Sociedad Martes, 31 de marzo de 2020

Inquietud por un video italiano de 2015 que advertía sobre experimentos chinos con virus

Las imágenes son de un programa científico para la TV. La propia RAI tuvo que aclarar que no se habla del COVID-19.

Por Redacción LA

Recientemente se viralizó un video de la televisión italiana cuyo contenido es de divulgación científica y hacen referencia al riesgo de experimentos chinos con virus modificados sobre murciélagos y ratones.

La prestigiosa producción se llama Tgr Leonardo y describe un panorama similar a nuestro presente que, desde que se le da play atrapa al espectador: “Científicos chinos crean un supervirus pulmonar en murciélagos y ratones. Se presume que es por motivos de investigación, pero la gente pregunta: ¿vale la pena el riesgo que supone?”, se pregunta el presentador a la hora de adelantar el programa.

 

Luego continúa: “Es un experimento, sí, pero preocupa. Un grupo de científicos chinos insertaron una proteína precedente de murciélagos al virus del SARS, provocando una pulmonía aguda en ratones y que podría afectar a los seres humanos. Está confinado en laboratorio y sirve para estudio, ¿pero vale la pena correr el riesgo que supone crear una amenaza así solo para poder examinarla?”

 

Tras semejante presentación, el informe detalla el procedimiento por el cual los chinos insertan una proteína procedente del coronavirus de murciélago al virus del SARS. Luego llega la confirmación: la modificación en moléculas de ese coronavirus ataca células respiratorias del ser humano.

 

Ahora bien, el video que corresponde al año 2015 es real: el programa Tgr Leonardo existe y la información que se dio en la emisión que ahora se viralizó es de carácter científico. Sin embargo los amantes de las teorías conspirativas lo comparten por las redes y por WhatsApp sin percatarse de una serie de elementos distintos.

 

El informe de Tgr Leonardo se basa en la publicación de la prestigiosa revista científica ‘Nature’, pero en ambos medios no se habla del COVID-19. Según un descargo que hizo la propia RAI, “el virus mencionado por el servicio Tgr Leonardo es otro y, entre otras cosas, el SARS-COVID2 no se deriva de los ratones. Además, los estudios científicos ya han tenido en cuenta la hipótesis de que fue creado por el hombre y concluyeron no es así”.

 

En este sentido, el portal Univision resalta las versiones infundadas sobre que el origen del virus está en un laboratorio situado en la ciudad china de Wuhan: dicho portal asegura que El Instituto de Virología de Wuhan quedó en el centro de las teorías conspirativas luego de que los científicos chinos “dijeron que el virus podría tener una conexión con los murciélagos a través de un intermediario”. Los rumores sostienen que el virus podría haber escapado del laboratorio o ser un arma biológica que salió mal.

No obstante, científicos de todo el mundo rechazaron esa posibilidad de forma categórica. En este sentido la revista médica The Lancet destacó que "Científicos de múltiples países han publicado y analizado genomas del agente causal... y concluyen abrumadoramente que este coronavirus se originó en la vida silvestre", dice la publicación.