Fincas Sábado, 11 de mayo de 2019 | Edición impresa

Ganadería: preocupan los precios de los terneros en el Sur

Los productores locales aseguran que no han podido aprovechar la ola exportadora. Creen que en el futuro podría mejorar la situación.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Aunque el dólar más competitivo y la apertura de nuevos mercados ofrecen buenas perspectivas a la ganadería argentina, productores mendocinos señalan que, por las características de la producción local, este contexto favorable no se ha trasladado a Mendoza. Es que en estas tierras se realiza principalmente cría y, mientras el precio de los novillos gordos ha subido, el de los terneros se ha mantenido en los últimos años, pese al aumento de costos.

Andrés Vavrik, productor ganadero y vicepresidente segundo de la Cámara de Comercio de General Alvear, explicó que, como no hay interés en la reposición de terneros, el precio no ha tenido variaciones desde hace cuatro años, cuando en ese mismo plazo la inflación ha rozado el 200%. 

“La ganadería está bien, pero en el sur mendocino, que hacemos cría, no estamos viviendo el mismo escenario que en la Pampa Húmeda y la Cuenca de Salado, donde hacen más gordos”, planteó y agregó que el precio de estos últimos sí es competitivo.

 

Es que, ante la incertidumbre, los grandes consumidores de terneros -los campos de gran tamaño y los feed lots- han retraído las compras de reposición, lo que ha generado una sobreoferta que repercute sobre los valores de mercado.

Carlos Parrella Furlan, productor desde hace más de 30 años en La Paz, Tupungato y Córdoba, coincidió en señalar el problema con los precios. “El año pasado vendí terneros a $ 75 y hasta $ 80. Hoy no lo puedo vender en la feria a más de $ 60 porque no hay demanda”, señaló. Y añadió que una vaquillona preñada, “que sería la reina de la ganadería, vale menos que en 2018”.

El principal inconveniente, manifestó, es la falta de confianza y de un horizonte claro, ya que para recuperar lo invertido en la producción de bovinos se necesitan unos 36 meses, y las posibilidades de lograr una renta alta en el mercado financiero profundiza aún más las inversiones. 

 

En cambio, Osvaldo Fernández, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, consideró que, aunque en este momento el precio del ternero sea bajo, la apertura de nuevos mercados va a traccionar la demanda y subirlo.

Particularmente, consideró que ofrece perspectivas alentadoras la posibilidad de exportar a China, que, por la peste porcina, no sólo está comprando en el exterior cerdos sino todo tipo de carnes. 

Para explicar la situación de los precios actuales, señaló que los insumos de los novillos gordos son el maíz, cuyo valor está dolarizado, y los terneros, que se venden en pesos. Y que cuando sube el primero, el segundo baja. 

“Hay mercado interno sostenido pero con bajo poder adquisitivo y una exportación que se está abriendo cada vez más, por lo que se puede esperar que mejore el precio, o al menos no caiga”, manifestó Fernández, quien también es ganadero.

 

Malos caminos

Los productores locales resaltan que ha sido muy positiva la construcción de acueductos, que permiten llevar el agua al secano, donde se crían los animales (la recría o engorde se realiza en fincas con acceso a riego). También destacan que accedieron al tendido monofilar, por lo que ahora cuentan con electricidad en las propiedades ganaderas. Pero que la mejora de los caminos es igualmente esencial y una asignatura pendiente.

Parrella Furlan detalló que recientemente, para trasladar una jaula en un trayecto de 17 kilómetros, demoró 16 horas y se le murieron cuatro terneros. Es que el camión se quedó enterrado en el camino, debieron esperar que llegara una máquina de Vialidad para sacarlo y, producto de los tironeos, los animales fueron aplastados.

El ganadero indicó que la producción se saca una o dos veces al año y que han realizado diversas gestiones para intentar lograr una solución definitiva, como la compactación de los accesos, en conjunto entre los productores, los municipios y Vialidad. 

