Policiales Jueves, 27 de febrero de 2020 | Edición impresa

Ginecólogo, al borde de un juicio por tres casos de abuso sexual

Las víctimas son pacientes del Valle de Uco, a quienes habría sometido a tocamientos durante las consultas.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

Un médico ginecólogo, que ya ha sido condenado por un delito sexual, está cerca de enfrentar otro juicio por tres casos de abuso sexual simple cometidos en perjuicio de tres pacientes del hospital de Tupungato.

La fiscalía del Valle de Uco elevó a juicio el viernes dos causas por abuso sexual simple contra Maximiliano Julián Cazorla (45). Se trata de un expediente que ha transitado un largo camino judicial: en 2013 dos hermanas denunciaron a Cazorla, afirmando que el médico había abusado de ellas en un consultorio del hospital Las Heras de Tupungato.

Las jóvenes -una de 20 años y otra de 15- fueron a realizarse un control rutinario. El ginecólogo les dijo que las iba a atender por separado y habría dicho que tenían algunos problemas posturales. Con esta excusa, las habría hecho tomar posiciones fuera de todo protocolo médico y luego les habría hecho tocamientos genitales.

 

El año pasado el Tribunal Penal Colegiado 2 sobreseyó a Cazorla sosteniendo que las causa estaba prescripta. Pero el jefe de los fiscales del Valle de Uco llevó el asunto a la Corte provincial. El máximo tribunal decidió que Cazorla debe ser sometido a juicio por los presuntos abusos a las hermanas. 

La causa no está prescripta porque el hombre es un funcionario público. Es que el Código Penal establece la suspensión de las prescripciones de los delitos cometidos en el ejercicio de la función pública mientras se encuentre desempeñando un cargo público.

Otra causa de 2018

Por otra parte, la fiscal de Tunuyán, Eugenia Gómez, lleva adelante otra investigación contra el mismo profesional de la salud, quien  fue denunciado por otra paciente en 2018.

Este expediente por abuso sexual simple se encuentra muy avanzado y estaría prácticamente listo para que sea elevado a juicio.

Así las cosas, desde el Valle de Uco trascendió que la idea es unificar las tres causas y que se realice un solo juicio, donde se defina la suerte del médico que ya tiene en su espalda una condena en suspenso.

 

“Se trata de tres casos de presuntos abusos que tienen en común el modus operandi: les decía que tenían mala postura y luego les decía cómo debían ponerse y les realizaba tocamientos”, explicó una fuente ligada al caso. 

En suspenso

En 2013, el ginecólogo fue denunciado por una joven paciente que atendió en una obra social privada. En julio de 2019, Cazorla fue condenado a 4 años y 6 meses de prisión.

La denunciante fue a realizar una consulta porque había tenido relaciones por primera vez. La chica ingresó en el consultorio, explicó la situación y el médico la hizo desnudarse.

Luego le indicó que adoptara distintas posiciones eróticas, que nada tenían que ver con la práctica médica. Y finalmente le realizó distintos tocamientos en la zona genital.

La paciente salió espantada, le contó la mala experiencia a unas amigas y luego lo denunció.

 

El médico entonces fue imputado por abuso sexual gravemente ultrajante; la investigación prosperó y llegó a juicio. El 29 de julio pasado, el juez Víctor Comeglio le fijó a Cazorla una condena de 4 años y 6 meses de prisión efectiva.

Pero el abogado defensor del galeno apeló la sentencia y ahora será la Corte provincial la que deberá confirmar o desestimar la condena.