Economía Domingo, 15 de marzo de 2020 | Edición impresa

Hoteleros mendocinos prevén una caída de reservas de 60%

La expectativa para los próximos fines de semana largos era de 80% de ocupación mínima, pero cayó a 20%.

Por Fernanda Oviedo - Especial para Los Andes

Mendoza es una plaza indiscutible en la oferta turística nacional e internacional, con un nivel de receptividad que viene presentando porcentajes en alza cada año, y que inyecta miles de millones a la economía local. Sin embargo, ante el avance de la pandemia de coronavirus y las consecuentes medidas y restricciones para hacerle frente en la provincia, el sector turístico se verá severamente golpeado en términos económicos. De hecho, desde la Cámara de Turismo de Mendoza adelantaron que solicitarán al Gobierno que se declare la emergencia económica del sector. 

Sin necesidad de retroceder mucho en el tiempo, podemos acudir a los números oficiales que arrojó el turismo durante la reciente Vendimia: un 10% más de turistas que en el mismo período en 2019, ya que por la provincia pasaron 71.500 personas con un promedio de gasto de $ 2.800 diarios. 

 

“Del total de turistas, 75% han sido nacionales y 25%, extranjeros. El promedio de ocupación fue de tres a cinco noches y los hoteles de alta gama, de 4 y 5 estrellas, fueron los primeros en llenarse”, señaló tras ese balance Mariana Juri, ministra de Turismo. 

Este panorama alentador para el sector turístico se extendía aún pasada la Vendimia, considerando los fines de semana largos que se sucederán: lunes 23 (feriado puente) y martes 24 de marzo (feriado por  el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia), y Semana Santa del 9 al 12 de abril. La expectativa de ocupación hotelera rondaba entre 90% y 98% en hoteles de 4 y5 estrellas y de un 80% en hoteles entre 1 y 3 estrellas. 

 

Pero el miércoles 11 de marzo todo comenzó a tambalear tras la declaración del coronavirus como pandemia. Los anuncios de medidas por parte de autoridades internacionales difuminaban la ilusión del sector turístico: cancelación de vuelos internacionales, prohibición de ingreso de extranjeros, aislamiento obligatorio, cancelación de eventos.

El presidente de la Cámara de Turismo de Mendoza, Arturo González y su vicepresidente Ricardo Beccaceci, reflejaron la preocupación del sector. En un comunicado indicaron ayer que “la cancelación de vuelos y la constante variación de la situación a nivel mundial, derivan en la baja de reservas ya confirmadas y suponen un escaso movimiento turístico durante los próximos meses”.

 

“Debido a esta situación, las instituciones turísticas de Mendoza solicitarán la intervención y apoyo del Gobierno nacional, provincial y municipal para poder sostener las fuentes de trabajo de hoteles, restaurantes y agencias de viajes”, agregaron en un escrito. 

Entre jueves y viernes pasado, colapsaron agencias de turismo y líneas áreas tras las solicitudes de cancelaciones. El sector turístico denominado MICE (turismo de reuniones, convenciones, congresos) fue el que recibió el primer impacto: totalmente cancelado y con reprogramaciones a partir de septiembre. “Por el momento, todas las reservas internacionales entre mayo y junio han caído”, comentó Santiago Alsina, gerente general de Diplomatic Hotel. 

 

Impacto en números

Consultado por Los Andes, el presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza (Aehga), Fernando Barbera, comentó que el turismo interno se mantiene con un movimiento con tendencia normal. En cuanto a reservas y consultas, aunque aún se debe esperar, mayormente los movimientos se realizan sobre la fecha.

Pero el turismo internacional presenta una baja abrupta, llegando casi a cero. Representa, en cuanto al total receptivo, un 20% en cantidad de personas, pero un 50% en cuanto a la recaudación total. Al preguntar por la pérdida en pesos que esto podría significar en los próximos fines de semana largos, Barbera prefirió ser cauteloso y no dar una cifra que pueda ser errónea. 

 

Si consideramos los datos oficiales de Vendimia, el cálculo arroja una recaudación diaria aproximada de 200 millones 200 mil pesos. Multiplicada por un promedio de tres días y medio de visita por fin de semana, alcanza los 700 millones 700 mil pesos. Sin embargo, puede aumentar si consideramos los dichos de Barbera: “2.800 pesos un turista extranjero se lo gasta, como mínimo, en un almuerzo”. 

Consultado sobre el cálculo de la pérdida traducida a pesos, Santiago Alsina, de Diplomatic Hotel, consideró que es apresurado realizarlo. Sin embargo, dio un dato que puede ayudar. “Entre lunes y miércoles se cancelaron 1.000 noches de alojamiento, con un promedio de 140 dólares por noche y entre jueves y viernes se sumaron 1.200 noche canceladas”. Un total de 2.200 noches de alojamiento canceladas representa una pérdida de 308.000 dólares.

 

“Mendoza se ha convertido en un punto estratégico y de enlace turístico internacional, lo que ha permitido un perfil de precios más altos. Se deberán nacionalizar las tarifas, lo que significa una disminución entre 20% y 25% de los precios”, planteó Alsina como estrategia para poder competir.

Edmundo Day, vocal titular de la (Aehga), consultado sobre el impacto de las medidas en el turismo -fundamentalmente en el sector de hotelería de menor categoría- vaticinó una ocupación del 15% y 20%, aunque resaltó que hay incertidumbre: “Esto cambia minuto a minuto, van a ser 20 o 30 días muy duros”, señaló. Es que la expectativa para los fines de semana largos era de un 80% de ocupación mínima. 

 

“Las cancelaciones de reservas al momento podría decirse que ya son totales”, agregó. Los huéspedes que recibe el sector fundamentalmente provienen de Estados Unidos y Europa, afectados directamente por las medidas.

Repitiendo la misma modalidad de los consultados anteriores, Adolfo Brennan, vicepresidente de la Federación Económica de Mendoza, manifestó gran preocupación y resaltó la situación del sector en el Valle de Uco, afectado directamente por la ausencia de turistas extranjeros, franja que sostiene fuertemente el sector del enoturismo. Por ello se tiene pactada una reunión de urgencia para mañana. “Se han caído las reservas de visitas a bodegas y recorridos turísticos, se han cancelado eventos en bodegas, estamos en contacto permanente con la Unión Vitivinícola por esta situación”, explicó Brennan.

 

“Es muy difícil tener valores en estos momentos, hay que esperar a ver cómo se suceden los hechos. Se sabe que las pérdidas van a ser muy grandes. La expectativa se tornó fuertemente negativa”, comentó Alberto Carleti, presidente de la Federación Económica de Mendoza.

El nerviosismo que se percibe tiene que ver con el temor a no poder sostener los puestos de trabajo en un sector que otorga un porcentaje de empleo muy alto a la provincia. “El Gobierno nacional y el provincial deberán tomar medidas extraordinarias para cuidar las fuentes de trabajo, replantear la modalidad de trabajo para poder mantener los ingresos”, sentenció Carleti.