+ Deportes Lunes, 7 de octubre de 2019 | Edición impresa

Figura: Bernardo Llaver y un fin de semana inolvidable

El mendocino brilló frente a su público en el Este e hizo doblete en el Ángel Pena, donde ocupó el segundo puesto en el podio.

Por Sergio Faria - sfaria@losandes.com.ar

Hacía casi un año que no subía al podio y en un fin de semana, Bernardo Llaver hizo doblete y volvió amigarse con los festejos.

Es que el piloto mendocino fue nuevamente escolta de Agustín Canapino, su compañero de equipo y ganador de la novena fecha del Súper TC 2000 “Gran Premio Diario Los Andes”, que se disputó en el autódromo Jorge Ángel Pena de San Martín. 

 

Las instalaciones del autódromo esteño estuvieron colmado y el público en esta oportunidad pudo disfrutar de un gran espectáculo, que tuvo entre los principales animadores a los Chevrolet de Canapino y Llaver, que hicieron el 1-2 de punta a punta en el circuito.

El podio fue un calco de la carrera del día sábado, donde ambos repitieron la buena performance e incluso el tercer puesto quedó para Mariano Werner (Fiat).

 

Julián Santero (Toyota), el otro mendocino, finalizó en el sexto lugar, delante de su compañero y líder del campeonato, Matías Rossi (Toyota).

Llaver volvió a brillar frente a su público, que lo hizo emocionar nuevamente. Es que a diferencia del sábado, la zona  del podio estuvo colmado de fanáticos de Berni, que corearon su nombre. 

 

“Mick Llaver”

El piloto esteño disfrutó a pleno de los mimos que le hizo sentir la gente; selfies, fotos, autógrafos, abrazos y todo tipo de demostración de cariño. Lo que  hizo que tardase casi media hora en llegar a boxes desde la sala de conferencia. Berni fue la figura indiscutible de la jornada. “A partir de esta carrera el tipo es Mick Llaver... es Mick Jagger. ¡No puede caminar el tipo!”, bromeó durante la conferencia de prensa Canapino, quien apodó a Berni Mick, debido a la  popularidad.

Santero. El Toyota de piloto de Guaymallén asoma detrás del Renault de Pernía. Terminó sexto. | José Gutiérrez / Los Andes

Los Chevrolet, cuando promediaba la mitad de la carrera dominaban cómodos, pero cerca del giro 18 Llaver siguió de largo en la chicana acechado por Ardusso (que terminó último) solo fue un susto. 

 

Volvió a pista y aguantó hasta el final casi sin dirección hidráulica, lo que hizo que el puesto conquistado fuese mucho más valioso aún.

Lucas Vicino, regresó a lo campeón 

Lucas Vicino volvió después de casi una temporada a subirse a la Fórmula 2.0 Renault y lo hizo de manera excepcional.

El piloto mendocino, que lució el N°1 en su máquina, le hizo honor a la invitación y terminó en el mejor lugar del podio. A lo campeón. 

 

Lo hizo de punta a punta, en una carrera complicada y en la que tuvo que intervenir en algunas  ocasiones el auto de seguridad. 

En lo alto. Lucas Vicino también se lució en el Jorge Ángel Pena y lideró de punta a punta. | José Gutiérrez / Los Andes

La primera fue a los metros iniciales del primer giro, cuando Francisco Calo tuvo un espectacular vuelco, quien tuvo la fortuna de que su máquina quedara con las cuatro ruedas en pista. Fue asistido y luego trasladado al hospital Perrupato, donde quedó en observación

 

Tardó en reanudarse la competencia, cuando eso sucedió Vicino continuó líder. Pero luego otra vez fue detenida. Es que seguían los inconvenientes. En la última vuelta, Polakovik hizo un trompo y lo tocó a Vicino por atrás, pero no pasó nada. La suerte estaba echada y con apenas 10 giros, Luquitas celebró a lo grande y en casa.

Los otros mendocinos, Julián Módica y Nicolás Palau terminaron octavo y noveno.