Sociedad Lunes, 27 de agosto de 2018

Juegos sexuales en una salita de 4 de Guaymallén: el caso fue a la Justicia de Menores

El hecho ha generado alarma entre los padres del Jardín Exclusivo N° 52. En principio todos los involucrados son niños.

Por Oscar Guillén

La Justicia de Menores tomó bajo su órbita los presuntos juegos sexuales entre pequeños de una salita de 4 de un jardín de Guaymallén que fueron denunciados por la madre de una niña. 

En el fuero de menores, se considera que, en este tipo de conductas, todos los implicados son víctimas. Por otra parte, los especialistas consideran que algunos de estos casos, -calificados vulgarmente como “tocamientos”- deben ser considerados como “juegos sexuales” que son propios de la edad y que se relacionan con la curiosidad y el descubrimiento, aunque también pueden ser conductas imitativas. 

 

Por ahora, una versión que corre entre los padres de los niños y que apunta a la intervención de un adulto, no se ha consustanciado en una denuncia penal. 

“Esta mañana algunos padres quisimos reunirnos con la directora pero nos dijo que nosotros no tenemos nada que ver y que no ha pasado nada grave”, explicó a Los Andes un padre de una de las tres salitas que tiene el jardín  Jardín  Exclusivo N° 52 que funciona en el mismo edificio que la escuela Almafuerte, en el centro de Guaymallén.

La misma respuesta tuvieron en las últimas horas los padres cuyos hijos van con los niños implicados en el caso. 
“ Quédense tranquilas que no es nada grave”, comunicó informalmente, alguien de la escuela, a través del grupo de whatsapp de los padres.

Un solo expediente

Hoy, desde el Poder Judicial se informó que existe una denuncia que hizo una madre en la Oficina Fiscal 9 y que pasó a la Fiscalía de Menores.
La denuncia fue realizada el miércoles y allí consta que una nena le confió a su madre que un compañerito le había realizado algunos "tocamientos" en el baño. 

La conducta del chico se habría repetido varias veces, en el mismo lugar.

Cuando el caso trascendió -a finales de junio pasado- otros dos padres también dijeron que sus niños habían vivido situaciones similares en el baño de la escuela. 

En la presentación judicial, la madre explicó que llevó durante dos meses a su hija a una psicóloga, quien le diagnosticó que la niña había padecido algún tipo de agresión sexual. 

Según la madre “la psicóloga me dijo que hay indicios de que hay un mayor involucrado”.

Esta versión no quedó plasmada en la denuncia, o bien no fue explicada abiertamente. 

Así las cosas, en la Justicia el caso pasó al fuero de menores que ya tomó las primeras medidas.
La menor implicada fue internada en el hospital Notti y, tras una pericia física se determinó que no presentaba lesiones físicas.