Sociedad Domingo, 16 de junio de 2019

Festejar el Día del Padre sin luz

Los mendocinos despertaron con el apagón. Los negocios de comidas se vieron gravemente perjudicados en sus ventas.

Por Redacción LA

Un domingo sin luz y con muchas cosas por resolver sabiendo que la energía demorará en llegar. Así fue el despertar en la mayoría de los hogares mendocinos que se preparaban para festejar el día del padre. Llamar por teléfono, fijo si no se cargó el celular, a negocios de comidas para saber si iban a trabajar y que les digan: "estamos esperando si vuelve la luz, pero si no no podemos vender nada".

En la gastronomía el impacto fue fuerte, también negocios como carnicerías y cafés sintieron la falta de luz, unos porque algunas horas sin energía hizo que la mercadería comenzara a no estar apta para la venta, los otros porque no podían hacer andar las máquinas que necesitan para vender los productos.

Imagen ilustrativa/Los Andes

No tenía sentido llamar a las distribuidoras eléctricas, además de dar ocupado todo el tiempo la respuesta era que en algunas horas se iba a restablecer el servicio sin poder precisar cuándo por la magintud del desperfecto.

Por las calles se veían varios comercios cerrados que habren habitualmente, como farmacias, cafés y almacenes, mientras que la marcha en auto era más compleja de lo habitual debido a que algunos semáforos funcionaban y otros no.

El comienzo del domingo fue complicado porque cada decisión dependía de la falta de energía y sus cantidad de consecuencias.