Varios productores aseguran que esta actividad todavía puede generar un saldo positivo.

Sequía en Alvear

En General Alvear, a este panorama compartido por los ganaderos de toda la provincia, se suma la sequía que los está obligando al destete temprano y a sacar vacas para evitar que mueran por la falta de alimento (aunque en algunas propiedades ya han tenido muertes por este motivo).

Andrés Vavrik explicó que, por la falta de agua, están haciendo la salida anticipada de los terneros y que, si normalmente los venden cuando alcanzan los 120 a 130 kilos, ahora los están sacando desde los 90 kilos, lo que reduce el margen de ganancia.

También están reduciendo los planteles de cría porque no tienen pasto para alimentar a las vacas. 

En cuanto a la posibilidad de llevar forraje o maíz, planteó que el mal estado de los caminos no sólo dificulta la salida de hacienda sino también la llegada de insumos. 

“Todavía no sabemos qué tan fuerte va a ser el azote. Depende de cuánto dure la sequía es lo que nos vamos a demorar en volver a las condiciones del año pasado”, indicó.

 

Crecimiento

El stock viene creciendo año a año. Según datos del Observatorio Ganadero, el 2017 cerró con 500.473 cabezas de ganado bovino, cifra que en 2018 pasó a ser de 523.879. Los departamentos que concentran la producción son San Rafael (127.322 animales), General Alvear (119.891), Malargüe (79.514) y La Paz (44.018), entre otros.

“La producción de carne en San Rafael es una de las pocas actividades que son rentables en las fincas y los forrajes se dan muy bien”, señaló Osvaldo Fernández.

Y añadió que la ganadería bovina en el área bajo riego aumenta cada año, de la mano del incremento de la superficie cultivada con forraje, maíz y sorgo. Fernández subrayó que este cultivo es atractivo porque tiene una barrera económica de entrada baja en comparación con otros y, además, es anual.

En la provincia se producen cada año unos 120 mil terneros, pero apenas un tercio se engorda en Mendoza, mientras el resto se va a otras zonas del país. El desafío para el sector es, precisamente, avanzar en este sentido. 

 

Ramiro Zaragoza, director de Ganadería de la provincia, expresó que los productores locales se especializan en la cría, hasta los 100 kilos, pero que se ha ido creciendo en la recría (el engorde hasta los 200 kilos) en campos bajo riego que antes estaban destinados a labores frutihortícolas.

Vavrik consideró que se debe afianzar este proceso, de producir más en áreas bajo riego, tener mayor superficie cultivada con alimento para el ganado y ganar escala. Pero también reconoció que para lograrlo se necesita inversión y, al no haber acceso al crédito, no hay manera de realizarla. De todos modos, señaló que se sigue en un camino de crecimiento, pero con un “stand by” hasta que la macroeconomía cambie y ofrezca más estabilidad. 

Parrella Furlan manifestó que se han logrado avances en los últimos años pero que aún se requiere de una política de Estado para el sector productivo, con metas de corto, mediano y largo plazo. Esto, porque en el pasado se abrieron mercados, se produjeron novillos para exportar y después se cerraron esas posibilidades y los productores tuvieron que vender el carne en el mercado interno. En cuanto a la anunciada apertura actual, la calificó de un “spot publicitario”, ya que esto demanda tiempo.

 

16 millones para recría

El director de Ganadería de la provincia, Ramiro Zaragoza, comentó que hoy anuncian de modo oficial que se van a destinar 16 millones de pesos para el destete precoz, que es el inicio de la recría. De esta manera, la vaca se libera para poder recuperar su estado corporal lo que le permite volver a quedar preñada. 

Zaragoza resaltó que ese destete tiene que hacerse no en la zona de secano, sino en la que está bajo riego. De este modo, esperan ir incrementado la proporción de terneros que se quedan en la provincia para ser engordados.