Arquitectura Viernes, 27 de diciembre de 2019

Jardines y terrazas: cómo diseñar tus espacios exteriores

Mendoza, sol, buen tiempo y muchas ganas de disfrutar al aire libre.

Por Lic. Josefina Foti, Estudio Foti-Fuenzalida @fotiestudio

Hoy te damos unos consejos básicos para que todo esté preparado para disfrutar de la naturaleza en nuestro hogar y relajarnos. Desde este concepto, te contamos los pasos más importantes para poner a punto estos espacios­.

Cada jardín y terraza es diferente, pero todos son indudablemente un sitio especial de la casa. Tener uno, por muy pequeño que sea, es un plus para tu vivienda. Por eso, lo primero es analizar tres cosas: vistas, tamaño y orientación.

Vistas: si son sobre los tejados de la ciudad o a las montañas, evitá cualquier obstáculo que te impida disfrutar de ellas, abrí completamente tu jardín o terraza a las vistas. Si, por el contrario, ves la casa del vecino o no son de tu agrado, podés proteger tu visual con elementos como celosías o plantas que no cierren el jardín o terraza y permitan que circule el aire y que pase algo de luz, pero que evitan panorámicas no deseadas.

Tamaño: sea cual sea, sacale partido. Aunque tu jardín o terraza sea de un metro cuadrado, disfrutala con alguna planta y una silla para leer al aire libre. Por otro lado, los jardines y terrazas muy grandes pueden llegar a ser algo residual si no se cuidan.

Orientación: al igual que el resto de la casa, la orientación de la terraza es importante. Debería ser un sitio que recibiera luz del sol directa, al menos unas horas al día. Es importante, para aprovechar al máximo, diseñar bien las zonas de sol y de sombra. Posiblemente queramos acondicionar zonas de sol y disfrutar de las temperaturas agradables.

Para poner a punto tu jardín o terraza

- Reorganizá tu jardín: cada planta tiene sus propios ciclos y cuando llega la primavera algunas tienen la necesidad de ser trasplantadas a macetas más grandes. Además, podés incorporar o plantar nuevas especies, plantearte tener un pequeño huerto o aromáticas que aporten aromas a tu terraza. O una propuesta de jardín vertical realizado con módulos entrantes y salientes que le dan una textura dinámica.

- Programá el riego automático: esto te ayudará a que tus plantas estén perfectas durante toda la temporada.

- Incorporá elementos de sombra: toldos, telas o pérgolas, que te permitan hacer vida fuera en los meses de más calor.

- Tratá los materiales: el mobiliario de madera (o si tienes suelo de madera) necesita un tratamiento especial para exteriores. Hay veces que conviene lijarlo y barnizarlo con aceites especiales para que aguante bien un año más. Elegir los muebles de exterior adecuados, tanto a nivel estético como funcional es el siguiente paso. Es importante que sea un mobiliario especialmente adaptado para resistir los rayos ultravioleta y que sean resistentes al agua, para las posibles tormentas de verano.

- Cuidá la iluminación: en las noches de verano, una iluminación discreta y cálida creará un ambiente acogedor. Utiliza lámparas de exterior, velas, guirnaldas de bombillas…

- Podés dejar tu terraza “desnuda” o “vestida”, es decir, con el propio suelo de la terraza a la vista o revestirla con un pavimento de piezas que encajen del acabado que prefieras.

- Cada temporada podés vestir tu terraza de forma diferente, cambiando algunos de sus elementos según la tendencia o el estilo que quieras darle: motivos florales, en blanco y negro, en tonos vivos, estampados orientales... Cambiando las telas (manteles, cojines, toldos…), las vajillas o los adornos: como velas, cestos, etc.