Sociedad Domingo, 29 de marzo de 2020 | Edición impresa

Historias de los que pasan su cuarentena confinados en hoteles

El aislamiento no sólo se vive en los hogares: mendocinos y turistas actualmente están viviéndolo en distintos alojamientos.

Por Carina Bruzzone - especial para Los Andes

La situación de encierro continuado genera estados de estrés y ansiedad a los que difícilmente una persona se enfrente en condiciones de normalidad. En este caso, además, las personas que están en cuarentena porque ingresaron al país, tienen una dosis extra de ansiedad producida por el hecho de que en muchos casos, son de otras provincias y una vez que terminen la cuarentena, de todos modos no pueden viajar a sus lugares de residencia hasta que no se restaure el sistema de transporte nacional.

Este es el caso de dos chicas, una mendocina y una rionegrina, que se encuentran aisladas en un hotel de calle Las Heras, dispuesto por el gobierno de la provincia para tal fin.

 

Julieta (de 21 años) y Sara (de 20), nos cuentan en primera persona cómo fue la llegada a Mendoza y de qué manera están atravesando la cuarentena.

“Fui el miércoles de la semana pasada al consulado (argentino en Chile) para ver cómo podía volver, porque yo tenía pasaje pero los micros de larga distancia no estaban funcionando. Me pidieron los datos y después se comunicaron conmigo para avisarme que ya tenían gestionado este viaje” explica Julieta.

 

El gobierno de Chile dispuso vehículos de transporte para trasladar a los argentinos hasta la aduana “ahí hicimos trasbordo a unos micros que habían enviado de Mendoza, gestionado por el Ministerio de Transporte”, detalla. 

Sin embargo, una vez llegados al límite entre ambos países, una cuestión burocrática los retuvo por horas, hasta que finalmente les permitieron pasar a la aduana argentina.

 

Una vez llegados a la terminal de ómnibus, los pasajeros fueron trasladados en un micro de línea hasta un hotel céntrico, donde quedaron alojados. “Si hubiéramos tenido dónde hospedarnos solos y aislados, podíamos ir a ese lugar. Si no, debíamos ir al hotel”, detalla la joven, que no disimula la ansiedad por tantos días de encierro. 

En cuanto a la situación de Sara, su compañera de cuarto, Julieta explica: “Estamos viendo cómo hará para volver a Río Negro porque no tenemos información de nada. Sólo sabemos de micros que van a Buenos Aires”. 

 

La joven rionegrina, por su parte cuenta que llegó hasta la mismísima Mariana Juri, para pedir explicaciones de cómo hará para volver a su hogar: “Le mandé un mensaje a la ministra de Turismo de Mendoza, me dijo que estaba todo muy difícil y todavía no me volvió a contestar”, cuenta con desaliento.

La preocupación de la chica se basa en que no tiene medios de transporte para volver a su provincia y su familia tampoco puede venir a buscarla. “Tengo plata para comprar pasajes, ese no es el problema. El tema es que no hay micros ni aviones, nada”, enfatiza.

 

Con respecto a los días de encierro, se muestran agradecidas por el trato recibido, porque aunque no las dejan salir ni al pasillo del hotel y tampoco cuentan con buena conexión de wifi, “vienen día por medio a tomarnos la temperatura, nos atienden re bien, tenemos cuatro comidas y todo el tiempo nos preguntan qué necesitamos. La atención del hotel es muy buena. El problema es que no nos informan nada” concluyen casi a coro.

Un jugador del Tomba está "a cargo" de un hotel

Danilo Ortiz, el jugador de Godoy Cruz que permanece en cuarentena en el Amerian Executive Hotel, contó que los dueños del establecimiento le dejaron las llaves de la entrada y se fueron, cuando se conoció el anuncio presidencial de permanecer en aislamiento  a partir de las 0 del viernes 13 de marzo. Desde entonces el zaguero tombino se encuentra junto con su esposa a cargo del edificio de 17 pisos, que está completamente vacío.

 

“Con mi señora vivimos en el hotel, donde todos los turistas tuvieron que dejarlo. También se fueron los propietarios que viven”, relató.

Ycontinuó, en declaraciones a un medio local: “El día que confirmaron la cuarentena en la Argentina, la gente de recepción golpeó mi puerta. Nos dijeron que se iban todos, que nos dejaban las llaves para poder entrar y salir las veces que necesitemos para hacer nuestras cosas”.

El joven jugador contó algunos pormenores de su inusual estadía en el hotel, relativas a la atención de sus necesidades básicas: “En estos días van intercalando unas mujeres que se encargan de la limpieza. Es el único momento en el que no estamos solos”, narró. 

 

“Ya llevamos casi diez días de encierro, pero todo sea por el cuidado de todos” dijo Ortiz, quien al igual que muchos viajeros o repatriados que se encuentran en cuarentena tratan de pasar los largos días de confinamiento de la mejor manera que pueden.

“Nos pasamos viendo películas, hablando con la familia con videollamadas. Y el tereré y el vallenato colombiano no faltan”, cerró.

Asistencia a varados

A última hora de ayer, el Gobierno nacional aseguró este sábado que le garantizará “hospedaje, alimentación, asistencia sanitaria y toda otra necesidad básica” a los argentinos que quedaron varados en el exterior y no tienen “otras alternativas”.

 

El canciller Felipe Solá firmó la resolución que crea el “programa de asistencia de argentinos en el exterior varados en el marco de la pandemia de coronavirus”.