Mundo Club House Miércoles, 4 de septiembre de 2019

Hornos y calefactores solares: Dos buenas opciones para el hogar

Existen alternativas que asoman al mercado local y que pueden significar un notable ahorro energético con baja inversión.

Por Redacción CH

Por Lic. Eduardo Sosa. Consultor en Eco-eficiencia

La tecnología solar tiene dos productos reconocibles: la energía solar fotovoltaica (sistemas para generar energía eléctrica) y, la energía solar térmica (los calefones solares). Sin embargo, existen otros productos no tan conocidos que pueden generar ahorros significativos en los hogares; se trata de los hornos y los calefactores solares.

Estos elementos concentran la energía del sol para cocinar los alimentos. Existen de distintos tamaños y materiales, y pueden alcanzar temperaturas de hasta 220°C., aunque, normalmente, están en el rango de 90°C. y 130°C.; suficiente para la cocción de los alimentos, que inicia a los 82°C.

Los tiempos de cocción dependerán de la temperatura interna del horno, los materiales empleados en la fabricación, la temperatura ambiente y la forma de uso. Son portables, no queman los alimentos y conservan sus propiedades alimenticias. Además, su uso ayuda a preservar el ambiente ya que no consumen energía derivada de la combustión de gas o petróleo.

Los calefactores solares pueden ser de dos tipos: aquellos que funcionan con agua calentada con energía solar (por ejemplo, el sistema conformado por el termotanque solar y los radiadores) y los que calientan el aire con la energía del sol. Estos últimos solo funcionan cuando el sol incide sobre el aparato y pueden proporcionar aire caliente por varias horas durante el día a muy bajo costo, generando un ahorro importante al evitar el encendido de otras fuentes de calor.

Básicamente, son paneles que se adosan a la pared que está orientada al norte en algún sitio de buena insolación. Un extractor provoca el ingreso de aire al aparato y lo lleva a temperaturas que van desde los 20°C. a los 65°C. según el tiempo de residencia del aire en su interior, la época del año y el tipo de materiales que lo componen.

Ambas opciones son de bajo costo en comparación a otras fuentes de calor, son ecológicos y se adaptan perfectamente a nuestra región.

Ingresá a la edición digital 167 para leerla igual que la revista impresa, haciendo click  aquí.  

Conocé más sobre Revista ClubHouse.