Sociedad Viernes, 11 de octubre de 2019 | Edición impresa

Hay 50.000 mendocinos que viven en barrios sin servicios

El dato surge de la Mesa de Barrios Populares de Mendoza, que proporcionó los datos para un estudio nacional.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

“Yo rezo todos los días para que no llueva”, se sinceró Ana Pereira (35). “Siempre que leo en Facebook que mis amigas suben ‘¡Al fin lluvia!’, pienso todo lo contrario. Que haga frío, calor o lo que sea, ¡pero que no llueva!”, acotó a su turno Angélica Frías (26).

Las dos mujeres viven en el asentamiento Castro de Guaymallén, uno de los 247 barrios populares de Mendoza incluidos en el Relevamiento Nacional de Barrios Populares (Renabap). De acuerdo al decreto nacional que da vida a este listado (el 358/17), en esta categoría entran todos aquellos barrios donde viven al menos ocho familias y donde más de la mitad de la población no cuenta con títulos de propiedad del suelo ni acceso regular a dos o más servicios básicos (como red de agua, de cloacas o de energía eléctrica con medidor domiciliario).

 

Los 247 de Mendoza son parte de los 4.416 conglomerados habitacionales de este tipo que se han relevado en el país. Y, según estimaron desde la Mesa de Barrios Populares de Mendoza, en la provincia hay entre 50.000 y 60.000 personas que viven en estas condiciones (entre 16.000 y 17.000 familias). “No estamos hablando sólo de números, sino de personas. Con situaciones que vienen desde hace ya varios años”, indicó la abogada e integrante de la mesa provincial, Laura Martínez. En todo el territorio argentino hay casi 4 millones de personas que viven así.

Infografía | Los Andes

“En octubre de 2018 se aprobó la ley 27.453, que prevé acciones progresivas para la integración urbana en estos barrios”, destacó Martínez.

 

Distintas mediciones

A nivel provincial, desde Desarrollo Social destacaron que la Provincia no participó del relevamiento, y tampoco los municipios. No obstante, destacaron que a nivel local trabajan con la ficha APROS (Atlas de Programas Sociales); y que aquí contabilizan 190 barrios llamados “populares”. 

Ignacio Blanco / Los Andes

En esa línea, en la mayoría de los municipios destacaron que las cifras del Renabap les resultan llamativas, como también el hecho de que no se los haya convocado. Incluso, indicaron que existen diferencias entre el parámetro de medición nacional y los locales. 

 

“En Guaymallén, se han tomado barrios que tienen deficiencias. Pero también se han incluido asentamientos. En el caso de estos últimos, muchos son terrenos usurpados y que están en medio de un conflicto judicial. Entonces no se puede autorizar la instalación de servicios allí. O que están en zonas de riesgo donde hay que relocalizar”, explicó la directora de Desarrollo Social de Guaymallén, Silvia Donati.

Ignacio Blanco / Los Andes

En cuanto a las diferencias de criterio nacional y provincial, sobresale la situación de las grandes barriadas. Es lo que ocurre en La Favorita (Ciudad) y el Campo Papa (Godoy Cruz). Mientras que en Mendoza se trabaja en ellos de forma integral como un gran conglomerado, para el Renabap son diferenciados como varios barrios populares. 

 

“En Godoy Cruz, el Renabap contabiliza 27 barrios populares en su listado, mientras que nosotros tenemos seis. La zona de Campo Pappa para nosotros es uno solo, pero el relevamiento, lo divide en 16 sectores”, destacó a su turno el director de Hábitat de Godoy Cruz, Pedro San Martín. 

“Lo importante es que la necesidad y la problemática en las que se está trabajando son las mismas, aunque con datos distintos. Hay que trabajar en que la gente pueda tener su título de propiedad”, sintetizó.

En primera persona

Hace cinco años que Angélica, su esposo y sus tres hijos viven en el asentamiento Castro. “Acá llueve un poquito y se embarra e inunda todo, se corta la luz. Es todo muy precario”, resumió Frías. En todo el lugar viven unas 110 familias, más de 500 personas. Algunos están instalados desde hace 15 años.

 

El Castro está en medio de una disputa judicial y -según explican quienes viven en el lugar-hay cuatro personas que están reclamando la titularidad de las tierras. Por eso mismo la incertidumbre es lo que marca el día a día de quienes allí viven. 

Muchos no quieren construir ni mejorar sus casas por miedo a que los saquen de un día para el otro y pierdan todo”, resumió la joven, una referente social en el barrio junto a las agrupaciones. “Hay pozos sépticos, por esto tenemos que estar atentos a cuando se empiezan a llenar”, ejemplificó Angélica. 

