Espectáculos Domingo, 19 de enero de 2020 | Edición impresa

Juntas en La Feliz: Mirtha y Susana fueron ovacionadas 

El emotivo reencuentro se dio en la reinauguración del teatro Tronador, adonde asistieron como invitadas.

Por Redacción LA

Fue casi épico: un vallado de una cuadra a la redonda y una alfombra roja monumental anunciaron el jueves pasado que Susana Giménez y Mirtha Legrand, las dos grandes divas de la televisión argentina, estaban juntas, entrando a la reinauguración del Teatro Tronador de Mar del Plata. 

Las luces de la emblemática sala se prendieron para un show de Les Luthiers. Y aunque muchos estuvieron expectantes de este grupo humorístico-musical, otros tantos le clavaron el ojo a este reencuentro de ambas ante las cámaras. Hace mucho que no se encontraban ambas en Mar del Plata, una ciudad que quieren mucho y en la que guardan sus recuerdos de mayor éxito. 

 

Mirtha Legrand, con un vestido rosado, llegó primero, en su Mercedes Benz gris. Diez minutos más tardes, casi de improviso, llegó la diva del teléfono, en otro Mercedes (obviamente) y con un osado animal print, combinado con unos lentes oscuros. La multitud las ovacionó, antes de que entraran a la mítica sala, donde actuaron alguna vez  Alberto Olmedo, Mariano Mores y Jorge Porcel, entre muchos otros (había cerrado en 2015 para remodelarse). 

 

Las miradas estuvieron quizás enfocadas un poco más en Susana, porque hacía diez años que no visitaba Mar del Plata. Esta vez, la “escapada” desde Punta del Este (donde pasa tradicionalmente sus vacaciones) se hizo en un exclusivo avión privado, y estuvo pocas horas. 

 

Estuvo hospedada en el Hotel Uthgra Sasso, en donde al día siguiente comió en su elegante restaurante, Il Sasso, y hasta se animó a jugar una partida de punto y banca en su casino. “¡Diosa!”, le gritaban. 

En el aeropuerto, donde se confundió al realizar el trámite en Migraciones (por error, entregó una de sus tarjetas de crédito cuando le pidieron el DNI), mantuvo un breve diálogo con la prensa, en el que se refirió al escándalo del cordero tirado desde un helicóptero en la casa del empresario Federico Álvarez Castillo. “Es una estupidez”, calificó la diva antes de volver a Punta del Este, donde ya empezó a preparar las maletas para ir a festejar su cumpleaños a Nueva York (el 29 de enero). 

 

Mirtha, por su parte, no ocultó su tristeza: “Extraño muchísimo no hacer los programas de almuerzos, los sábados y domingos no se qué hacer”, lamentó frente a la prensa.