Espectáculos Domingo, 30 de diciembre de 2018 | Edición impresa

John Dos Passos, el escritor rebelde

Un año antes de morir, el novelista dialogó con Los Andes. Recuperamos la fascinante entrevista firmada por Daniel Prieto Castillo.

Por Carlos Campana - las2campanas@yahoo.com.ar

Fue en 1969, que el periodista Daniel Prieto Castillo se trasladó a Buenos Aires para entrevistar  al célebre escritor estadounidense John Dos Passos, recordado por “Manhattan Transfer” , “Tres soldados” o “Trilogía USA”. Es posible que haya sido uno de los reportajes más importantes e interesantes publicado en Los Andes, no solamente por el testimonio de tan gran personaje, sino porque fue una de sus últimas entrevistas. Fallecería al año siguiente.

Con el título “John Dos Passo en Argentina”, fue editada el domingo 30 de marzo. Así se iniciaba la entrevista: “Frente a nosotros estuvo un personaje singular de la literatura norteamericana posterior a la primera guerra mundial. Sus 73 años, enriquecidos con una experiencia de la que no se jacta, lo mantienen inquieto. Su metro ochenta de estatura, su ojo quieto (producto de un accidente en que perdió la vida su primera esposa), el otro atento y escudriñador, lo asemejan más a un periodista jubilado que a un escritor arrebatador. Toda su novelística está llena de la consideración y finura del estilo periodístico. Él nació al mundo literario con ganas de decir cosas, de transmitir a sus lectores episodios inéditos o insólitos de un globo terráqueo que sólo se comunicaba entre sí por la lectura. No había televisión, cine, radiofotos y aviones que acortaran distancias. No existían teletipos y  helicópteros. Julio Verne era admirado por su fantasía prodigiosa. John Des Passos, un ‘violento’ de  los años 20 que, dejando atrás las fantasías de la época (...) 

-Un rebelde como Ud. ¿qué opina de los rebeldes de nuestro tiempo?

-(Entrando como un toro al ruedo):  Es una rebeldía distinta. Yo era rebelde de algo muy concreto: de los desastres de la primera guerra mundial. Los rebeldes de ahora no se sabe bien por qué razón lo son. Algunos tienen talento, pero el tiempo dirá si en realidad lo son. (...)

-Acepte, le rogamos, nuestra agresividad. Usted fue un rebelde endemoniado para mucha gente y comprenderá que nuestro deseo es conocerlo a fondo. La rebeldía de la juventud de nuestro tiempo es un síntoma de algo que está reproduciéndose en todo el mundo. ¿Ha leído usted algo de Herbert Marcuse el pretendido filósofo de todos estos centros universitarios que los cables de las agencias noticiosas han dado como urticantes?

-En realidad no lo he leído. El mundo de nuestro tiempo es demasiado complejo para conocerlo integralmente. Tan complejo que a nadie se le ocurre saberlo todo. No leí a Marcuse, y debiera haberlo leído. Pero desgraciadamente todavía no lo hice. No hice en realidad muchas cosas. Además no creo en las modas. Y en el mundo contemporáneo hay muchas modas. (...)

-¿Conoce algún escritor argentino?

-Sí. He leído a Larreta y muchos poemas muy bonitos de Jorge Luis Borges.

-¿Cuáles son los  libros más importantes de la literatura universal?

-Creo que tres: la Biblia, “La Divina Comedia” y “El Quijote”.

-¿Tiene alguna obra predilecta en su producción?

-(Sonriendo benévolamente): ¡No se le pregunta a un padre cuál es el mejor de sus hijos!

-¿La literatura latinoamericanista es conocida en su país?

-No. No interesa en mi país. 

John Dos Passos en su tercera visita en la Argentina dijo estas cosas. Conversar con él es rescatar un trozo de la literatura universal. Un tiempo histórico ido. Él fue un protagonista excelso de un mundo que tiende a transformarse, día a día. Irrumpió en el mundo literario enceguecido por la eclosión de la revolución rusa y, poco a poco, fue virando su pensamiento. En los últimas comicios de la Unión votó por Nixon. Todo lo hizo con coraje. Él mismo lo advirtió alguna vez: ‘El hombre no escribe para salvarse, escribe para condenarse’. El se condenó a sí mismo: a trascender. ¿Quién duda que lo ha logrado con talento y creatividad?”.