Sociedad Jueves, 11 de julio de 2019

Fracasó la negociación y la UTA ratificó el paro de transporte en el interior

El secretario general del gremio confirmó la medida de fuerza luego de que no llegaran a un acuerdo salarial con empresarios.

Por Corresponsalía Buenos Aires

Ante un nuevo fracaso en las negociaciones con las empresas, la Unión Tranviaria Automotor (UTA) ratificó en la tarde de este jueves el paro de transporte de corta distancia para este viernes en todo el país, excepto en la zona metropolitana de Buenos Aires.

La medida afectará parcialmente a Mendoza porque sólo alcanzaría al transporte de larga distancia. Desde Servicios Públicos informaron que los colectivos urbanos y de media distancia no adhieren a la medidade fuerza en la provincia. 

La huelga fue confirmada por voceros de la UTA a este medio minutos después de finalizada la reunión que el gremio de choferes mantuvo con la Federación Argentina de Transportes por Automotor de Pasajeros (Fatap).

 

La UTA confirmó la realización de un paro de colectivos por 24 horas que se iniciará a la 0 del viernes y afectará a millones de personas que en las principales ciudades de la Argentina usan el transporte público para ir a trabajar o estudiar.

La medida de fuerza será en protesta contra la negativa de la Fatap de pagar un incremento salarial del 20% y un bono de 16 mil pesos para los trabajadores en tres cuotas: 8.000 pesos a cobrar el 20 de julio; 4.000 pesos el 4 de agosto; y 4.000 pesos el 4 de septiembre.

A las 13 se inició una tensa reunión en dependencias que el ministerio de Trabajo tiene en Callao 114, a pocos metros del Congreso Nacional en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Al cabo de una hora y media no hubo avances.

 

Las empresas ratificaron que no pueden pagar aumento que la UTA acordó a nivel nacional con las empresas que operan en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires porque no recaudan lo suficiente. Y señaló que la salida es mayores subsidios o suba en el valor del boleto.

Los gobiernos locales no autorizan nuevos aumentos de boleto porque los salarios están afectados por la inflación (del 56% anual), con la que vienen perdiendo terreno desde hace un año y medio.

A ese escenario se suma que en los primeros cincos meses del año se observó un recorte de $9.718,1 millones (-55,4%) en subsidios nacionales al transporte automotor del interior del país. Había un compromiso de que los gobiernos locales y municipales cubrieran la diferencia.

 

Pero las provincias y los municipios no cubren los subsidios que dejó de pagar el Gobierno nacional porque sus ingresos propios y los de la coparticipación federal de impuestos cayeron en términos reales por la crisis económica.