Economía Martes, 24 de marzo de 2020 | Edición impresa

Industriales locales advierten dificultades para pagar los salarios de abril

Aseguran que el corte en la cadena de pago afectará la capacidad de afrontar el pago de sueldos. Trabajan en un diagnóstico sectorial.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Con la obligación de suspender actividades que vino de la mano de la cuarentena, el sector industrial tiene dos subsectores que siguen trabajando, parcialmente. Uno es el del petróleo, que se ha visto perjudicado por la caída del precio del crudo. Y el otro es el que presta servicios a la agroindustria, que está en guardia pasiva para la asistencia que las fábricas de alimentos necesiten. El resto está paralizado y si bien consideran que se podrán pagar los sueldos de marzo, adelantan dificultades para abonar los de abril.

Pedro Bizzotto, presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza, explicó que las empresas de la metalmecánica que trabajan en la agroindustria no están tan afectadas por esta coyuntura, pero que aún éstas están haciendo guardias pasivas, por si se rompe una máquina o deben proveer un repuesto. También han continuado en actividad las que brindan servicios al rubro vitivinícola. Pero la producción en sí está parada y sólo se realizan tareas de mantenimiento. 

 

Bizzotto planteó que hay subsectores dentro de la metalmecánica que vienen arrastrando una recesión desde tiempo. Uno de los pocos que tenía mayor demanda, como es el de los servicios petroleros para el crudo convencional, se ve amenazado por la caída del precio del barril. Producto de esto mismo, se han paralizado diversas obras y maniobras en Vaca Muerta. 

Es por eso que hay empresas que ya estaban en dificultades financieras antes de la cuarentena. De hecho, el informe más reciente de Asinmet mostró que, en el tercer trimestre de 2019, la ocupación de la capacidad instalada de la metalmecánica fue de 61% (11 puntos porcentuales por debajo del mismo período de 2018); es decir que 39% estaba ociosa. 

 

“El mayor problema es para los que no estamos produciendo, porque no entregamos, no facturamos, pero igual tenemos que pagar sueldos. Si a eso le sumamos el 931, Ingresos Brutos y otros impuestos, estamos en problemas”, planteó Bizzotto, para añadir que esperan flexibilización en el componente impositivo. 

De todos modos, resaltó que la prioridad número uno es cuidar la salud. La segunda preocupación, continuó, es pagar los salarios. Por eso, aguardan medidas como el diferimiento impositivo, porque se avecinan vencimientos y no hay bancos. 

 

Mauricio Badaloni, presidente de la Unión Industrial de Mendoza (UIM), comentó que hace una semana vienen elaborando, en conjunto con la Federación Económica de Mendoza, el Consejo Empresario Mendocino, la Asociación de Ejecutivos de Mendoza y la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas, un diagnóstico de lo que ocurre en cada rubro. Esto, con el aporte de economistas y otros especialistas, para estimar la problemática que va a enfrentar cada sector y en qué plazos.

Además, están tomando como referencia lo que ha ocurrido con estos sectores económicos en otras partes del mundo afectadas por el coronavirus. Así, indicó que en Francia han dilatados los plazos de pago de impuestos y consideró que puede ser beneficioso replicar la medida. 

 

El titular de la UIM indicó que han solicitado que se flexibilice la erogación de impuestos y contribuciones, que la Justicia ralentice las ejecuciones y que se revise el requisito de no adeudar impuestos para poder ser sujeto de créditos para capital de trabajo. Esto, porque la prioridad son los salarios; aunque no descartó que se reduzcan los montos, como está ocurriendo en Chile.

 

Laureano Manso, uno de los directores de Aderpe (Asociación de Empresarios Rodríguez Peña), una entidad que tiene representantes de diversos sectores, expresó que la mayoría de las empresas podrá pagar los sueldos de marzo, porque se ha congelado la cadena de pagos y se están priorizando los salarios. Pero adelantó que esperan dificultades para los de abril, porque “la rueda no está girando” y no se sabe qué va a ocurrir con los cheques; si se van a prorrogar los plazos de los que están presentados. Manso agregó que no sólo les preocupa el momento actual sino el después y esperan que se tome en consideración que muchas firmas no van a estar en condiciones de calificar para créditos o subsidios.