Policiales Miércoles, 10 de abril de 2019

Giro inesperado: la “maestra hot” de Santa Fe había denunciado a sus alumnos por extorsión

La Justicia intenta determinar si efectivamente la docente envió el video al adolescente o si fue víctima de un hackeo.

Por Télam

La semana pasado un gran escándalo sexual golpeó a un colegio religioso de Santa Fe. Según trascendió en aquel momento, una maestra del Colegio de la Inmaculada Concepción le había enviado un video hot a un alumno de 14 años. Sin embargo, con el correr de los días, la investigación dio un giro inesperado.

 

Luego de que el Ministerio de Educación de Santa Fe se presentara ante la Justicia para que se investiguen las circunstancias del hecho se inició la investigación que incluso llevó a la detención por un par de horas de la docente, por orden del fiscal Federico Grimberg.

La mañana del lunes, el secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop), Pedro Bayúgar, declaró que el caso se dio de manera diferente a la que trascendió en los medios de comunicación.

"Esta docente fue maltratada, acusada y hasta podríamos decir extorsionada por un grupo de alumnos, y a raíz de eso ella hace una denuncia ante la Policía de Investigaciones", dijo Bayúgar en diálogo con radio Universidad, de Santa Fe.

 

Para el dirigente gremial, seguramente "cuando empezaron a llegar las citaciones (a los alumnos) apareció esta versión de que el Colegio Inmaculada inicia un sumario" a la docente.

Bayúgar aclaró que desde el gremio no están "de acuerdo ni con la detención ni con el desplazamiento de los cargos resuelto por el Ministerio de Educación, porque castigan sin sumario previo".

Voceros del caso señalaron que en el video que llegó al teléfono del chico y que circuló de manera reiterada se observa a la docente sola y desnuda en una cama, masturbándose.

 

La Justicia comprobó que eran falsas las versiones sobre la existencia de otros dos videos, en los que supuestamente se observaba a la mujer y a un alumno manteniendo relaciones sexuales, ya que no corresponden a ninguna de esas dos personas.

Ahora intentan determinar si la docente cometió algún delito al enviar el video al adolescente o si se trata de la situación inversa, es decir, si fue víctima de un hackeo o si vulneraron su intimidad al revisarle el teléfono.