Sociedad Martes, 20 de agosto de 2019 | Edición impresa

Jóvenes y alcohol: la información es una alternativa a la prohibición

Para el especialista Germán Fernández, las estrategias usadas hasta ahora no han dado resultado.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

El consumo de alcohol en adolescentes es un tema que preocupa a quienes trabajan en el tema, en particular porque los especialistas aprecian que hay un inicio más temprano y que este es la puerta de entrada a otras sustancias. 

Para el doctor Germán Fernández, médico emergentólogo, las estrategias que se han utilizado hasta ahora no están dando resultado y hay que cambiar de perspectiva.

“La idea no es retarlos o decirles que no lo hagan porque está mal. Eso no sirve, se lo han dicho mil veces. La idea es explicarles qué es lo que produce y relacionarlo con eventos concretos”, explicó. En ese marco señaló que en muchos países, entre ellos la Argentina, una de las principales causas de muerte asociadas al alcohol es el siniestro vial y la autolesión. 

En definitiva, se trata de correrse del reto y la prohibición para tener una actitud de acompañamiento que permita acercarse a través del diálogo. Tal actitud requiere hacerse responsable y fortalecer el autocuidado (ver debajo).

El especialista lleva a la práctica su posición a través de charlas dirigidas a los jóvenes y es con esa intención que estará en la provincia entre hoy y el jueves en una iniciativa de Fundación OSDE (ver agenda).

Conductas de riesgo

En lo que hace hincapié es en las consecuencias inmediatas y de largo plazo que puede tener esta ingesta que, asegura, es cada vez más frecuente y en más jóvenes. Comentó que la edad de inicio se está viendo a los 11 años, avalado por una cuestión social. Por un lado, se trata de pertenecer a un segmento que asocia la bebida a la diversión, amparado en un imaginario social que le ha quitado peso a este consumo y lo ha dotado de una imagen positiva. “Es el mismo marketing que en algún momento tuvo el cigarrillo”, destacó. 

El tipo de consumo que se ha instalado es de tipo “atracón” y se concentra los fines de semana, usualmente se hace en grupo y asociado a “pasarla bien”. 

El emergentólogo reconoció que es en esos días que llegan más chicos a las guardias en situaciones críticas o accidentados y que esto es cada vez más frecuente. Es en estos casos en los que se aprecian las consecuencias inmediatas. 

El consumo de alcohol produce cierta euforia, excesiva confianza, falsa seguridad y la exacerbación de la idea de que nunca les va a pasar nada. De ahí a las conductas de riesgo hay tan sólo un paso. Además se afecta la percepción, los que consumen se vuelven atrevidos y eso es lo que suele ocasionar los siniestros de tránsito que enlutan tantos fines de semana.

La Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente refiere: “El uso de las drogas y el alcohol está asociado con una variedad de consecuencias negativas, que incluyen el aumento en el riesgo del uso serio de drogas más tarde en la vida, el fracaso escolar, el mal juicio que puede exponer a los adolescentes al riesgo de accidentes, violencia, relaciones sexuales no planificadas y arriesgadas y el suicidio”. 

Para ponerse en contexto basta saber que un informe de la  Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina de 2017 advierte que la mitad de los estudiantes secundarios había consumido alcohol el último mes y que 16% había probado marihuana alguna vez. De los consumidores de alcohol, 82% lo hizo en su propia casa. 

Fernández aclaró que Argentina es uno de los países americanos con más consumo en adolescentes. 

Desarrollo cerebral

La asiduidad de la ingesta tiene otras consecuencias de largo plazo: afecta el desarrollo cerebral, que continúa hasta los 24 años, ya que deteriora la conexión neuronal (sinapsis).

Tienen que saber lo que le pasa al cerebro y se puede explicar así: si estás en un cine, cada persona en una fila es una neurona. Se comunican entre sí por sinapsis, que es como si se dieran la mano. El alcohol produce ‘decapitación sináptica’, lo que sería el equivalente a soltar la mano, así hasta que la última neurona se queda sin darle la mano a nadie”, detalló.

El otro aspecto en el que sustenta la necesidad de abordar el tema es que el alcohol es la puerta de entrada a otras sustancias. “El consumo de alcohol en el boliche permite que se consuma otra sustancia... la pruebo una vez, la pruebo dos, y ese es el recorrido para empezar”, resaltó. 

Estrategias

Entre los factores que determinan este escenario señaló que “está bien visto” y esto está naturalizado.

“Por ejemplo, se ha impuesto el último primer día (en 5° año) y en esa situación los chicos se alcoholizan”, apuntó. 

Por otra parte incide la actitud de los adultos que de algún modo terminan avalando conductas y en el peor de los casos no hablan estos temas ni se interesan. Parece no haber conciencia de que puede pasarle a uno a su hijo o hija, siempre parece algo que le va a pasar a otro. 

Por eso,  propuso para afrontarlo, que haya un diálogo claro con los chicos explicándoles las consecuencias del consumo y evitar el reto. Por otra parte, generar conductas de autocuidado como no conducir o subirse a un auto si el conductor bebió. 

Además, apeló a la responsabilidad de los padres que, si bien parecen “piolas” si prestan la casa para la previa, después deberían responsabilizarse por lo que haga todo el grupo y preferir que se queden en el lugar. 
 

Claves

Estrategia para padres en  cinco puntos 
 

1- Hablar. Explicar lo que le pasa al cerebro ante el consumo y las consecuencias. Hacerlo de igual a igual. 
 
2- Evitar el reto. “Es casi imposible prohibir que beban. Van a seguir haciéndolo. En tal caso se irán a otra casa”, opinó el doctor Germán Fernández. 
 
3- No conducir si consumieron alcohol. 
 
4- No subirse al auto de alguien alcoholizado. 
 
5-
Responsabilidad de los adultos. “Si prestás tu casa para la previa, que empiece y termine en tu casa. Sos el responsable de ese grupo de chicos, eso va a bajar la siniestralidad”, destacó.
 

Charlas

Entre hoy y el jueves, Fundación OSDE organiza las charlas “Enfermedades de alto impacto social. Adicciones: tabaquismo, alcoholismo y drogadicción” a cargo de Germán Fernández. La entrada es libre y gratuita, y las charlas están destinadas a colegios secundarios y abiertas a docentes y padres. La inscripción debe hacerse en fundación-mendoza@fundacionosde.com.ar 
 
Hoy  A las 15: Charla para jóvenes de 3° a 5° año. San Rafael. Teatro Roma.  A las 19.30: Charla para referentes de Sedronar. San Rafael. Sede Sedronar.  
 
Mañana  A las 10: Charla para jóvenes de 3° a 5° año. General Alvear. Polideportivo. Cap: 300 alumnos. 
 
Jueves   A las 10: Charla para jóvenes 3° a 5° año.  Auditorio OSDE de la Filial Mendoza