Ignacio Blanco / Los Andes

En invierno, la calefacción se convierte en otro problema. La mayoría de los vecinos cuentan con estufas eléctricas, pero lo más probable es que los sorprenda un corte cuando las conecten. Por esto se calefaccionan con leña. 

 

Ana Pereira vive hace 11 años en el Castro, y hace de todo. Trabaja como costurera con máquinas de coser, y también se dedica a la cocina. Y hasta ayuda a su marido (Don Moya) en la mecánica. El principal cuidado en su caso -y en su casa- es que las filtraciones de las lluvias nunca afecten a las máquinas. “Acá se corta la luz y se corta el agua. Somos 12 personas conectadas a la misma línea”, explicó.

“Muchas veces la gente de afuera piensa que nosotros no pagamos la luz porque no queremos. Lo que siempre se muestra de acá es la pobreza y lo policial; no todo lo que se hace. Aquí hay muchos corazones latiendo”, sintetizó.

Hace dos años inauguraron en el lugar el comedor Juguetes Perdidos, donde tres veces a la semana se da de comer, pero donde todos los días se sirve merienda y hasta se organizan actividades de apoyo educativo y de todo tipo. “Es un espacio de encuentro. Ha venido gente que se ha animado a contar casos de violencia de género”, sostuvo Angélica.  

 

El detalle

Desde la mesa mendocina del Renabap destacaron que la ley 27.453 busca regularizar los barrios populares y brinda herramientas para atender a las personas que viven en lugares riesgosos o que son eje de una disputa legal. “En el artículo 2 se declara de utilidad pública y sujetos a expropiaciones a barrios ubicados en terrenos en disputa. Y para los que están en terrenos riesgosos, prevé reubicarlos en mejores lugares”, indicó Martínez.

“Esta lucha ha ido cambiando en el tiempo. Empezamos con un relevamiento y terminó siendo una ley. El problema está ley, pero no hay financiamiento”, sostuvo Pablo Soloa, otro integrante de la mesa mendocina, quien subrayó que el 70% de los que viven en barrios populares tienen menos de 30 años.

 

Luján relocalizará a 700 familias

Mirta Cameruchi, directora de Vivienda de Luján. indicó que la situación de barrios populares en ese departamento cambiará en los próximos 2 meses. “Hay 8 barrios, 5 de ellos del Bajo Luján, que serán relocalizados. Además, se han intervenido con programas de hábitat en viviendas de Perdriel y Ugarteche. Ya cuentan con luz y accesibilidad, por lo que son más de 310 familias que ya no viven en los considerados barrios populares”, detalló. 

“En Luján actualmente hay 2.542 familias dentro del Renabap. De ellas, 1.000 son las que se van a relocalizar del Bajo”, destacó Cameruchi.

Consultados por Los Andes, las áreas de Desarrollo Social y Vivienda de la mayoría de los municipios del Gran Mendoza coincidieron en que los parámetros de medición del relevamiento nacional son distintos a los que utilizan ellos. Y lamentaron que no se los haya convocado para el estudio ya que -dicen- hay lugares en los que se instalaron cloacas y servicios, pero no se actualizó esta información.

 

“Los asentamientos no han crecido en los últimos cuatro años, sino que se los ha ido reubicando”, destacó Silvia Donati, de Guaymallén. 

Desde la comuna de Ciudad, coincidieron con el análisis. “Urbanizamos el barrio Flores y el Olivares y estamos terminando la periferia de La Favorita. Con ello se completarían los 34 barrios del lugar”, resumió la secretaria de Gobierno de Capital, Natacha Eisenchlas

Objeciones locales

Consultados por Los Andes, las áreas de Desarrollo Social y Vivienda de la mayoría de los municipios del Gran Mendoza coincidieron en que los parámetros de medición del relevamiento nacional son distintos a los que utilizan ellos. Y lamentaron que no se los haya convocado para el estudio ya que -dicen- hay lugares en los que se instalaron cloacas y servicios, pero no se actualizó esta información.

 

“Los asentamientos no han crecido en los últimos cuatro años, sino que se los ha ido reubicando”, destacó Silvia Donati, de Guaymallén.  

Desde la comuna de Ciudad, coincidieron con el análisis. “Urbanizamos el barrio Flores y el Olivares y estamos terminando la periferia de La Favorita. Con ello se completarían los 34 barrios del lugar”, resumió la secretaria de Gobierno de Capital, Natacha Eisenchlas.