+ Deportes Domingo, 16 de junio de 2019 | Edición impresa

Fue un susto: Bianco preocupó a todos 

El entrenador mensana tuvo que ser internado por un cuadro de hiperglucemia. 

Por Juan Azor - jazor@losandes.com.ar

La jornada del viernes no fue una más en el mundo mensana. Su entrenador, José María Bianco,  se mostró cansado durante el entrenamiento y el médico del plantel, Carlos Bertona, le ordenó unos estudios para descartar cualquier situación de salud. Sin embargo, los resultados alarmaron a todos. El entrenador presentaba un cuadro de hiperglucemia, con elevadas cantidades de azúcar en sangre. La situación exigía rápida resolución y el Chaucha fue internado en la Clínica de Cuyo. 

Rápidamente comenzaron los chequeos. El entrenador no había registrado nunca síntomas relacionados con un cuadro de hiperglucemia y por eso la sorpresa de su entorno. 

 

Con el correr de las horas, y estabilizado el cuadro de azúcar alta, la dirigencia ganó en calma. 

“Por precaución, durante la noche del viernes y la mañana  del sábado, pasó sus horas en terapia intensiva”, contaron desde el entorno del entrenador. Y anoche llegó la mejor noticia: “está mejor, más tranquilo. Si todo sigue así, el lunes (por mañana), le darán el alta”, confirmó Luis Vila, Vicepresidente de  Gimnasia y Esgrima.

 

¿Cómo sigue la historia?

“El Chaucha deberá parar la pelota e intentar descansar un poco”, tal como contaron allegados. 

Según se recomienda en este tipo de patologías, el paciente debe hacer reposo, evitar situaciones de tensión y realizar controles periódicos con especialistas en diabetes. 

 

Aunque en el club no hablaron respecto a esa situación, al frente del equipo seguirán, al menos por las próximas semanas, Germán Noce, su ayudante de campo; y Gustavo Dambrosio, su preparador físico. “Siempre bajo la coordinación de Bianco”, confiaron. 

“Está mucho mejor”

Carlos Bertona, el médico del plantel profesional de Gimnasia, fue quien ordenó los primeros análisis que terminaron entregando el diagnóstico. Ayer por la tarde, cuando el entrenador ya se encontraba en sala común, dialogó con MAS Deportes. “Está mucho mejor, compensado. Al momento de su internación tenía el azúcar muy alto. Ese cuadro se conoce como hiperglucemia. Es una diabetes aguada y en muchos casos es hereditaria. El papá tiene diabetes”, contó el galeno.

 

“Ya está en sala común. Sigue con el azúcar un poco alta pero está estabilizado. Nunca antes había tenido estos síntomas y por eso fue una sorpresa el resultado de los análisis”, cerró.