, porcelana, o cerámica. También pueden usarse como centros de mesas o con colgantes. Aportan al hogar un estilo más vital y en mayor contacto con la naturaleza siendo muy finos y estéticos. Entre las ventajas grandes que existen es que son relativamente fáciles de mantener, en especial para las personas que no tienen mucho tiempo para cuidar de las plantas, ya que esta técnica nos permite observar rápidamente si la misma necesita riego, porque veremos el musgo más seco y la bola estará más liviana.

- ¿Qué cuidados requieren?

- Principalmente debemos acordarnos de regarla, sumergiendo completamente la bola de musgo en un recipiente con agua. Se la deja unos minutos hasta que terminan de salir todas las burbujas (que se producen por el aire que la bola incorporó del ambiente). Luego se retira del recipiente, se deja escurrir el exceso de agua y se lleva al lugar del interior de la casa que se eligió. Esto se repite cada 4 o 5 días dependiendo de la especie que se compre y de la temperatura ambiente, ya que en verano se recomienda acortar esa frecuencia y pulverizarla para mantener la humedad ambiente: pueden sufrir de estrés como producto de las altas temperaturas ambientales.

- ¿Necesitan del sol?

- En realidad lo ideal es colocar la planta en un lugar iluminado pero no exponerla a la luz directa del sol, ya que se quemarían sus hojas comenzando por notarse una clorosis (amarillamiento) y luego una necrosis de la zona. Si se percibe esto se recomienda ir rotando la planta por diferentes lugares del hogar, donde tenga menor intensidad lumínica.

- ¿Deben abonarse?

- En caso de ser necesario puede abonarse la planta utilizando un fertilizante líquido disuelto en el agua de riego. Dicha dilución debe ser diez veces menor que la recomendada por el fabricante para no quemar el musgo ni las raíces.

- ¿Qué otros aspectos de la temperatura ambiente deben cuidarse?

- No hay que exponer las plantas a corrientes de aire, ya que la evapotranspiración de la misma será mayor y por lo tanto aumentará su consumo de agua, y se secará más rápido la bola. Esto generará el hecho de correr el riesgo de que la planta sufra un estrés hídrico y termine produciendo su muerte.

Además se recomienda colocarlas en lugares templados, con temperaturas cercanas a las 15 o 20°C y humedad relativamente alta.
Ante la duda, el mantenimiento con el especialista sería lo más indicado.