Turismo Domingo, 20 de octubre de 2019 | Edición impresa

Génova: el gran puerto de Italia y la cuna de Colón

Es una de las escalas preferidas de los cruceros que surcan el Mediterráneo. De allí partió la mayor cantidad de inmigrantes a Sudamérica.

Por Federico Chaine - fedechaine@hotmail.com

Génova y su puerto antiguo (Porto Antico) son una referencia obligada para hablar de la inmigración italiana hacia la Argentina a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Desde este enclave marítimo partió la mayor cantidad de familias hacia Sudamérica, seguido de los puertos de Trieste y Nápoles, y tiempo después el de Palermo en el sur del país. Actualmente es el puerto más grande de la península y el segundo en importancia del Mediterráneo detrás de Marsella. En cantidad de habitantes es la sexta ciudad más poblada de Italia con 1 500 000 habitantes y es capital de la norteña Región de Liguria.

En sus calles vibra una energía especial. Mi primera visita fue a la zona portuaria a la que se llega fácilmente a pie ya que está en el corazón de la urbe. Lo primero que llama la atención es el histórico faro o “Lanterna di Génova” de 80 metros de altura construido en 1128 que sobresale por encima de las grúas y los barcos fondeados. Se puede visitar solamente los días sábado y domingo para evitar su deterioro ante el exceso de turistas.

 

Este puerto es una de las paradas preferidas de los grandes cruceros que surcan el Mediterráneo y siempre está lleno de visitantes. Girando a la derecha encontramos el Museo del Mar que tiene un submarino fondeado en su interior al que se puede acceder.

Desde allí continué el paseo y de repente tuve un “deja vu” cuando ante mis ojos aparecieron los mástiles y la proa de un barco pirata. Por un momento creí estar en el Caribe y no en el Mediterráneo. Este navío se utilizó en la película de aventuras titulada “Piratas” del director francés Roman Polanski y protagonizada por Walter Matthau en el papel estelar de un capitán malhumorado y gruñón que toma la embarcación tras un motín. Se estrenó en 1986 y una vez finalizada la producción decidieron colocar el barco en el puerto como una atracción turística más. 

La réplica de este galeón español se llama “Neptuno” y se realizan visitas guiadas. Tiene 63 metros de largo por 16,80 de ancho. No es solo un decorado hollywoodense sino un barco real que puede navegar impulsado por motores diesel que le dan una velocidad final de hasta 5 nudos. 

 

A pocos pasos del “Neptuno” nos encontramos con otra de las atracciones: el Acuario de Génova. Es el segundo más grande en su tipo de Europa detrás del estupendo Oceanografic de Valencia. Una visita ideal para ir con niños ya que además de una amplia variedad de peces posee un delfinario cuyos simpáticos moradores harán las delicias de los más pequeños. Justo al lado está la Biosfera donde se pueden conocer aves y plantas tropicales alojadas bajo una futurista cúpula de cristal. Justo enfrente se alza el ascensor panorámico llamado “Bigo” que está sostenido por varias columnas blancas que semejan mástiles de barcos y se aprecian desde varios puntos del puerto.

Se pueden disfrutar vistas de 360 grados de toda la ciudad desde una altura de 40 metros. Fue diseñado por el afamado arquitecto Renzo Piano entre cuyas obras notables se encuentra el Centro Pompidou de París. 

Hay una gran variedad de restaurantes en la zona donde se especializan en frutos de mar pero se puede pedir una clásica pizza italiana. Saliendo del puerto la ciudad ofrece otros atractivos como la céntrica Piazza de Ferrari circundada por la Opera y el Palacio Ducal. A solo dos cuadras en la Vía di Porta Soprana se llega a una pequeña casa de piedra luego de trepar por una larga escalinata. Aquí nació en octubre de 1451 uno de los personajes ilustres de la ciudad: el Almirante Cristóbal Colón, descubridor de América. Hay varias teorías acerca del origen de este célebre marino. Algunas aseguran que no era genovés sino catalán.

 

Los locales presumen de su casa hecha museo para demostrar que es nacido en la Capital de la Liguria y no en tierras españolas. Aunque su cuerpo no reposa en Génova sino en un ala de la Catedral de Sevilla. La religión católica sigue siendo influyente en Italia y la Catedral de San Lorenzo es la más emblemática de la ciudad. Para gozar con el arte se recomienda la Galería Nacional que funciona en el Palacio Spínola que pertenecía a una de las familias más tradicionales y acaudaladas de Génova. 


Datos

-Lanterna di Génova: 7,5 dólares

-Museo del Mar y Acuario: entrada integrada por 35 dólares

-Biósfera: 6,5 dólares

-Galeón Neptuno: 6,5 dólares la visita guiada

-Ascensor Panorámico Bigo: 5 dólares

-Casa natal de Cristóbal Colón: 4 dólares

-Catedral de San Lorenzo: gratuita