Policiales Sábado, 20 de julio de 2019 | Edición impresa

Indemnizarán a triple homicida y descuartizador con $ 220 mil

Lo resolvió la Corte con el voto favorable de los ministros Mario Adaro y Julio Gómez, en disidencia votó Dalmiro Garay.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

La Corte provincial confirmó que Enrique Hugo Montuelle Masmouk (38) -un triple homicida y descuartizador condenado a prisión perpetua- debe ser indemnizado por el Estado provincial que no lo pudo custodiar debidamente y por ello resultó herido durante una trifulca carcelaria. 

Montuelle no es un recluso más: fue uno de los “descuartizadores de Boulogne Sur Mer”, tal vez el caso más espeluznante ocurrido en las cárceles mendocinas: en 2004, tras una noche de descontrol por el consumo de pastillas y alcohol, un grupo de internos le asestó 70 puñaladas a Sergio Salinas (24), cuando estaba lavando ropa. Luego lo llevaron a una pileta y  seccionaron el cuerpo en 8 partes. Montuelle fue uno de los protagonistas del brutal crimen.

 

Ahora, el fallo firmado por la sala Primera de la Suprema Corte de Justicia, conformada por Julio Gómez, Dalmiro Garay (votó en disidencia) y Mario Adaro, ordena que el triple homicida reciba 220 mil pesos (290 mil, con intereses), una cifra menor a los 716 mil solicitado por el interno y a los 350 mil que ya había establecido el Tercera Cámara de Apelaciones en lo Civil.

Maltratos carcelarios

Montuelle ingresó a la Penitenciaría de Boulogne Sur Mer en diciembre de 2003, en un estado de salud psicofísica normal. Pero, según la demanda, fue torturado, sometido a encierros prolongados sin luz, a utilizar baños sin agua, a dormir en invierno sin frazadas y a no recibir comidas, cuestiones que fueron agravando su salud mental y estado físico. 

 

Luego fue internado en el Sauce, en 2014 y 2018, y las autoridades penitenciarias no tuvieron en cuenta que las visitadoras sociales indicaron que debía debía recibir tratamiento psiquiátrico. También fue trasladado en cuatro oportunidades, entre 2003 y 2011, a distintas dependencias carcelarias, frente a un cuadro de depresión.

Indemnizado. Enrique Hugo Montuelle Masmouk. | Los Andes

En la demanda se afirma que todos estos cambios  agravaron  el estado mental de Montuelle, quien sufrió “molestias de sus compañeros de pabellón que lo maltrataban, lo trataban como loco, le cortaban la cara, sin poder éste comprender lo que sucedía a su alrededor”.

 

Su situación se agravó el 29 de enero de 2013 cuando fue herido por tres reclusos con armas blancas (este es el asunto central de la demanda). Como consecuencia de ello fue trasladado al Hospital Central, perdiendo el bazo y una parte del intestino a raíz de las puñaladas. Luego de ser operado “lo llevaron a la Penitenciaría donde lo “tiraron” en una “exclusa” en el módulo 4, sin luz ni agua potable, en un catre y baño”.

Concretamente, la demanda sostiene que el Estado no veló por la seguridad  y la salud del interno que ingresó sano y no recibió vacunas a pesar de su sistema inmunológico dañado. Además, debió  determinar políticas preventivas para evitar riñas entre personas privadas de libertad”.

 

Lo que dijo la Corte

En relación a los daños sufridos por personas privadas de su libertad,  el fallo de “los supremos” sigue a la corte Nacional y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos; ambas sostiene la obligación de Estado de custodiar a los internos adecuadamente y hacerse responsables de los perjuicios que cause su incumplimiento o ejecución irregular. Es que “es su deber la  vigilancia y cuidado de los internos carcelarios ya que las cárceles tienen como propósito fundamental la seguridad y no el castigo de los reos detenidos en ellas”

En el caso puntual, para la Corte provincial las estrategias defensivas los abogados del Estado fueron erradas: no se aportó “ni un sola prueba” para determinar si el hecho pudo ser evitado, mediante la correcta vigilancia de la víctima. 

 

En cambio los abogados  se centraron en  a demostrar el carácter “inmanejable”, impredecible y peligroso del accionante, aportando “su prontuario, con innumerables sanciones y traslados, y haciendo referencia a las condenas que recibió por hechos que incluso tuvieron repercusión internacional, a su consumo problemático de sustancias desde temprana edad y a su perfil psiquiátrico y psicológico”.

“Surge de la prueba que se ha aportado, el estándar de conducta demostrado por el Servicio Penitenciario no alcanzó el nivel esperable, teniendo en cuenta la naturaleza de la actividad (custodia de los detenidos), el interés protegido (vida e integridad psicofísica de las personas), la previsibilidad de acontecimientos y la factibilidad y coste de medidas de precaución (requisas, controles al ingreso de personas, etc.), muy inferiores a los beneficios buscados”, sostiene el fallo.

