Mundo Sábado, 8 de junio de 2019 | Edición impresa

Inició la cuenta regresiva para suceder a Theresa May

La primera ministra renunció ayer formalmente como líder del Partido Conservador. Pasado mañana comienza la carrera para reemplazarla.

Por Redacción LA

La primera ministra británica Theresa May renunció ayer de manera formal como líder del Partido Conservador, derrotada por el dilema del Brexit. 

Casi una docena de conservadores que se disputan la sucesión -una contienda que comenzará formalmente pasado mañana-, prometen lograr el objetivo que eludió a May, la renegociación del acuerdo de divorcio con la Unión Europea. Pero hay un problema: la UE se niega.

 

“No habrá renegociación”, reiteró por enésima vez el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien lanzó una crítica a los británicos. “Parece más importante reemplazar a la primera ministra que lograr un acuerdo”, dijo.

Desde el referendo de 2016, en que los británicos votaron por 52%-48% salir de la UE, las 27 naciones restantes del bloque han presentado un frente unido en las negociaciones y a fines del año pasado acordaron un plan de divorcio detallado con el gobierno de la líder conservadora.

 

El Brexit ha trastocado el mapa político del Reino Unido. Tanto los conservadores de May como el Partido Laborista opositor están divididos sobre la salida de la UE. El Parlamento rechazó tres veces el acuerdo de May con la UE y la salida, prevista para el 29 de marzo, ha sido aplazada para el 31 de octubre.

La sucesión

El proceso para reemplazar a May, en el que Boris Johnson asoma como uno de los favoritos, se desarrollará en dos fases: los diputados “tories” seleccionarán primero a dos de entre todos los aspirantes que se presenten a las primarias y los afiliados del partido votarán entonces a uno de esos dos candidatos

 

El ganador de ese proceso, que será anunciado la semana que comienza el 22 de julio, recibirá las llaves del número 10 de Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico.

Quienes deseen postularse, para ser aceptados, necesitan el respaldo de al menos ocho diputados conservadores. Hasta la semana pasada eran necesarios dos apoyos, pero la formación ha endurecido las normas para limitar el número de posibles aspirantes.

 

El jueves 13 de junio se celebrará la primera votación entre los parlamentarios “tories”, en la que quedarán eliminados todos los candidatos que no reciban el respaldo de al menos el 5 por ciento del grupo parlamentario, lo que equivale a diecisiete apoyos.

El martes 18 habrá una segunda votación, en la que el corte se situará en el 10% de los apoyos (33 respaldos). 

 

El miércoles 19 -y el jueves 20, si es necesario- se celebrarán las últimas rondas de votaciones, en las que se eliminará cada vez al aspirante con menos respaldos, hasta que queden tan solo dos.

Campaña

A partir del 22 de junio, los dos finalistas iniciarán una campaña para defender sus propuestas entre los afiliados del Partido Conservador, que recibirán una papeleta por correo para poder votar por uno de ellos. 

 

Según las cifras publicadas por el partido en marzo de 2018, la formación cuenta con 124.000 afiliados.

Las reglas de los conservadores establecen que solo tendrán derecho a voto los miembros que lleven al menos tres meses afiliados.