Policiales Domingo, 2 de junio de 2019 | Edición impresa

Horror en la red: así detectan a los pedófilos mendocinos

Con la cooperación de agencias internacionales, los investigadores locales analizan el contenido sexual sobre niños que circula en la web.

Por Ignacio Zavala Tello - izavala@losandes.com.ar

El caso del pediatra del hospital Garrahan detenido por producir y distribuir pornografía infatil, sumado a la primicia de Los Andes del empleado municipal que tenía contenido del mismo tipo en la computadora de trabajo en el edificio comunal y los 40 allanamientos que se realizaron en el país los últimos días, llevaron a preguntarnos cómo operan los pedófilos en la web y cómo son detectados.

“Desde hace cinco años Mendoza integra la Red Internacional 24/7 que opera desde Estados Unidos y lucha contra la pedofilia en todo el mundo. Desde ese país nos avisan cuando se ha enviado este tipo de material y nos detallan los IP de las máquinas en la provincia. Nos informan hasta la hora en la que se envió el material y la ubicación de esas PCs”, explica el fiscal de Delitos Económicos Santiago Garay, quien además fue asignado como punto de contacto de la Red 24/ 7 de prevención de la pornografía infantil en internet. Por medio de la Resolución 581/14 del Ministerio Público Fiscal, la provincia adhirió al convenio internacional en octubre de 2014.

 

“Se hizo un convenio con una ONG de Estados Unidos que es respaldada por el Congreso de ese país y se encarga de recopilar los datos que le envían grandes proveedores de internet del mundo. Esos proveedores tienen la obligación de reportar cuando detectan imágenes con niños en actividades sexuales. Esta ONG recopila el material y lo envía a cada lugar donde nació la distribución o producción pornográfica.

Se crea una VPN, una red privada creada exclusivamente para actuar en forma colaborativa en caso de que la red abarcara varias provincias”, añade Garay. 

La ONG a la que hace referencia el fiscal es la National Center for Missing and Exploted Children (NCMC), una asociación sin fines de lucro ordenada por el Congreso de Estados Unidos que trabaja en cooperación con el Departamento de Justicia estadounidense. Coopera con 17.000 agencias encargadas de aplicar la ley en la búsqueda de niños desaparecidos y en la protección de menores. Todos los días información exclusiva de proveedores de internet y de importantes agencias de seguridad se envía las 24 horas y todos los días a distintas partes del planeta. Empresas como Facebook también adhieren a este protoclo y reportan al NCMEC cualquier violación de este tipo.

Las agencias de seguridad internacionales, como Interpol y el FBI, juegan un rol fundamental en estos procedimientos para atrapar a los pederastas. La última semana, el operativo “Luz de infancia III”, encabezado por Homeland Security de Estados Unidos (FBI) y del Ministerio Público de la Acusación de Brasil, permitió allanar unos 40 domicilios en Argentina vinculados a una supuesta red encargada de publicar contenido de niños en actos sexuales.

“Otro canal por el que nos llega información de este tipo es Interpol, a través de agentes encubiertos que se inmiscuyen en redes peer to peer e ingresan a ciertos círculos. Después envían el reporte con lo transmitido. Así fue como investigamos al médico del Central”, recuerda Garay.

Y agrega: “Ellos nos mandan el IP con una hora exacta de conexión; nosotros tenemos que ver el rango horario y quién es el proveedor de internet de ese usuario. La empresa nos provee quién fue el cliente en tal horario y eso nos permite identificarlo y determinar su domicilio. Aunque no necesariamente es el usuario que envió el material, porque la computadora puede estar en una vivienda familiar a nombre del usuario que paga el servicio de internet pero quien envió el contenido sea otra personas que vive allí”.

Problema internacional

Para el fiscal Garay, el problema de detectar a los pederastas locales y el de poner fin a estas redes es “la transnacionalidad de la cuestión”. “Por ejemplo, si el sitio de algún país donde no esté legislada la pornografía infantil, puede tener una categoría de adolescentes acceden ahí. Es muy difícil regularlo”, explica Garay.

 

Y detalla: “En un principio, para ingresar a esos sitios se pagaba y se habilitaban contenidos. Eso fue cambiando porque se crearon grupos de afinidad pero van mutando porque saben que son perseguidos y van contra la ley. Ahora se juntan por palabras claves y se pasan los datos. La admisión que piden es que incorpores fotos inéditas. Ahí es cuando el pedófilo se ve llevado a producir material”. 

