Sociedad Jueves, 17 de octubre de 2019 | Edición impresa

Incluirán como pruebas los “libros paralelos” del Próvolo

Los cuadernos de actas que se ocultaban a la DGE tenían anotaciones de los docentes referidos a conductas “sexualizadas” de los chicos.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Los libros de actas y cuadernos “paralelos” que llevaban las autoridades del instituto Próvolo de Luján serán incorporados como pruebas en el debate que se sigue contra los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho y contra el ex jardinero Armando “Pilo” Gómez. Este hombre, uno de los tres imputados del primero de los juicios por los abusos sexuales en el establecimiento educativo religioso para chicos sordos, tomó un protagonismo clave durante la audiencia de ayer.

Cuadernos irregulares

Durante la instrucción y en distintos allanamientos se encontraron varios libros de actas y cuadernos “alternativos”, distintos a aquellos que desde el instituto presentaban a las autoridades escolares y donde figuraban las novedades.

 

Mientras que en los escritos oficiales las anotaciones no incluían nada fuera de lo normal, en los paralelos se destacaban distintas anotaciones de personal docente referidos a conductas extrañas y “sexualizadas” de los chicos que estudiaban y dormían en el lugar.

Durante la mañana de ayer declaró en el juicio una ex supervisora de la Dirección General de Escuelas (DGE) que tuvo bajo su jurisdicción al Próvolo y destacó que visitaba una vez al mes el instituto. Si bien la funcionaria indicó que jamás tomó conocimiento de algo irregular en el lugar, reconoció que en sus visitas se entrevistaba con las directoras y autoridades y que de ellos provenían las noticias referidas al lugar. Y también de los cuadernos que le presentaban (los oficiales y distintos a los hallados luego de que se destapara el escándalo).

 

En este sentido, los abogados de los ex alumnos solicitaron que se incorporaran como pruebas en esta causa los mencionados “cuadernos paralelos” donde se evidencian las conductas extrañas de las víctimas. Los jueces hicieron lugar a la solicitud.

Si bien este material había sido rechazado como prueba concreta para esta causa -ya que se encuentran confirmados como pruebas en otro de los expedientes, el de la ex representante legal del instituto-, la totalidad de dicho expediente fue autorizada por el tribunal como prueba del juicio actual. Es por esto entonces que se incorporarán ahora los cuadernos, según confirmaron los abogados querellantes.   

 

Descompensados

De las 28 acusaciones junto a los curas, Armando Gómez contabiliza seis. Pasado el mediodía de ayer, y luego de que su ex esposa declarara como testigo -propuesta por la abogada de los imputados-, Gómez sufrió un pico de presión y se descompensó en el interior de la sala 4 del Fuero Penal Colegiado. Minutos antes, en los pasillos de Tribunales y tras culminar con su declaración, se había descompensado también la mujer. 

De esta manera, los dos fueron atendidos de inmediato por personal del Servicio de Emergencias Coordinado en el Palacio Judicial, y fueron trasladados con asistencia médica.

 

Antes de estos episodios, la mujer brindó una breve declaración ante el tribunal y fue en ese momento cuando comenzó a alterarse y a decaer. Sin ahondar en demasiados detalles, la mujer reconoció que estaba separada ya de Gómez, que tenía la imagen de buena persona del hombre y argumentó que nunca quiso conocer en detalle sobre los hechos por los que está denunciado. Además, en un momento de la declaración, sostuvo que tiene muchas preguntas sin respuestas referidas a su ex pareja y a los hechos.

Cerca de las 12.40, la mujer abandonó la sala donde transcurre el debate. A menos de 10 minutos, y estando todavía en el pasillo, la mujer se descompensó. A raíz de esta situación, los pasillos fueron evacuados y, en cuestión de minutos, llegaron médicos para asistirla.

 

Mientras esto ocurría, en la sala -donde aguardaban aún los imputados para ser trasladados nuevamente a los calabozos- el propio Gómez también tuvo un decaimiento en su salud y se quedó acostado en el piso durante varios minutos.

Previo a estas situaciones, la mujer declaró durante cerca de 20 minutos ante el tribunal. “Dio cuenta de cómo había sido su relación con Gómez y contó que había sido buena. La defensa le preguntó además si alguna vez su hija había manifestado algo referido a algún intento de abuso y ella destacó que no”, relató el abogado querellante Oscar Barrera, quien aclaró que eso no aporta nada a la causa ya que no se está juzgando un caso de abuso a la hija de ambos. 

 

“Terminó muy mal la mujer. En la medida en que fue avanzando la declaración, se vio que se iba poniendo peor”, destacó el letrado. E indicó que por ello los abogados de las víctimas optaron por no hacer preguntas.

La mujer detalló además que se juntó con el ex jardinero en 2009, pero no se explayó sobre el año en que se separaron ni tampoco en los motivos.