Policiales Jueves, 2 de mayo de 2019

Imputaron al policía acusado de matar a un hombre en Ciudad

Alexis Méndez será trasladado al penal por un grave delito. Sospechan de un caso de gatillo fácil y de "plantarle" un arma a la víctima.

Por Ariel Cubells - Especial para Los Andes

El paso de las horas fue complicando la situación del policía que habría abatido a Ricardo Bazán (29), el hombre asesinado el miércoles en la noche en Ciudad. El efectivo sospechoso fue imputado y será trasladado a la cárcel. Creen que se trató de un caso de gatillo fácil. 

Alexis José Méndez (27), uniformado de la comisaría 59 de La Favorita, en la tarde de este jueves fue acusado por el fiscal Horacio cadile por el delito de homicidio agravado por su condición de policía y por el uso de arma de fuego, delitos que en un futuro juicio podrían condenarlo a prisión perpetua. Tras su imputación, será trasladado al penal en las próximas horas. 

 

La sumatoria de pruebas y testimonios fueron poniendo a este hombre en la mira de los investigadores, principalmente luego de que dos colegas que patrullaban anoche con él declararon, lo señalaron como el autor y explicaron que la víctima no estaba armada. 

Según se ha reconstruído hasta el momento, Bazán alrededor de las 22 circulaba como acompañante en una Ford Ranger en el barrio Alto Mendoza, cuando los policías detuvieron la marcha de la camioneta. En plena requisa el joven habría escapado corriendo, y el uniformado Méndez salió tras él. 

Efectivos e investigadores en el lugar del homicidio. | Ignacio Blanco/Los Andes

Algunos minutos después Bazán ya había sido trasladado a un centro de salud cercano herido, en donde luego constataron su muerte por un impacto de bala en la cintura. 

Cuando los detectives empezaron a tratar de dilucidar qué había sucedido, testigos marcaron al policía como quien le había disparado al fallecido. Esto varias horas después fue apoyado por los otros dos efectivos que estuvieron con el acusado en el procedimiento de requisa a la camioneta, e incluso hasta un familiar de la víctima sostuvo que él tenía problemas con el policía sospechoso. 

 

Las testimoniales también aportaron que Bazán no estaba armado, esto a raiz de que cerca de donde el muchacho fue encontrado baleado se había hallado una tumbera. Este detalle hace suponer que en el lugar "´plantaron" esa arma de fabricación casera para despistar la investigación. 

En la escena además se recolectaron 6 vainas servidas de una pistola calibre 9 milímetros, arma que usan los uniformados. Los tres efectivos involucrados en los hechos han entregado sus pistolas para cotejar cuál fue la concretó los disparos que impactaron en el cuerpo de Bazán. 

 

Este hombre vivía en esa zona de Capital y tenía antecedentes por robos. Además pesaba sobre él un pedido de captura vigente por una causa de violencia de género contra su pareja, y quizás por esto cuando intentaban identificarlo quiso escapar. Fue encontrado herido en inmediaciones de la playa de Secuestros de San Agustín y un vecino los trasladó al centro de salud de La Favorita, en donde murió.