De esos pedófilos, Garay explica que se diferencia entre “hand off  y hand on”: el primer tipo “se contenta con masturbarse y el otro avanza y se contacta con el menor y hasta cae en el abuso sexual”.

“Es un error hablar de pornografía infantil”

Hay un error conceptual al hablar de pornografía infantil. Así lo explica la abogada especialista en Derecho Informático, Bárbara Peñaloza. “En realidad son imágenes que muestran abusos sexuales a menores de edad. La pornografía es consentida entre adultos, es otra cosa”, detalla la letrada.

Esos abusos sexuales a niños se cometen muchas veces porque para pertenecer a los círculos de intercambio de pedófilos se exige aportar material inédito; ello lleva a producirlo o a conseguirlo de cualquier forma. Aquí generalmente intervienen las redes sociales o aplicaciones como WhatsApp. “Este material no sólo se intercambia sino que se vende y el grooming es una forma de conseguirlo. Funciona así: un adulto se contacta con un menor, lo engaña y le pide fotos o videos de esta naturaleza. Luego le va pidiendo más, extorsionándolo con que va a publicar lo que le ha enviado o que le va a decir a sus padres. Así se van haciendo de material inédito”, detalla Peñaloza.

 

Para la maestrando en Abogacía Digital en la Universidad de Salamanca, hay que distinguir el grooming del sexting, otro fenómeno de las redes sociales, que consiste en el intercambio consentido de material sexual. Esto es usado por muchas parejas y muchas veces se da entre adolescentes. “Cuando el intercambios de imágenes se da entre menores edad es sexting. Facebook, que actúa con la asociación NCMC, da alertas cuando, por ejemplo, por mensajes del messenger se comparten imágenes de niños desnudos. Hay muchas que son falsas alertas, como en el caso del sexting. Si se trata de menores de edad de los dos lados, se chequea pero no se sanciona”, aclara la abogada. 

Pero puede ocurrir que uno de los dos perfiles sea utilizado por un pedófilo que se hace pasar por un menor para obtener ese material. “Los chicos le llaman ‘pasar el pack’. Es una serie de fotos o videos que se sacan. Pero ha habido casos de usuarios que luego venden esos packs con material sexual de menores”, advierte Peñaloza.

Al menos en Mendoza y aunque en los últimos casos con mayor trascendencia pública dos de los involucrados hayan sido profesionales de la salud, no hay un perfil específico de pedófilos internautas. “Atraviesa distintas edades, profesiones y clases sociales”, confía Santiago Garay. 

 

Lo que sí suelen tener en común es un conocimiento más avanzado en informática ya que acceden a complejos sistemas. “Habitualmente captamos al descuidado, al que no tiene mucha idea. Pero dar con el que tiene más conocimiento es más difícil porque no ingresa por la web normal sino por la deep web”, aclara el fiscal consultado.

Las investigaciones suelen demandar muchos meses ya que es cuantioso el caudal informativo que se recibe y que debe ser procesado. “Demoran mucho por la cantidad de imágenes, que se mide en terabytes. Lo más común es que se trate de distribución de alguien que bajó el material de internet pero, para cerciorarse que no produjo contenido, hay que revisar toda la computadora, carpeta por carpeta”, cierra el nexo en Mendoza con las grandes agencias de seguridad que batallan a diario para eliminar el contenido sexual de menores de la inmensa red.
 

Pequeño glosario

Deep web. Se refiere a todo el contenido no indexado por los grandes buscadores, como Google. El no ser indexados, no dejan la “huella digital” como en la web común y no pueden ser rastreados. No todo el contenido disponible es delictivo.

Dark web. Es la parte oscura de la deep web con contenido anónimo y cifrado al que se accede mediante redes como Tor o I2P. Allí existen mercados negros que ofrecen armas, drogas, trata de personas y pornografía.

Redes peer to perr. Permiten a usuarios compartir  información con otras terminales sin  necesidad de un servidor central que facilite la comunicación.

Casos en Mendoza

Ginecólogo del hospital Central. Claudio Flores fue detectado en 2015 en Las Heras gracias a la Red 24/7 y condenado en 2017 a 6 años de cárcel por distribución de pornografía y abuso de menores.

Anestesiólogo del hospital Notti. Jorge Maddio está imputado en 41 hechos por producción de pornografía infantil. Fue acusado de filmar a niños desnudos con su celular mientras los manoseaba. La primera acusación fue hecha en noviembre de 2017.

Municipal de Malargüe. El hombre de 57 años fue detenido el último miércoles con material xxx de menores en la computadora en el edificio comunal.