Policiales Jueves, 14 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Fue condenado por matar a su amigo por dinero en La Paz

José Pietropaolo (42) compartía juegos y negocios con Dante Beneite (52) pero lo asesinó a tiros. Estará preso 16 años.

Por Ariel Cubells - Especial para Los Andes

La Justicia resolvió ayer un crimen ocurrido el año pasado en La Paz, que tuvo a sus habitantes pendientes del esclarecimiento. Es que los involucrados eran empresarios conocidos en la zona, eran amigos entre sí y hacían negocios juntos. Pero en una noche de reproches por dinero, uno terminó matando al otro.

José Antonio Pietropaolo (42) fue condenado a 16 años de cárcel por asesinar a Dante Beneite (52) el 2 de octubre de 2018. El victimario le dio seis balazos a Beneite con una pistola 9 milímetros. De la autoría del hecho no hubo dudas ya que el acusado, apodado “Tanara”, confesó días después y se entregó, aunque llegó al juicio en libertad.

 

Pietropaolo reconoció que en la madrugada de aquella jornada fue a la casa del fallecido y que lo encontró muy nervioso; que le reclamó dinero y que tuvo que defenderse cuando Beneite se le fue encima. Parte de esto fue la coartada que utilizó su defensa en el juicio. En los alegatos su abogado había pedido que lo absolvieran ante un caso de legítima defensa o, en subsidio, una pena de 1 a 5 años por exceso de legítima defensa.

Para los fiscales Mariano Carabajal y Héctor Rosas esto no estaba acreditado ya que ninguno en las pericias físicas mostró lesiones por una posible pelea. La cantidad de disparos que efectuó y el proceder posterior de Pietropaolo, dieron cuenta de sus intenciones de matar.

 

Tras ejecutar a la víctima, el acusado llegó al negocio de Beneite como si nada hubiera pasado. Reconociéndose amigo, fue al velorio y un testigo dijo que hasta ayudó a llevar el féretro. Otro detalle que describió las intenciones de “Tanara” fue que enterró el arma junto a cheques que había cruzado con Beneite.

“Evidentemente el problema fue por plata”, confió una fuente de la causa. Es que el sospechoso le había vendido una panadería a la víctima por $ 800.000. El pago fue mitad en efectivo y el resto en cheques. Eran conocidos los negocios entre ambos, aunque “todo lo arreglaban de palabra”, agregó el informante. Incluso compartían noches de juegos y apuestas. Hasta aquella noche en la que la confianza se terminó de la peor manera.

El cuerpo del “Gringo”, como lo conocían a Beneite, fue encontrado por su hija. Además de una panadería, en La Paz se dedicaba al ganado vacuno, a las carreras de caballos y al alquiler de cabañas.

 

Su asesino tenía diversos comercios: una panadería, una heladería y también una gomería. En la recta final del debate los fiscales pidieron 12 años de cárcel por un homicidio agravado por el uso de arma de fuego, mientras que el querellante fue por 25 años de pena.

Los jueces María Victoria Franano, Armando Martínez y Ángel Rapacioli dictaron una sentencia de 16 años para Pietropaolo.