Economía Miércoles, 8 de enero de 2020

Fintech piden al BCRA una regulación por consenso

El directorio del Central tomaría esta semana medidas para equiparar a las billeteras con los bancos.

Por El Cronista especial para Los Andes

Una de las previsiones de la industria fintech local para este año era que en el 2020 el Banco Central finalmente avanzaría en la regulación de esta incipiente industria. No pasaron muchos días para que esa idea sea real: la entidad que conduce Miguel Pesce adelantó que en las próximas horas lanzarán varias normativas para ajustar el funcionamiento del sector. 

La idea de regular a las fintech para que cumplan con los mismos requisitos que se les pide a los bancos, revolotea en el sistema financiero local desde hace un par de años. Ambos sectores, que a veces cooperan entre sí y otras veces parecen en pugna, se reconocen preocupados por el bajo grado de inclusión financiera que hay en el país (sólo la mitad de la población posee acceso a herramientas de ahorro y crédito).

 

Ahora, la autoridad monetaria dejó trascender que las empresas de tecnología financiera serán analizadas bajo la Ley de Entidades Financieras, tal como sucede con los bancos. "Se penalizará sus incumplimientos y deberán cumplir con las normas", explicaron.

A mitad del año pasado, las asociaciones que nuclean a los bancos habían elevado este pedido al entonces presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Plantearon que sus principales competidores no tienen las mismas obligaciones impositivas ni normativas que la banca tradicional y pidieron "nivelar la cancha".

Las nuevas autoridades del Central dejaron trascender que su directorio dará marcha atrás con la interoperabilidad de las billeteras virtuales para las personas jurídicas. En mayo de 2019, la entidad había autorizado la creación y el uso de la Clave Virtual Uniforme (CVU, el equivalente al CBU de los bancos) entre billeteras digitales, para facilitar la integración de todo el sistema. Ahora, la medida quedaría sin efecto y se obligaría a que estas personas jurídicas sólo puedan enviar y recibir dinero a una cuenta bancaria.

 

Detrás de esta idea está el objetivo de cuidar que las billeteras, que no son reguladas actualmente por el BCRA,no realicen intermediación financiera, es decir usar el dinero que captan de los depósitos y cuentas a la vista de sus usuarios, para otorgar préstamos.

En el ecosistemta fintech local hay un puñado de empresas que otorga créditos. Todas estas aseguran que el dinero que prestan surge de fondos propios o de colocaciones en el mercado de capitales y que no utilizan los fondos de sus clientes para este fin.

 

La decisión del BCRA de avanzar sobre este tema en los primeros días de la nueva gestión sorprendió al sector. Juan Pablo Bruzzo, presidente de la Cámara Argentina de Fintech, afirmó: "Tenemos la expectativa de que cualquier regulación que surja, sea hecha desde el consenso. Nosotros como sector priorizamos el diálogo, por eso le solicitamos una reunión al Banco Central que tendrá lugar los primeros días de la semana que viene.

Creemos que eso es bueno, porque muestra que tanto el regulador como las empresas tienen el canal de comunicación abierto". Bruzzo manifestó su desconcierto ante una medida que puede atentar contra la inclusión financiera de actores de la sociedad que no tienen acceso al sistema bancario.

"Entendemos que el objetivo es recaudatorio, pero en este momento tan díficil para la economía, nos parece que los esfuerzos deben estar puestos en terminar con el uso de efectivo, que es un factor de informalidad y evasión impositiva. En esta línea, nos parece importante cuidar y fomentar el uso de medios de pagos digitales".

También en voz baja, la queja de los jugadores es la premura en estas regulaciones que según dijeron "dejan entrever el desconocimiento sobre el funcionamiento del sector. Suena raro que esta norma refiera tanto al CVU cuando el BCRA no se ocupó de que se cumpla lo reglamentado en 2018. Muchos actores del sistema financiero aún no tienen en todos sus soportes capacidad de transferir a CVU.

Actualmente, en la práctica una de las billeteras más grandes no permite la interoperabilidad de CVU por lo que necesariamente los comercios que cobran con ella tienen que transferir sus fondos a una cuenta bancaria", se quejaron en una compañía, mientras sostenían que las medidas trascendidas serían pour la galerie.

Salvador Caloggero, miembro del Grupo 4Finance explicó: "Lo que está pasando en Argentina es algo que ya vimos en otros países. Es un proceso lógico y natural de un mercado que está en pleno desarrollo, como el de las fintech locales. Lo importante es la letra chica: regular sin tener en cuenta la opinión del mercado puede a la larga, afectar al consumidor, que es lo opuesto de lo que se quiere lograr", dijo.

Ana Clara Pedotti