Política Jueves, 13 de febrero de 2020 | Edición impresa

Guaymallén será “capital  alterna” de la Argentina

Fernández mandó al Congreso el proyecto de ley para que 24 localidades de todas las provincias sean sede de reuniones de gabinete.

Por Daniel Peralta - dperalta@losandes.com.ar

La decisión la tiene el Congreso. Alberto Fernández mandó el proyecto para crear 24 capitales alternas de la Argentina. La idea ya había sido presentada por el propio presidente cuando era candidato y lo hizo en setiembre, en nuestra provincia, cuando vino a apoyar las aspiraciones de Anabel Fernández Sagasti. 

La idea se complementa con la creación del “Gabinete Federal” que se reunirá alternadamente en cada una de las localidades. En caso de que el Congreso apruebe el proyecto, Guaymallén será una de las capitales de la Argentina.

 

¿Por qué Guaymallén? El intendente radical Marcelino Iglesias especula con que es el departamento más poblado de Mendoza. Fue creado el 14 de mayo de 1858, cuando el entonces gobernador Cornelio Moyano, firmó un decreto que dice: “El territorio de San José se llamará en lo sucesivo Departamento de Guaymallén y tendrá por cabecera aquel barrio, bajo la denominación de Villa de Guaymallén”.

También podría haber justificación en los huarpes que lo habitaban antes de la llegada de Pedro del Castillo. El casco fundacional de la Ciudad de Mendoza ocupaba parte del actual departamento y hacia el este, en lo que hoy se conoce como Pedro Molina, San José y Dorrego, se encontraba la mayor población huarpe de la región.

 

Más aún, hay cierta controversia en cuanto al nombre del departamento. Por un lado, se sostiene que Guay-mayén, en lengua huarpe significa tierra de ciénagas, vegas o bañados; pero también está el nombre del cacique que conducía los destinos de los huarpes a la llegada de Pedro del Castillo: Hernando Goaymaye, de dónde se toma el nombre del zanjón que separa al departamento de la Ciudad de Mendoza.

Pero todos estos datos históricos y demográficos son meras especulaciones. Hay otros datos que podrían abonar otras justificaciones. Guaymallén fue sede de dos cumbres del Mercosur, 2012 y 2017 y buena parte de las actividades de la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo. Los tres foros se concentraron en el mismo lugar: el Hotel Intercontinental, un lugar que además tiene bueno accesos.

 

El alcalde

La idea fue presentada en Mendoza, cuando Fernández vino a cinco días de las elecciones provinciales. Incluso hasta hubo controversia porque en el material informativo que explicaba la iniciativa, Guaymallén estaba marcado en Malargüe.

Otra controversia está ligada a que, en 48 meses de mandato (cuatro años) serán sólo dos visitas.

-Más respeto que seré el intendente de la capital alterna.

-Será jefe de Gobierno guaymallíno...

-No. Seré alcalde-, bromeó el intendente Iglesias.

 

Luego, cambiará el tono: “es un gesto que apunta al federalismo. Gustosos recibiremos al presidente, como buenos anfitriones que somos, le contaremos nuestra realidad, nos ofreceremos para trabajar conjuntamente en lo que sea posible y le aportaremos nuestro punto de vista sobre lo que está pasando. Desde ya, recibiremos al presidente y a los ministros que lo acompañen”.

Algo de cierto hay en lo que dice Iglesias. En el proyecto se indica que “de acuerdo con el principio fundamental del federalismo, todas las provincias deben hallarse en igualdad de condiciones. Sin embargo, una de las características de nuestro país es, justamente, la existencia de importantes desigualdades entre sus regiones. Dichas asimetrías territoriales deben ser objeto de políticas públicas que busquen su superación”.

 

A párrafo siguiente dice que “debemos acercar el Gobierno Nacional a las realidades de las diversas jurisdicciones, así como también, impactar positivamente en las economías regionales”.

Luego se indica que se realizarán reuniones en las capitales alternas cada 30 días y se “deberá abordar problemáticas específicas de la provincia donde se lleven a cabo, a fin de coadyuvar a implementar políticas públicas necesarias para promover la descentralización territorial”.

 

Dos intentos de traslado fallidos y 24 posibilidades

Hubo otros intentos de trasladar la capital argentina. En realidad, esta vez no es un traslado. Durante la presidencia de Raúl Alfonsín, se intentó trasladar la capital a Viedma. Se sancionó una ley y se empezó a trabajar en los planos y cálculos de lo que se conoció como “Proyecto Patagonia”, que terminó cayendo junto con la administración del radical.  Años después, en 2014, Cristina Fernández mandó un proyecto de ley al Congreso para trasladar la capital argentina a Santiago del Estero. Pero el proyecto quedó en la nada.

La iniciativa de Alberto Fernández es crear 24 capitales alternas a la Ciudad de Buenos Aires. En Cuyo, las capitales alternas serán Caucete (San Juan) y la propia ciudad de San Luis en la provincia de gobernada por Alberto Rodríguez Saá.

 

Las otras capitales alternas serán las localidades de La Matanza y General Pueyrredón (Provincia de Buenos Aires), Tinogasta (Catamarca), Roque Saenz Peña (Chaco), Comodoro Rivadavia (Chubut), Rio Cuarto (Córdoba), Goya (Corrientes), Concordia (Entre Ríos), la Ciudad de Formosa, San Pedro de Jujuy, General Pico (La Pampa), Chilecito (La Rioja), Oberá (Misiones), Cutral Có (Neuquén), San Carlos de Bariloche (Rio Negro), San Ramón de la Nueva Orán (Salta), Caleta Olivia (Santa Cruz), Rosario (Santa Fe), La Banda (Santiago del Estero), Rio Grande (Tierra del Fuego) y Monteros (Tucumán).

Claves

Guaymallén, capital de la Argentina. El presidente Alberto Fernández mandó al Congreso nacional el proyecto de ley para crear 24 capitales alternas del país. Entre ellas, está Guaymallén.

 

De viaje cada 30 días. La iniciativa indica que habrá reuniones de gabinete alternadamente en cada una de esas 24 localidades. El temario de cada encuentro deberá incluir problemas específicos de la región. Serán dos visitas en cuatro años.

Nacida en Mendoza. Fernández presentó su idea de las capitales alternas cuando vino a Mendoza, para apoyar la candidatura a la gobernación de Anabel Fernández Sagasti.