Política Lunes, 9 de septiembre de 2019 | Edición impresa

José Luis Espert: “Que el dólar esté tranquilo depende de Macri y Fernández”

El aspirante del Frente Despertar rescata la tarea del ministro de Hacienda Hernán Lacunza.

Por Esteban Gaitán - Corresponsalía Buenos Aires

José Luis Espert, economista liberal y candidato presidencial por el Frente Despertar, aseguró que no bajará su candidatura presidencial y proyectó que su carrera política no acabará este año, porque pretende ampliar su espacio político para el futuro. 

 

En una entrevista con este diario, consideró que el precio del dólar seguirá calmo dependiendo más de los avatares políticos que de las medidas que pueda establecer el Gobierno. Y exigió responsabilidad a los dos candidatos con más votos: Alberto Fernández y Mauricio Macri.  

Candidato presidencial por el Frente Despertar | Corresponsalía

Elogió el trabajo que está haciendo el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. Pero advirtió que por la devaluación posterior a las elecciones primarias del 11 de agosto, se va a profundizar la recesión, se acelerará la inflación y crecerá la pobreza.  

 

-¿Qué conclusiones sacó del encuentro a solas con el ministro Lacunza? 

-Una buena conclusión. Es un ministro que tiene claro el objetivo. Es tratar de llevar a la Argentina hasta el 10 de diciembre con los menores golpes posibles, más allá de los que ya estamos teniendo. Sabe que en un período electoral como este no va a poder introducir ninguna reforma estructural, ningún gran cambio. Pero no es un objetivo menor. 

-¿Qué prevé para lapso hasta el recambio de Gobierno? 

-Se va a profundizar la recesión después de la crisis cambiaria que pasó entre el 12 y el 16 de agosto. Se acelerará la inflación por el traslado a los precios de esa devaluación. Y los niveles de pobreza van a ser mayores a los que conocemos en la actualidad. Y por si esto fuera poco, es una etapa en la que las declaraciones de los principales candidatos, el presidente Mauricio Macri y Alberto Fernández, van a ser críticas.  

 

-¿Con estas condiciones cree posible que llegue pronto el nuevo desembolso del Fondo Monetario Internacional por 5.400 millones de dólares?

-No lo sé. Este es un tema también político. Hay que ver si el Fondo considera que el Gobierno cumplió o no las metas prestablecidas. Pero también va a depender del mensaje que el principal candidato de la oposición, Alberto Fernández, le dé al organismo. Sí tengo en claro que para el mercado financiero, el dólar, la Bolsa y las acciones argentinas, no va a ser lo mismo que el desembolso se realice o no. 

-Pero en el caso de que el desembolso no llegue, ¿la situación va a ser más crítica?

-El mercado financiero no pensó que la diferencia de votos entre Fernández y Macri iba a ser prácticamente del doble de las que daban las consultoras políticas que realizaron encuestas hasta el 10 de agosto. Como esos datos no estaban, se registró el golpe del 12 en adelante. Ahora, el mercado cree que el acuerdo con el FMI implica el desembolso, por lo que la sorpresa negativa implica que no estuviera. 

 

-¿Por qué piensa que la marcha a favor del Gobierno fue imprudente y que al gobierno no le lleva tranquilidad? 

-Lo dije y lo ratifico. El golpe del 11 de agosto fue fortísimo, fue enorme. Esto le requería al Gobierno no redoblar la apuesta y concentrarse más en lo suyo, sino abrirse. Lo ideal hubiera sido que el Gobierno se olvidara de la campaña, no de la candidatura, y convocara a un encuentro de unidad nacional para hacer cuatro cosas básicas hasta el 10 de diciembre. 

-¿Pero qué fue lo que hizo mal? 

-Optó por salir a comprar votos con el plan que hizo después de la derrota y tensionó más la situación con lo del sábado (la marcha en apoyo a Macri del 24 de agosto), con un presidente crispado. A ver, qué tiene que ver la crispación y exacerbación del Presidente del sábado con la derrota del 11. Es un acto muy para adentro. Usar la Casa Rosada como unidad básica del PRO no es lo que requería el país. 

 

-¿Qué tiene a favor el Gobierno para intentar revertir el resultado de las elecciones primarias? 

-Si se moderara y convocara a la concordia, a estabilizar los ánimos... pero claramente lo que está haciendo no es bueno.

-¿Pero cree que se puede revertir ese resultado del 11 de agosto?  

-No soy especialista en política, pero el Gobierno la tiene muy difícil porque de hecho las encuestas que salieron después de la crisis cambiaria le dan un margen mayor todavía a Alberto Fernández. 

 

-¿Cuál es valor que debería tener el dólar hoy?

-No hay un valor lógico. Lo que digo es que el precio del dólar siempre está acorde a lo que se hace. Si la República Argentina de acá al 10 de diciembre es razonable en las declaraciones de Macri y Fernández, habrá un dólar tranquilo. No me voy a poner a pronosticar cuál es el valor adecuado, eso lo dejo para ‘sabios’ como Fernández que dice el dólar tiene que estar a 51 pesos. 

-¿Las declaraciones de Fernández influyen en el valor del dólar? 

-No sé. Lo que creo que ni él ni su espacio deben hacer declaraciones como las que trasmitieron tras reunirse con el Fondo Monetario, cuando dijeron que hay que adelantar las elecciones. Eso no lleva sosiego a una sociedad ya muy crispada por el golpe cambiario y la aceleración de la inflación y encima lo que ha hecho Macri el 24 de agosto. 

 

-¿Qué mirada tiene respecto a su figura como dirigente político proyectado más allá de las elecciones de este año? 

-Vamos a impulsar más candidatos a diputados en 2021 y en el 2023 intentaremos nuevamente la presidencial. 

-¿Va a mantener su candidatura hasta el 27 de octubre? 

-Sí, claro. 

 

-¿En caso de un balotaje, a quién podría apoyar?

-Eso no lo voy a decir, estamos muy concentrados de cara al 27 de octubre.