Turismo Domingo, 13 de octubre de 2019 | Edición impresa

Hiroshima: el dolor de una ciudad que levanta la bandera por la Paz

Desde Osaka o Tokio se puede visitar el lugar donde cayó la primera bomba atómica. Son dos horas a bordo del tren bala.

Por Gabriel Stella - Especial para Los Andes

Muchos deciden hacer la visita por el día ya sea desde Osaka o Tokio ( 2hs aproximadamente en el tren bala), nosotros decidimos visitarla durante el día y combinarlo con naturaleza, dormir en un Ryoakan ( alojamiento típico japonés) en la Isla de Miyajima que se encuentra a 50km de Hiroshima y se cruza en 10 minutos en ferry.

Ni bien bajamos del tren en la estación de Hiroshima, el mismo pase JR ( Japan Rail) nos permitió tomar el bus turístico que recorre los puntos más atractivos de esta ciudad. Esta no es una visita igual que las otras, es especial, teñida por una historia muy fuerte y triste , no hay manera de que no te afecte.

 

Bajamos del bus en la “Cúpula de la Bomba Atómica”, imagen representativa de la ciudad , que se encuentra en la bifurcación del río , justamente por este dibujo de la naturaleza tan visible desde la altura, es que se eligió éste lugar para lanzar la Bomba.

El 6 de Agosto de 1945, a las 08.15  la primera bomba atómica fue arrojada sobre una población civil, cayó en Hiroshima provocando la muerte de unas 140.000 personas, aunque parezca un milagro este Edificio que preside El Parque de la Paz sobrevivió porque la bomba, que explotó a 600mts de altura, cayó en forma vertical y su forma de Domo permitió a ésta estructura de hierro y ladrillo, ser el única construcción mantenerse aún como observador de todo lo que sucede en la ciudad.

 

Al acercarnos nos encontramos con el Sr, Mito, un sobreviviente de la bomba ( cuelga en él un cartel que el gobierno lo acredita como tal) , su madre que hoy tiene 98 años, estaba embarazada de 4 meses de él. Mito es un profesor y guía que quiere contar su historia para que todos los turistas no solo nos quedemos con lo que leemos en libros o internet. A partir de la recopilación de datos que ha realizado durante toda su vida en Hiroshima, y por el relato de sus familiares directos y vecinos, para ello, está apostado frente a la cúpula con carpetas impresas en 8 idiomas para que los visitantes puedan leer su trabajo mientras observan el Parque.

Hay muchas respuestas de este trágico hecho que todos nos hacemos, el por qué la no rendición de Japón en un principio; los sentimientos del pueblo japonés hacia los norteamericanos, datos de la construcción de la bomba, detalles del lanzamiento, las consecuencias de la explosión y radiación. El relato en primera persona de su madre que acudió al lugar de la explosión que detalla cómo lucía la ciudad y los últimos momentos de vida de su abuelo, que sí estaba muy cerca del lugar de la explosión. La traducción al español de su estudio lo hizo un argentino, y se puede acceder a través de su blog en español: https://hiroshimas2.blogspot.jp/

 

Luego de los 40 min que nos tomó leer su carpeta, nos llevó a 100 mts de allí para mostrarnos el verdadero lugar donde cayó la bomba: la Clínica Shima, ése fuel el lugar exacto, la bomba explotó a 600 mts de altura arriba de la clínica y a él le desagrada que casi pase desapercibido entre los visitantes. Actualmente funciona la misma clínica cuyo director nos cuenta que es nieto de uno de los doctores que más ayudo a los afectados. 

Luego caminamos unos metros más hacia el cementerio del lugar. 

Después nos dirigimos al Monumento de la Paz de los Niños, inspirado en la historia de Sadako, una niña que falleció a los 12 años a raíz de la radiación causada bomba cuando ella tenía 2 años. Este monumento fue el logro de sus maestros y compañeros que encararon una campaña para poder construirlo y se volvió, en su época, una causa nacional. El objetivo: recordar que nunca más en el mundo los niños vuelvan a sufrir por un ataque nuclear ni guerras. La historia cuenta que esta niña, mientras estaba internada comenzó a armar grullas de papel con los los envoltorios de su medicina y cualquier papel que llegaba a sus manos, y les decía a sus amigas que cualquier persona que haga 1000 grullas de papel , éstas podrían ser cambiadas por un deseo. A partir de esta historia las grullas de papel se convirtieron en el símbolo de la Paz Mundial.

 

Sadako no pudo superar su enfermedad y tampoco acabó de hacer todas las grullas (tuvo que detenerse en la 644). 

Pero su amiga Chizuko y muchos otros amigos llegaron a hacer las 1.000 grullas.