Mundo Miércoles, 10 de abril de 2019

Fotogalería: muerte y destrucción en Río de Janeiro por grandes inundaciones

Fuertes torrentes bajaron por las calles, arrastraron autos y derribaron árboles. Al menos 10 muertos.

Por AFP

 Las intensas lluvias que se registraron en Río de Janeiro durante ellunes y el martes han provocado la muerte de por lo menos 10 personas y dejaron un rastro de destrucción, lo que generó cuestionamientos sobre si la ciudad está preparada para lidiar con el clima extremo recurrente.

 

Fuertes torrentes bajaron por las calles, arrastraron autos y derribaron árboles luego de las lluvias que comenzaron a la hora pico del lunes por la tarde. Los aguaceros se debilitaron ligeramente el martes por la tarde, pero el alcalde Marcelo Crivella dijo que la ciudad seguía en un modo de "crisis".

Las autoridades cancelaron las clases y exhortaron a la gente a evitar el uso no esencial de vehículos.

Según funcionarios municipales, cayeron 152 milímetros de lluvia en cuatro horas el lunes por la noche, superando el promedio de todo abril. El barrio del jardín botánico, un destino turístico, fue uno de los más afectados, con 231 milímetros de lluvia en un periodo de 24 horas.

La televisión local mostró imágenes de bomberos caminando con el agua hasta las rodillas, jalando una balsa con niños que habían sido rescatados de un autobús varado en una calle anegada.

Las sirenas sonaron en 20 zonas propensas a inundaciones para que la gente fuera a los lugares seguros. Pero no se activaron en la favela de Babilonia, situada en una colina detrás del conocido Pan de Azúcar.

 

El departamento de bomberos informó que dos mujeres murieron en un alud, y los residentes de la región se quejaron sobre la falta de advertencia.

El alcalde, en un reconocimiento de la falta de preparación de la ciudad para los diluvios, dijo que las sirenas no sonaron en Babilonia debido a que el nivel del agua no había llegado al umbral mínimo para activarlas. Agregó que las autoridades considerarían reducir ese umbral en el futuro.