 

Un fallo criticado por el Gobierno

El Gobierno provincial criticó el fallo de segunda instancia que ha había favorecido a Montuelle Masmouk, ordenando que le pagaran 716 mil pesos.

“Ésta es nuevamente la visión de una Justicia garantista que pone el foco en los delincuentes y que carga sobre la sociedad, que los padece, el pago de indemnizaciones a personas peligrosas”, dijo el subsecretario de Justicia Marcelo D’Agostino, a Télam, en febrero pasado, en relación al fallo de Tercera Cámara de Apelaciones en lo Civil.

 

Fue así que los abogados del Estado presentaron un Recurso Extraordinario ante la Corte provincial que ahora volvió a fallar a favor del peligroso preso, dándole un duro revés a las pretenciones del Gobierno. “No es justo que este delincuente sea pasible de una indemnización, que tienen que pagar todos los contribuyentes, por supuesta falta de servicio del sistema penitenciario que, según el fallo, omitió dar seguridad al preso”, había opinado el subsecretario de Justicia.  

El fallo de la Corte tuvo dos votos “positivos” -de los “supremos” Julio Gómez y Mario Adaro y en disidencia firmó Dalmiro Garay, ministro que ingresó a la Corte durante la presente gestión del gobernador Alfredo Cornejo.

 

Dinero y un moderno Smart TV 

El fallo de la Corte provincial indica que Enrique Montuelle debe ser indemnizado con una suma de 220 mil pesos, que se transformará, con los intereses de caso,  en unos 290 mil pesos. Por los daños físicos el fallo fija 150 mil pesos y por daño moral “considero que es justo y razonable indemnizar este rubro con la suma de 70 mil pesos, monto mediante el cual podrá acceder a satisfacciones sustitutivas y compensatorias, tales como la compra de un bien -como por ejemplo un televisor de importantes dimensiones y excelente tecnología- que le permita de algún modo enjugar el daño ocasionado en esta faceta de su personalidad”.  

Mirando las ofertas de día de las distintas casas de artículos de eletrónica, con ese dinero Montuelle podría comprarse un Smart TV 55” QLED UHD de Samsung o un Smart TV 4K 65” de Sony, por ejemplo.

 

El prontuario  

-Por el brutal crimen de Sergio Salinas, en 2007 la Tercera Cámara del Crimen condenó a 9 reclusos, 2 como coautores y 7 como partícipes primarios por el delito de homicidio simple, Montuelle estaba entre estos últimos.  

- En 2008 Montuelle fue condenado por un doble homicidio en la misma cárcel de Boulogne Sur Mer, ocurrido en 2007 y que tuvo como víctimas a  Diego Ferranti y Gerardo Gómez, dos de los líderes del motín vendimial de 2000 

-Actualmente Montuelle, el hombre está considerado “irrecuperable” y cuenta con más de 40 casos de indisciplina en el módulo 5 de Almafuerte, que es donde vive actualmente.

“Un homicidio que va a quedar en  la historia”

“Un homicidio que va a quedar en la historia de las cárceles de mundo”. Así define un abogado del Estado al crimen protagonizado por “los descuartizadores de Boulogne Sur Mer”.

 

Según la crónica aparecida en Los Andes, la noche del 3 de diciembre de 2004 había sido calurosa. Mucho más en el pabellón 7 de la cárcel de Boulogne Sur Mer. Bien temprano a la mañana, un preso de más de 110 kilos y de casi un metro 90 se disponía a lavar su ropa en una de las lavanderías. Un grupo de sus compañeros de “rancho” venían de una noche descontrolada. Habían tomado alcohol y consumido pastillas Artán (para los que sufren mal de Parkinson).  

El preso gigante, llamado Sergio Salinas (24), lavaba su ropa cuando fue sorprendido por atrás. Lo apuñalaron más de 70 veces.

 

Luego, ya muerto, lo llevaron hasta una lavandería en desuso y colocaron su cuerpo en una suerte de pileta.  Y comenzaron a seccionarlo en partes: la cabeza, los brazos, los muslos, las pantorrillas y el tórax conformaban las 8 partes de Salinas. Después los presos asesinos se fueron a dormir.  

Los guardias del penal llegaron a las 8 de la mañana. Salinas no estaba. Las moscas dieron el dato: el zumbido de los insectos era tan potente que los penitenciarios pararon de hablar para escuchar: fueron hasta una bolsa de nylon negra, apartaron las moscas y la abrieron: estaba la cabeza de Salinas con los ojos abiertos.  

 

A pocos metros dieron con otra bolsa -esta de color rojo-, volvieron a espantar a las moscas y cuando abrieron dieron con un torso lleno de sangre. Luego no abrieron las bolsas restantes y dejaron que las moscas siguieran con su festín. Eran las 9 de la mañana y la temperatura casi llegaba a los 28 grados.