+ Deportes Lunes, 31 de diciembre de 2018 | Edición impresa

Hegemonía burrera en el Futsal de Mendoza

Jockey Club se consagró campeón del Torneo Clausura y de esa manera cosechó seis de los últimos siete torneos a nivel local.

Por Pablo Yebra - Giuliano Insegna - Especial para Más Deportes

En el Juan Domingo Ribosqui, el Jockey volvió a demostrar toda su hegemonía al vencer por 4 a 3 en el alargue a Cementista, tras empatar 2-2 en el tiempo regular. Con Jonathan Gallegos como figura indiscutida, el Burrero consiguió su sexta corona en siete torneos consecutivos y el bicampeonato en este año.

El encuentro arrancó con Cementista muy metido ya que tuvo dos aproximaciones al arco defendido por De Lucía gracias al mellizo Gustavo Álvarez. Sin embargo, luego, empezó a crecer el burrero, con más orden en sus líneas, ganó siempre las divididas y entre Pires y Koltes armaban la ofensiva. Los ingresos de Pinea y Gallegos en Jockey fueron fundamentales ya que le sumaron aún más dinámica al ataque. Así fue que a los 11 minutos gracias al propio Jony Galllegos los de Azul y Negro llegaron al primer gol.
A partir del gol, Jockey se replegó y el Poli empezó a crecer principalmente con la figura del "Gordo" Páez, quien era el más desequilibrante de la cancha. Se convirtió en una pesadilla para Gallegos y en una jugada individual hizo una delicia de jugada y anotó el empate para Cementista.

 

En la segunda mitad, el Poli salió decidido a quedarse con el título y fue el que más propuso en un juego con mucha fricción. Por eso a los 9 minutos, Gustavo Álvarez puso el 2-1 tras una pared con Abrego. A pesar de ponerse en ventaja, los de Las Heras no bajaron el ritmo, siguieron dominando y estaban encaminados hacia el título.

No obstante, por un error infantil del arquero Olivera, quien salió del área con la pelota en la mano, el Poli sufrió una baja sensible, luego de ver la azul. Y por si esto fuera poco, de ese tiro libre, llegó el empate de Jockey. En el rebote de la ejecución, Gallegos se hizo con el esférico y puso el 2-2 que finalmente, forzó el alargue.

 

Pelos de punta hubo durante todo el tiempo suplementario en el que el Burrero tomó primero la ventaja gracias a Gallegos -a esa altura, la gran figura del encuentro-. Pero en el inicio del segundo tiempo, Luquez puso la igualdad y el final era cada vez más incierto entre dos de los mejores exponentes del futsal de nuestra provincia.

 

Los equipos estaban en su quinta falta y el mínimo roce colocaba al otro en el tiro castigo. Y fue precisamente Jockey quien lo consiguió con una falta en contra de Koltes, y para patearlo ingresó, quién si no, el héroe de la noche, Jonathan Gallegos, quien le dio el sexto título en siete campañas y el bicampeonato del año al Jockey Club. Impresionante lo del equipo de Guisasola, que continúa marcando una hegemonía en Mendoza.