EDICIÓN U Lunes, 7 de octubre de 2019

Hacia una economía sana

El secretario de Extensión muestra un panorama promisorio para el desarrollo humano a través de herramientas económica novedosas.

Por Guillermo Cruz, secretario de Vinculación y Extensión de la UNCUYO

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU es uno de los acuerdos globales más ambiciosos y trascendentales en la historia reciente. La agenda, con sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como eje central, es una guía para abordar los desafíos mundiales más acuciantes como lo son acabar con la pobreza y promover la prosperidad económica, la inclusión social, la sostenibilidad medioambiental, la paz y el buen gobierno para todos los pueblos para el 2030.

En este contexto, Argentina fue sede del IV Encuentro Latinoamericano y II Encuentro Global+B, un espacio de reflexión y diálogo entre diferentes actores económicos, sociales y políticos que consideran que una nueva economía es posible.
Para esta edición, se eligió a Mendoza como sede. La elección se debió a que nuestra provincia posee un ecosistema social conformado por actores del mundo de la economía, el gobierno y la academia comprometidos en crear valor social, ambiental y económico, en fomentar el desarrollo de empresas con triple impacto y en consolidarse como una economía más equitativa y sustentable.

Unas 1350 personas de más de 30 países pasaron por este encuentro que reunió a líderes políticos, sociales y empresarios, y que tuvo lugar en el complejo de Naves de la Ciudad de Mendoza.

Los expositores y el trabajo colaborativo realizado durante los tres días nos marcan ejes que nos servirán de guía para el futuro. En primer lugar, la aceptación de que vivimos en un mundo disruptivo, en cual hay muchos problemas no resueltos, pero a la vez existen oportunidades para mejorar. Estas oportunidades se basan en dos pilares: creatividad y acción. Pero esta acción debe ser colectiva yconsciente, una acción consciente para reformular el sistema económico y social, con el fin de generar un mundo más equitativo y sustentable.

Estos son los grandes desafíos que como universidad debemos encarar. La educación, la investigación, la innovación, la vinculación y el liderazgo serán esenciales para ayudar a la sociedad a enfrentar estos desafíos. Nos toca el rol de trabajar para formar agentes de cambio que puedan colaborar para que estas iniciativas se conviertan en realidades.

Quiero agradecer a Sistema B por permitirnos trabajar junto a ellos en la organización del Encuentro y en la apertura que tuvieron para facilitar que este Encuentro se convirtiera en un espacio abierto que cobró vida propia; al equipo de UNCuLAB y a los voluntarios por su trabajo, compromiso y pasión; al Gobierno de la Ciudad de Mendoza, al Gobierno de la Provincia de Mendoza y a las empresas, que fueron aliados del encuentro por su trabajo e involucramiento; a todos y a cada uno de ellos, muchas gracias.

El futuro depende de cada uno de nosotros. El futuro es la gobernanza del presente. El futuro es la gestión del hoy. Por esto, invitamos a todos, desde la UNCUYO, a que vivamos y seamos parte del impacto.